Ca­ño­nes por Ban­da

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

o cier­to es que yo no te­nía nin­gún ta­len­to evi­den­te y no era un be­lle­zón”, cuen­ta Sa­bi­ne Getty con las aguas tur­que­sas de la is­la de An­ti­gua co­mo te­lón de fon­do. Pe­ro a es­ta lon­di­nen­se hi­ja­de un al­to eje­cu­ti­vo­de ban­ca li­ba­nés y una de­co­ra­do­ra egipcia, ado­ra­do­ra de Cher, co­lec­cio­nis­ta de mo­da y ex ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia, un ami­go ac­tor le ex­pli­có el se­cre­to de la vi­da: “No creas que eres lo má­xi­mo, por­que no lo eres. Pe­ro tam­po­co pien­ses que no eres na­da, por­que no es así. To­dos es­ta­mos en al­gún lu­gar en el­me­dio y de­be­mos tra­ba­jar pa­ra co­lo­car­nos un po­qui­to por en­ci­ma de eso”. Así que ella se pu­so ma­nos a la obra con al­go que siem­pre le ha­bía apa­sio­na­do, el di­se­ño de jo­yas, y se­ma­tri­cu­ló en el Ins­ti­tu­to de Ge­mo­lo­gía de Nue­va York. Lan­zó su pro­pia fir­ma en 2012 y, con sus ani­llos de pie­dras pre­cio­sas ins­pi­ra­dos en las for­mas de la Es­cue­la de Memp­his, ha co­se­cha­do un éxi­to ines­pe­ra­do en un cam­po pla­ga­do de ni­ñas bien y di­le­tan­tes. Es cier­to que su ma­tri­mo­nio con un miem­bro de una de las fa­mi­lias más ilus­tres del mun­do, el biz­nie­to del mag­na­te del pe­tró­leo John Paul Getty, le dio el es­pal­da­ra­zo de­fi­ni­ti­vo. De he­cho, cuan­do se ca­só, sus ami­gas le to­ma­ban el pe­lo di­cién­do­le que ha­bía es­co­gi­do a Jo­seph Getty por la ini­cial de su ape­lli­do, que coin­ci­día con la que ella usa­ba pa­ra su mar­ca, Sa­bi­neG. (Gha­nem es su ape­lli­do de sol­te­ra). Y aquí la te­ne­mos, so­bre la cu­bier­ta del es­ti­lo art dé­co Tha­li­ta. Un ve­le­ro de cons­trui­do en 1929 que des­de 1992 per­te­ne­ce a su sue­gro, quien de­di­có cin­co años de su exis­ten­cia a re­pa­rar­lo. Una vi­da un po­qui­to por en­ci­ma de la me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.