¡QuéVer­de era­miVa­lle!

En­ve­ra­no­los­neo­yor­qui­nos, siem­preá­vi­dos­de­no­ve­da­des, cam­bian lo­sHam­ptons­po­re­lHud­son... Eso­sí, so­lo­po­ru­nas­se­ma­nas.

Vanity Fair (Spain) - - V A N I T Y ZOOM -

i lle­ga el fin del mun­do, quie­ro que­me en­cuen­tre enCin­cin­na­ti, por­que allí to­do es­tá 20 años atra­sa­do”, di­jo

Mark . En laG­ra­nMan­za­na Twain hay mu­cha gen­te que — es­pe­cial­men­te en va­ca­cio­nes— as­pi­ra a re­ti­rar­se a al­gún lu­gar ale­ja­do del aco­so de la mo­der­ni­dad, don­de no ha­ya que es­tar a la úl­ti­ma pa­ra so­bre­vi­vir. Na­tu­ral­men­te Cin­cin­na­ti, a pe­sar de que el au­tor de To­mSaw­yer nun­ca pa­sa de­mo­da, no fi­gu­ra en el­ma­pa de na­die que se pre­cie de ser so­cial­men­te re­le­van­te. En cam­bio, hay una al­ter­na­ti­va a po­cos pa­sos deNue­vaYork que cum­ple to­dos los re­qui­si­tos. Se tra­ta de los pue­blos del valle del río Hud­son, en la de­no­mi­na­da the land that ti­me for­got —la tierra ol­vi­da­da por el tiem­po—. Son pin­to­res­cos, ru­ra­les y su po­bla­ción, aun­que es­tán a dos ho­ras deMan­hat­tan, so­lo ha au­men­ta­do un 25 por cien­to des­de la Gue­rra Ci­vil nor­te­ame­ri­ca­na.

El atrac­ti­vo ra­di­ca so­bre to­do en que, aun­que es­tán pla­ga­dos de ce­le­bri­da­des — de a , de Björk Ch­loë Se­vigny Da­niel a — es­tas son tan Craig Ma­ri­na Abra­mo­vic co­ol y “au­tén­ti­cas” que los ban­que­ros, due­ños de fon­dos de in­ver­sión y bi­llo­na­rios de In­ter­net que des­em­bar­ca­ron allí tras ellos se ufa­nan de vi­vir en “el an­ti-Ham­ptons” por su acla­ma­da fal­ta de pre­ten­sión.

Cla­ro que la vi­da allí se­rá sim­ple, pe­ro tie­ne sus­ma­ti­ces. En el valle de­lHud­son na­die tie­ne que ce­nar a la

fuer­za en un McDo­nald’s, por­que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en cual­quier pue­blo per­di­do de la Amé­ri­ca pro­fun­da, exis­ten más op­cio­nes. Pa­ra los ur­ba­ni­tas que quie­ren ju­gar a la

allí se han ins­ta­la­do los fa­mi­lia In­galls lo­ca­les más top de la mo­vi­da or­gá­ni­ca y farm-to-ta­ble. Es de­cir, se pue­de co­mer un pas­tel de man­za­nas co­mo el de Pa sin te­ner que co­ci­nar­lo co­mo . To­do,

Ca­ro­li­ne con las ni­ñas ves­ti­das co­mo y

Lau­ra Mary — des­pués de que­mar­les pru­den­te­men­te la ca­mi­se­ta de —. Tam­bién el

Kes­ha iPhone con el que en­via­ban sel­fies con el hash­tag “abu­rri­das” a to­das sus amis­ta­des de la es­cue­la pri­va­da de se­ño­ri­tas del Up­per East Side (que es­tán de gran fies­ta elec­tró­ni­ca preado­les­cen­te en Mon­tauk).

Por su­pues­to, el gran pro­ble­ma en los pa­raí­sos de an­ta­ño es que no hay de­ma­sia­do que ha­cer. Y, una vez que se de­co­ró la ca­sa con la lu­jo­sa lí­nea pa­ra el ho­gar de

, bau­ti­za­da apro­pia­da­men­te Ralph Lau­ren Hud­so­nVa­lley, se or­de­ñó un par de ve­ces una va­ca y se vio a pa­sean­do

Ch­loë Se­vigny (siem­pre) con shorts por el cen­tro, bue­na par­te de los nue­vos ha­bi­tan­tes de­ci­de que es tiem­po de re­gre­sar a la pla­ya pa­ra lo que que­da de las va­ca­cio­nes.

Es de­cir al ca­lor, los ex­ce­sos y la decadencia de los Ham­ptons, en los que se zam­bu­llen con re­no­va­dos bríos. Siem­pre lis­tos pa­ra sus­pi­rar por­que su co­ra­zón que­dó en el Hud­son pa­ra siem­pre, aun­que el res­to de su cuer­po no quie­ra vol­ver allí. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.