¡ Tó­ca­la de Nue­vo, Trump!

Elec­cio­ne­se­nEEUU: des­cu­bra­có­mo­son­los­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les en­la in­ti­mi­dad... deu­nex­clu­si­vo­club­de golf.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

os li­fe sa­vers son unos pe­que­ños dul­ces re­don­dos y du­ros con un agu­je­ro en el cen­tro. En sus par­ti­dos de golf, cuan­do cree que na­die lo mi­ra, es­cu­pe uno de ellos al sue­lo Do­nald Trump y así su pe­lo­ta se que­da pe­ga­da al tee y es más fá­cil el gol­pe.

El si­len­cio com­bi­na­do con la ca­ra de es­pan­to, in­dig­na­ción y re­pug­nan­cia que acom­pa­ñó a es­ta his­to­ria so­bre el pre­can­di­da­to re­pu­bli­cano a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos es in­des­crip­ti­ble. Es­tá­ba­mos en la fiesta de una de­ca­na de Wall Street, due­ña de un co­no­ci­do fon­do de fon­dos (te­ner me­ra­men­te un fon­do de in­ver­sión ya no es su­fi­cien­te). To­dos los in­vi­ta­dos eran po­pes de las fi­nan­zas. En reali­dad, ca­si to­dos. Allí es­ta­ba pre­sen­te el diez por cien­to más ri­co de la ciu­dad. Se dis­cu­tía so­bre el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co de es­ta pri­ma­ve­ra. Las his­to­rias so­bre el mu­ro que The Do­nald quie­re cons­truir en la frontera co­nMé­xi­co, su des­afor­tu­na­do tuit con ci­ta de , e, in­clu­so, sus

Mus­so­li­ni ame­na­zas de im­pues­ta­zos a es­tos due­ños de fon­dos mul­ti­mi­llo­na­rios ge­ne­ra­ban sa­cu­di­das de ca­be­za y al­gún co­men­ta­rio de “¿qué se po­día es­pe­rar?”. Pe­ro la his­to­ria de su tram­pa en el golf, con­ta­da por un ban­que­ro que he­re­dó un cad­die de Trump, tu­vo el efec­to de una bom­ba de hi­dró­geno.

Na­die era ca­paz de en­con­trar pa­la­bras pa­ra reac­cio­nar. En el es­ta­blish­ment cla­ra­men­te hay un lí­mi­te de lo que se pue­de to­le­rar, y ese es el fair play en los de­por­tes aris­to­crá­ti­cos. No es que des­pier­te

Hi­lary Clin­ton tam­po­co de­ma­sia­das pa­sio­nes. Los hi­jos de to­dos es­tos po­ten­ta­dos vi­ran na­tu­ral­men­te a la iz­quier­da y su can­di­da­to siem­pre fue . Sí, el abue­lo

Ber­nie San­ders en­cor­va­do (las ado­les­cen­tes le pi­den sel­fies como si fue­ra y los

Jus­tin Bie­ber mu­cha­chos se com­pran la pe­lu­ca blan­ca des­pro­li­ja pa­ra imi­tar su look en los­mi­ti­nes) se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de “lo au­tén­ti­co”. Pe­ro des­de el pri­mer día na­die cre­yó que San­ders lle­ga­ra a ser no­mi­na­do por los de­mó­cra­tas.

Una bue­na par­te de la éli­te neo­yor­qui­na re­zó pa­ra que el exal­cal­de

—buen ad­mi­nis­tra­dor, Mi­chael Bloomberg pe­ro con los va­lo­res pro­gre­sis­tas de las gran­des ur­bes— se pre­sen­ta­ra en el úl­ti­mo­mo­men­to como can­di­da­to in­de­pen­dien­te. Aun­que con fa­ma de­man­dón, mal­hu­mo­ra­do y de te­ner el ca­ris­ma de una col de Bru­se­las, Bloomberg es fa­ná­ti­co del golf. Ca­si to­dos han ju­ga­do al­gu­na vez con él du­ran­te el ve­rano en Sout­ham­pton. Le cri­ti­can mu­chas co­sas, pe­ro con el pa­lo y la pe­lo­ta es un per­fec­to caballero. Por esa ra­zón, ade­más de por el bi­llón de dó­la­res de sus pro­pios fon­dos que trae­ría pa­ra fi­nan­ciar la cam­pa­ña, es con­si­de­ra­do el can­di­da­to ideal. Y si no es en es­tas elec­cio­nes, se­rá en las pró­xi­mas. Di­cen que, ade­más, nun­ca le gus­ta­ron los li­fe sa­vers, y en cua­tro años es di­fí­cil que le em­pie­cen a gus­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.