“Mi vi­da es mu­cho más fá­cil que la de Le­ti­zia Or­tiz”

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA -

Es uno de los ros­tros más co­noc idos de las noticias des­de ha­ce 17 años, un tiem­po en el que ha pa­sa­do de com­par­tir pan­ta­lla con Alfredo Ur­da­ci en TVE co­mo sus­ti­tu­ta de Le­ti­zia Or­tiz a tra­ba­jar co­mo pre­sen­ta­do­ra de La Sex­ta. He­le­na Re­sano (Pam­plo­na, 1974) nos cuen­ta en La tras­tien­da de un in­for­ma­ti­vo (Alien­ta, 2016) los en­tre­si­jos de las re­dac­cio­nes de te­le­vi­sión, có­mo se vi­ve la ten­sión de no sa­ber si una no­ti­cia lle­ga a tiem­po de ser emi­ti­da o de qué for­ma se de­ci­de la in­for­ma­ción que de­be abrir un te­le­dia­rio.

Di­ce que la rei­na era una cu­rran­ta. ¿Fue bue­na com­pa­ñe­ra?

Sí, sí, sí, sí.. Era bue­na com­pa­ñe­ra.

Se cor­tó la­me­le­na pa­ra evi­tar com­pa­ra­cio­nes al sus­ti­tuir­la, ¿tan pa­re­ci­da se veía?

No, pe­ro el pú­bli­co lo per­ci­bió así. Un es­pec­ta­dor lla­mó a la te­le­vi­sión pa­ra de­cir que me ha­bía pei­na­do igual y que me ha­bía pues­to la mis­ma cha­que­ta que ella. Ter­mi­né el in­for­ma­ti­vo de la no­che y en ese mo­men­to le pe­dí al pe­lu­que­ro que me cor­ta­ra el pe­lo. Mi hi­ja, al ver­me, me di­jo: “¡Ma­má, has he­cho co­mo Mu­lán!”. Y pen­sé: “Ma­dre­mía, qué arran­ca­da he te­ni­do”.

Usted ha di­cho que so­lo se pu­so ner­vio­sa cuan­do tu­vo que anun­ciar que ella iba a ser la prin­ce­sa de As­tu­rias. ¿Nun­ca más?

So­lo aque­lla vez se me se­có la bo­ca. Pe­ro sí he es­ta­do ner­vio­sa y se me ha ace­le­ra­do el co­ra­zón en otras oca­sio­nes. Mi pri­mer di­rec­to, por ejem­plo, fue ho­rri­ble. Aque­lla vez sí que es­ta­ba muer­ta de mie­do.

¿La sus­ti­tui­ría aho­ra en su tra­ba­jo?

No, gra­cias. Creo que ten­go una vi­da mu­cho más fá­cil que la su­ya.

¿Se re­vuel­ve cuan­do hay una me­te­du­ra de pa­ta téc­ni­ca y es usted quien po­ne la ca­ra?

Sí. La téc­ni­ca fa­lla, pe­ro in­ten­to que el es­pec­ta­dor no per­ci­ba to­do el caos que hay en la re­dac­ción, tra­to de pe­dir per­dón con se­re­ni­dad y de con­ti­nuar.

En La Sex­ta Noticias se dis­cul­pó “por ese ne­gro que nos ha en­tra­do en la par­te fi­nal de la in­for­ma­ción” re­fi­rién­do­se a un­mo­men­to en el que no en­tró nin­gu­na ima­gen. En las re­des so­cia­les di­fun­die­ron un mon­ta­je en el que apa­re­cía un ne­gro en­se­ñan­do su pe­ne. ¿Ajus­ta cuen­tas con el ne­gro en el li­bro?

[Ri­sas] No, no co­noz­co al ti­po que lo hi­zo, pe­ro le doy la en­ho­ra­bue­na por­que fue­muy vi­ral. Yo­me en­te­ré por­que­me lo­man­dó

un je­fe po­rWhat­sApp.

¿Qué pen­só cuan­do vio los por las re­des so­cia­les?

Que la gen­te tie­ne mu­cho tiem­po li­bre y es­tá a la que cae. Pro­cu­ré que mi hi­ja no lo vie­se.

¿Qué es lo peor que le ha pa­sa­do en un di­rec­to?

Un 31 de di­ciem­bre ce­né con mi ma­ri­do unas al­me­jas que me sen­ta­ron re­ma­ta­da­men­te mal. La ma­ña­na si­guien­te so­nó el des­per­ta­dor a las 5.30 ho­ras y a las 7 ya es­ta­ba en di­rec­to en el pla­tó deCa­nal 24Ho­ras con una bo­te­lla de agua. En­tre no­ti­cia y no­ti­cia vo­mi­ta­ba en una pa­pe­le­ra. Por el pin­ga­ni­llo, mis com­pa­ñe­ros me de­cían: “¡Va­ya juer­ga la de ano­che!”. Co­mo era Año Nue­vo na­die se creía la his­to­ria de las al­me­jas. Tu­vie­ron que lla­mar a una com­pa­ñe­ra pa­ra que ade­lan­ta­ra su en­tra­da en el in­for­ma­ti­vo.

Un pre­sen­ta­dor de in­for­ma­ti­vos que no es pe­rio­dis­ta, co­mo le ocu­rre a al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros, es co­mo...

... un co­ci­ne­ro que no sa­be usar una sar­tén.

¿Le qui­tan el sue­ño las au­dien­cias?

Ja­más.

Dí­ga­me su prin­ci­pal de­fec­to. que cir­cu­la­ban

Soy­muy im­pa­cien­te. Quie­ro que to­do ocu­rra ya.

Ha­blan­do de pri­sas, acu­sa a su ma­qui­lla­do­ra y a su pe­lu­que­ra de se­cues­trar­la 45 mi­nu­tos al día. Es­ta­rán fe­li­ces.

Con ellas me río, nos gas­ta­mos bro­mas yme re­la­jo.

Ten­go en­ten­di­do que no so­por­ta que a usted y a sus com­pa­ñe­ras les pre­gun­ten por la con­ci­lia­ción. ¿Qué le ha­rá al pró­xi­mo que le pre­gun­te?

Re­pli­car­le si an­te Ma­tías Prats o Da­vid Can­te­ro plan­tea las mis­mas cues­tio­nes. ¿So­lo te­ne­mos que con­ci­liar no­so­tras?

¿Sus pa­dres han su­pe­ra­do ya que usted no de­ci­die­ra ser mé­di­co, in­ge­nie­ro o ar­qui­tec­to co­mo el res­to de sus her­ma­nos?

Sí, fue un shock, pe­ro ya lo han asu­mi­do.

¿Qué di­rá a sus hi­jos si de­ci­den co­mo usted ser pe­rio­dis­tas?

Su­fri­ré. Co­noz­co las mi­se­rias y las gran­de­zas de es­ta pro­fe­sión. Es muy sa­cri­fi­ca­da y hay mu­cha pre­ca­rie­dad.

de un La tras­tien­da in­for­ma­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.