“Hitler se­ría mi en­tre­vis­ta so­ña­da”

DE CAN­TAN­TE DE RAN­CHE­RAS A ‘IT BOY’ DE LA TE­LE­VI­SIÓN: LOS DOS BERTINES SON LA MIS­MA PER­SO­NA

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – RA­QUEL PE­LÁEZ

u sa­li­da ha­cia Te­le­cin­co des­de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la fue un pro­ce­so tan po­lé­mi­co y lar­go como un de­ba­te de in­ves­ti­du­ra. Ber­tín Os­bor­ne no es pre­si­den­te del Go­bierno, pe­ro du­ran­te las úl­ti­mas elec­cio­nes los can­di­da­tos se pe­lea­ban por so­me­ter­se a sus pre­gun­tas. Nos en­con­tra­mos con él en una pre­sen­ta­ción de Le­xus, su co­che fa­vo­ri­to, y allí nos ha­bló de sus vi­cios al vo­lan­te (y en otros ám­bi­tos). VANIT Y FAIR:

¿Se­xo sal­va­je

con des­co­no­ci­da o se­xo con sal­va­je co­no­ci­da? BER­TÍN OS­BOR­NE: (Du­da du­ran­te unos se­gun­dos) Es más di­ver­ti­do el pri­me­ro pe­ro mu­cho me­jor el se­gun­do. V. F.

¿Cree que su ta­len­to ha tar­da­do en ser real­men­te re­co­no­ci­do? B. O. Lle­vo 35 años tra­ba­jan­do en pri­me­ra lí­nea. He es­ta­do aquí mu­cho tiem­po. V. F.

¿Pues qué pa­sa en­ton­ces en

Es­pa­ña que aho­ra jus­to es cuan­do más se le re­co­no­ce? B. O. Qui­zá que una charla re­la­ja­da, sim­pá­ti­ca, di­ver­ti­da y nor­mal como la que yo pro­pon­go no era­muy co­mún en te­le­vi­sión. V. F.

De­fi­na ma­chis­mo, por fa­vor. B. O . No lo sé, por­que yo no lo soy y yo so­lo pue­do de­fi­nir las co­sas des­de la ex­pe­rien­cia. V. F.

¿Y en es­to no la tie­ne? B. O. No, nin­gu­na. V. F.

¿Si pu­die­ra en­tre­vis­tar

a cual­quier per­so­na­je

de la his­to­ria de

la hu­ma­ni­dad?

Como Os­bor­ne, que fue

co­rre­dor de se­gu­ros an­tes de

lle­gar a gu­rú del pe­rio­dis­mo,

Clark­son ven­día osi­tos

de pe­lu­che. B. O. Hay mu­chos, pe­ro creo que la en­tre­vis­ta so­ña­da se­ría la deHitler. Sa­ber lo que tie­ne un tío como ese en la ca­be­za de­be de ser su­rrea­lis­ta. Ha ha­bi­do­mu­chos­mons­truos, pe­ro él es el más re­cien­te.

V. F.

Hom­bre, Le­ti­zia es­más in­tere­san­te. B. O. V. F. B. O . Có­mo tie­ne la ca­be­za amue­bla­da pa­ra pa­sar por el pro­ce­so que ha pa­sa­do ella. V. F. B. O . Bueno, es que a sin­ver­güen­zas y de­lin­cuen­tes pro­cu­ro no te­ner­los cer­ca y en­tre­vis­tar­les, me­nos. V. F.

¿Qué le ha­ría co­ci­nar a Le­ti­zia? B. O. Yo es que como co­ci­no­muy­mal… Se­gu­ro que ella lo ha­ce me­jor que yo. V. F. B. O. Es­toy lia­do ya… Sé ha­cer hue­vos fri­tos con pa­ta­tas a lo po­bre, pa­pas con cho­cos, pae­lla… Pe­ro es­toy a ré­gi­men es­tric­to así que no me lo pue­do co­mer. V. F.

¿Qué tal con­du­ce? B. O . Yo an­tes era un lo­co de la ca­rre­te­ra. He re­co­rri­do mi­llo­nes de ki­ló­me­tros por­que en las giras iba en mi pro­pio co­che o en­mo­to. Y con­fie­so que he si­do muy im­pru­den­te, aun­que he de de­cir que nun­ca he can­ta­do al vo­lan­te. V. F.

B. O . An­tes lo ha­cía en la ducha, pe­ro des­de que me hi­ce pro­fe­sio­nal, ni me­dia no­ta.

En su pro­gra­ma ha­ce que

los in­vi­ta­dos can­ten en mo­do

ka­rao­ke mien­tras él los con­du­ce

ha­cia el es­tu­dio de te­le­vi­sión.

Ber­tín se­ría ca­paz.

“Sé co­ci­nar

po­co, pe­ro

las pa­pas con

cho­cos me sa­len

muy ri­cas”.

¿Y si tu­vie­ra que ele­gir en­tre el

rey Fe­li­pe VI o la rei­na Le­ti­zia?

¿Qué le pre­gun­ta­ría?

Ten­go en­ten­di­do que

us­ted no en­tre­vis­ta­ría ja­más

a Ni­co­lás Ma­du­ro...

¿Y cuán­do va a apren­der a co­ci­nar?

¿Y en qué si­tua­cio­nes de la

vi­da co­ti­dia­na can­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.