El Ca­mi­nan­te Vo­la­dor

IAIN SIN­CLAIR SE RE­EN­CUEN­TRA CON SUS ÍDO­LOS EN ‘AME­RI­CAN SMO­KE’, UNA ODI­SEA TRAN­SATLÁN­TI­CA EN EE UU

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES -

n al­gún­mo­men­to de su tra­ve­sía, el escritor lle­gó a Lon­dres

Iain Sin­clair y su­po que ese era su te­ma. Como fic­ción o ver­so o fo­to­gra­ma, Lon­dres era su­ya. Ca­mi­nar­la, mi­rar­la y con­tar­la des­de to­do án­gu­lo po­si­ble. Yen­do de lo­ma­cro a lo mi­cro, de ida y de vuel­ta: la his­to­ria de un árbol de cre­ci­mien­to ra­ro, las in­fer­na­les po­lí­ti­cas ur­ba­nas y “la vi­sión de­mo­nía­ca de la reali­dad” de ,

Mar­ga­ret That­cher la ce­les­tial ar­qui­tec­tu­ra de

Ni­cho­las Hawks­moor y la voz di­vi­na de . Sin­clair: un tan lí­ri­co

Wi­lliam Bla­ke como clí­ni­co ciu­da­dano con una par­ti­cu­lar ha­bi­li­dad pa­ra cap­tar el detalle ni­mio y de­ci­si­vo en la pos­tal. Y, en­tre mu­chos, por lo me­nos, un tí­tu­lo que ya es con­si­de­ra­do clá­si­co mo­derno de gé­ne­ro mix­to ymo­ve­di­zo­pu­bli­ca­doen1997: Lights out for the te­rri­tory: Ni­ne ex­cur­sions in the se­cret his­tory of Lon­don.

De ahí que al se­gui­dor del per­se­gui­dor Sin­clair el nue­vo li­bro que aho­ra pre­sen­ta Alp­haDe­cay, Ame­ri­can Smo­ke: via­jes al fi­nal de la luz, su­pon­ga una no­ve­dad y ven­ga con un va­lor aña­di­do. Por­que aquí Sin­clair ar­ma­ma­le­tas pa­ra pe­ri­plo lar­go, to­ma ca­rre­ra, des­pe­ga y cru­za el océano pa­ra ate­rri­zar en laNor­tea­mé­ri­ca que has­ta en­ton­ces co­no­cía por lec­tu­ras des­lum­bra­das o por la ra­dia­ción per­ma­nen­te de ti­pos ti­po­sMa­de in USA de pa­so po­rUK o por su bi­blio­te­ca de ado­les­cen­te. Así, Sin­clai­rSin se sien­te ex­tra­ño y ex­tran­je­ro (“mi in­ten­si­dad es di­fe­ren­te a la de aquí”), bus­ca y en­cuen­tra “una nue­va mi­to­lo­gía”, e in­vo­ca con gra­cia de mé­dium­ho­nes­to a una fiesta de fan­tas­mas en la que des­ta­can las lu­mi­no­sas som­bras de

Mal­colm

“Ca­mi­nar es una for­ma

de co­no­cer las co­sas y sen­tir

los rit­mos del mun­do. El

Uli­ses de Joy­ce es el

gran mo­de­lo pa­ra

es­cri­bir so­bre la

ciu­dad”.

, , , Lowry Allen Gins­berg Char­les Ol­son

, , , Jack Ke­rouac Wi­lliam Bu­rroughs Gary Sny­der

y, pe­que­ño sal­to me­xi­cano, el Ed­ward Bu­rra

de Los de­tec­ti­ves sal­va­jes y 2666 con Ro­ber­to Bolaño vol­ca­nes al fon­do.

Los fans del hom­bre que to­do lo sa­be so­bre su en­torno, por fin, asis­ten aquí a un acon­te­ci­mien­to que, aun­que no lo ad­mi­tie­ran, ve­nían es­pe­ran­do des­de ha­ce tan­to tiem­po: en Ame­ri­can smo­ke, ya era ho­ra, Sin­clair se pier­de. Pe­ro sa­le (sa­li­mos) ga ga­nan­do con su ex­tra­vío en es­tos “tra­yec­tos erra­dos y de­ci­sio­nes ma­la­ven­tu­ra­das”. Por­que en­se­gui­da en­cuen­tra to­do eso que ni él ni no­so­tros sa­bía­mos que es­ta­ba allí. Es­pe­rán­do­lo a él pa­ra que nos in­for­me de to­do. Ca­mi­nan­te sí hay ca­mino. Ydes­pués, por su­pues­to, Iain Sin­clair vol­vió a Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.