CUAN­DO ELI­SA RE­CI­BIÓ LA SE­GUN­DA PU­ÑA­LA­DA, SU MA­RI­DO SE DI­RI­GIÓ AL LU­GAR PEN­SAN­DO QUE SU MU­JER PO­DÍA ES­TAR MUER­TA

Vanity Fair (Spain) - - ESCÁNDALO -

y el 5 de enero de 2014, na­da más ate­rri­zar de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, don­de la fa­mi­lia ha­bía pa­sa­do sus va­ca­cio­nes, Pin­to se pre­sen­tó en la co­mi­sa­ría del ba­rrio de Cha­mar­tín en Ma­drid pa­ra am­pliar su de­nun­cia. Dio cuen­ta de los nue­vos SMS: “Re­cuer­da que tie­nes unos hi­jos muy gua­pos”; “Tie­nes unos hi­jos muy gua­pos”...

De vuel­ta a ca­sa, ago­ta­da, re­ci­bió una nue­va lla­ma­da. Des­col­gó el te­lé­fono. Era una se­ño­ra que ha­bía en­con­tra­do un­mó­vil Mo­to­ro­la ro­jo ti­ra­do en la ca­lle cer­ca de la ca­sa de la doc­to­ra y ha­bía re­pe­ti­do la úl­ti­ma lla­ma­da rea­li­za­da des­de ese ter­mi­nal. La doc­to­ra, des­con­cer­ta­da, di­jo que no sa­bía de quién era ese te­lé­fono, y le pi­dió que lo de­po­si­ta­ra en la co­mi­sa­ría de Cha­mar­tín. Ocho días des­pués, Eli­sa Pin­to re­ci­bió su pri­me­ra pu­ña­la­da.

LaMal­di­ción de los Ami­gos del Rey

Co­mo na­rró a pos­te­rio­ri en sus de­nun­cias, Pin­to cuen­ta que, tras la agre­sión, las ame­na­zas subie­ron de tono: “Va­mos a pin­char a tus hi­jos”; “Te va­mos a ma­tar”; “Vol­ve­re­mos a pin­char­te a ti y a tus hi­jos te va­mos a des­tro­zar la vi­da o cres que pue­des li­brar­te sa­bien­do tan­to”.

Pa­tri­cia Ru­meu, una de las me­jo­res ami­gas de Eli­sa Pin­to, re­cor­dó aquel epi­so­dio en se­de ju­di­cial, don­de de­cla­ró co­mo tes­ti­go: “Al prin­ci­pio no se atre­vía a de­nun­ciar por­que es­te se­ñor te­nía in­fluen­cias en Ca­sa Real y en la po­li­cía. Co­no­cía a los di­rec­ti­vos de las mu­tuas y ase­gu­ra­do­ras pa­ra las que ella tra­ba­ja y le da­ba mie­do que la pu­sie­ra en la ca­lle. Le di­jo que le iba a ha­cer al­go a los ni­ños. Tras la se­gun­da pu­ña­la­da su de­ses­pe­ra­ción lle­gó a tal pun­to que un día me in­vi­tó a me­ren­dar a su ca­sa. Allí me en­tre­gó un do­cu­men­to pa­ra de­jar­me co­mo al­ba­cea de los ni­ños por si le pa­sa­ba al­go” [sic].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.