Co­ra­zón Par­tío

GWEN STE­FA­NI PU­BLI­CA DIS­CO TRAS UN DE­SEN­GA­ÑO AMO­RO­SO. NA­DA DE LÁ­GRI­MAS. ¡TO­DOS A BAI­LAR!

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – VERA BERCOVITZ

i hay al­go que pro­du­ce el desamor, ade­más de­mu­cho do­lor, es una in­fi­ni­dad de le­tras de can­cio­nes. ¿La última y más san­gran­te? I used to lo­ve you, el sin­gle del nue­vo­dis­co­de

Gwen This is what the truth feels li­ke. La Ste­fa­ni com­pu­so tras des­cu­brir que su ma­ri­do, el can­tan­te bri­tá­ni­co , lí­der de

Ga­vin Ross­da­le la ban­da Bush, con quien lle­va­ba 13 años y con quien tie­ne tres hi­jos, man­te­nía un af­fair con la ni­ñe­ra.

Pe­ro le­jos de ser un can­to al odio ha si­do su for­ma de per­do­nar y ce­rrar ca­pí­tu­lo, se­gún ha con­fe­sa­do la pro­pia ar­tis­ta. Y como prue­ba de que no exis­te ren­cor, de que la vi­da si­gue, ha em­pe­za­do una re­la­ción con la es­tre­lla de country ,

Bla­ke Shel­ton con quien tra­ba­ja como ju­ra­do en el pro­gra­ma La Voz.

Ste­fa­ni al­can­zó la fa­ma mun­dial en los años no­ven­ta con su gru­po No Doubt. En él co­no­ció a su pri­mer no­vio, el ba­jis­ta Tony Ka­nal, cuan­do so­lo te­nía 17 años. “Cre­cí en una fa­mi­lia muy con­ser­va­do­ra. Tony fue mi pri­me­ra re­la­ción se­ria. Lue­go lle­gó­mi ma­ri­do. No he te­ni­do mu­chas re­la­cio­nes”.

Tras más de una dé­ca­da de éxi­tos, Ste­fa­ni de­ci­dió in­de­pen­di­zar­se. “Me en­can­ta­ba la ban­da. Éra­mos como una gran fa­mi­lia. Pe­ro te­nía ga­nas de ins­pec­cio­nar otras vías. Me gus­ta­ba mu­cho Prin­ce y la mú­si­ca dan­ce de los ochen­ta”, con­fe­sa­ba re­cien­te­men­te. Des­de en­ton­ces no so­lo ha pu­bli­ca­do dos dis­cos en so­li­ta­rio, tam­bién tie­ne su pro­pia lí­nea de ro­pa [L.A.M.B.]. Y, su­pe­ra­do el desamor, qui­zá vuel­va a ha­cer his­to­ria.

La can­tan­te

es­ta­dou­ni­den­se

Gwen Ste­fa­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.