Sal­va­dor PANIKER

Se­de ine como ag­nós­ti­co con­cier­to oí­do­pa­ra la tras­cen­den­cia y, si pu­die­ra, cam­bia­ría­su­sis­te­ma­neu­ro­ve­ge­ta­ti­vo. Sal­va­do­rPá­ni­ker, iló­so­fo, in­ge­nie­ro­yes­cri­tor del yo, se­des­nu­da en‘Dia­rio­del an­cia­noa­ve­ria­do’ (LiteraturaRandomHouse).

Vanity Fair (Spain) - - VANITY SHOW -

¿Cuál es su idea de fe­li­ci­dad per­fec­ta? No exis­te. Lo que más se le apro­xi­ma es la co­mu­ni­ca­ción amo­ro­sa sin pro­ble­mas de sa­lud.

¿Cuál es su ma­yor mie­do? Que­dar dis­mi­nui­do de men­te o cuer­po por al­gu­na en­fer­me­dad. ¿Con qué fi­gu­ra his­tó­ri­ca se iden­ti­fi­ca más? El pre­si­den­te Ken­nedy, que era un ani­mal va­lien­te, in­te­li­gen­te, es­cép­ti­co, bri­llan­te, atrac­ti­vo, mu­je­rie­go. Co­no­cía la en­fer­me­dad y no se que­ja­ba. Te­nía ca­ris­ma por­que te­nía gra­cia, chá­ris… To­do lo con­tra­rio de su opo­nen­te Ni­xon, el truhán. ¿Cuál es la per­so­na vi­va a la que más ad­mi­ra? A cual­quie­ra que vi­va sin mie­do y vier­ta su ener­gía en al­go que le im­por­te más que sí mis­mo.

¿Cuál es el ras­go que más de­plo­ra de sí mis­mo?

La in­cons­tan­cia. ¿Qué es lo que más de­plo­ra en otros? El egoís­mo y la fal­ta de hu­mor. ¿Y lo que más va­lo­ra de sus ami­gos?

La in­te­li­gen­cia, la leal­tad, el po­der co­mu­ni­ca­ti­vo, el hu­mor.

¿Qué pa­la­bras o fra­ses son las que más usa? Sue­lo de­cir que ca­da cual ha de ser el maes­tro de sí mis­mo, sin ne­ce­si­dad de gu­rús. ¿Cuál con­si­de­ra la vir­tud más so­bre­es­ti­ma­da?

La com­pe­ti­ti­vi­dad. ¿En qué ocasiones mien­te? Ad­mi­to las men­ti­ras pia­do­sas. Tam­bién ca­be men­tir li­ge­ra­men­te pa­ra me­jo­rar la cohe­ren­cia de un dis­cur­so. ¿Qué es lo que me­nos le gus­ta de su as­pec­to? Úl­ti­ma­men­te, un cier­to ai­re dis­mi­nui­do.

¿Cuál es su ca­rac­te­rís­ti­ca más mar­ca­da? Ser ag­nós­ti­co pe­ro con oí­do pa­ra la tras­cen­den­cia. ¿Cuál es su ma­yor pe­sar? Tu­vo ya lu­gar: la muer­te de mi hi­jaMó­ni­ca. ¿Qué o quién es el amor de su vi­da? He te­ni­do va­rios y no re­nie­go de nin­guno. To­dos fue­ron úni­cos. Al­gu­nos si­guen vi­gen­tes. ¿Cuán­do y dón­de fue más fe­liz? Fe­li­ci­dad frí­vo­la la he sen­ti­do al­gu­nos ve­ra­nos de mi ju­ven­tud. Fe­li­ci­dad pro­fun­da, en los ci­ta­dos amo­res. Si pu­die­ra cam­biar una co­sa de sí mis­mo, ¿qué se­ría? Mi sis­te­ma neu­ro­ve­ge­ta­ti­vo. ¿Cuál es su te­so­ro más pre­cia­do? No ten­go te­so­ros. No soy fe­ti­chis­ta. Me gus­ta la ca­sa en la que vi­vo. ¿Qué con­si­de­ra us­ted lo más pro­fun­do de la mi­se­ria? Qui­zás el au­to­en­ga­ño per­ma­nen­te. ¿Cuál es su ma­yor ex­tra­va­gan­cia? El em­pe­ño por pu­bli­car mis dia­rios has­ta que me mue­ra. ¿Quié­nes son sus es­cri­to­res fa­vo­ri­tos? Ho­me­ro, J. D. Salinger. ¿Quién es su hé­roe fa­vo­ri­to en la fic­ción? El rey Lear con la voz de sir John Giel­gud. ¿Cuál es su es­ta­do men­tal ac­tual? Una con­fia­da per­ple­ji­dad. Si pu­die­ra ele­gir có­mo re­en­car­nar­se, ¿qué co­sa/ani­mal/per­so­na ele­gi­ría? Pre­gun­ta inú­til. Me re­en­car­na­ría en mí mis­mo. Im­po­si­ble pen­sar en una iden­ti­dad que no sea la pro­pia. Así que, como di­je­ra Fra­nçois Mau­riac, me gus­ta­ría ser “moi mê­me mais réus­si”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.