GLA­MOUR Y ES­CÁN­DA­LOS

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - – PA­LO­MA SI­MÓN

os­tra­da en un col­chón con una bom­bi l la par­pa­dean­do so­bre su ca­be­za, Pan­do­ra deseó ha­ce De­le­vin­gne un año su pro­pia muer­te. Así lo re­co­no­ció la con­sul­to­ra de mo­da y so­cia­li­té en los me­dios. El in­ci­den­te fue uno más en la ba­ta­lla que la ma­dre de , y

Ch­loe Poppy Ca­ra li­bra con­tra la de­pre­sión De­le­vin­gne y las dro­gas des­de ha­ce dé­ca­das. E ilus­tra­rá pro­ba­ble­men­te las me­mo­rias que ya ha es­cri­to y pa­ra las que bus­ca edi­tor. Se ti­tu­lan Sha­dows in my wall ( Som­bras en mi mu­ro).

“Mis hi­jas han te­ni­do que li­diar con una ma­dre de­ma­sia­do en­fer­ma pa­ra cui­dar­las”, di­jo en su día Pan­do­ra. Un es­ce­na­rio pa­ra el que la hi­ja del­mag­na­te de la pren­sa sir y de , da­ma de ho­nor

Jo­celyn Ste­vens Ja­ne Shef­field de la prin­ce­sa y co­lum­nis­ta de la edi­ción

Mar­ga­ri­ta de In­gla­te­rra bri­tá­ni­ca de Vo­gue, no pa­re­cía des­ti­na­da. “No que­ría ser una po­bre ni­ña ri­ca. Y aca­bé su­frien­do por ello la ma­yor par­te de mi vi­da”, ase­gu­ra. Sir Jo­celyn de­di­có “la mi­tad” de la su­ya per­se­guir a quie­nes ali­men­ta­ban la adic­ción de Pan­do­ra, que y en sus peo­res épo­cas lle­gó a aban­do­nar el ho­gar fa­mi­liar en Londres pa­ra ins­ta­lar­se en la man­sión en Bel­gra­via del ex­cén­tri­co mi­llo­na­rio fa­lle­ci­do en 2000 , pro­pie­ta­rio de varios

John As­pi­nall zoo­ló­gi­cos y ca­si­nos.

Los pro­ble­mas de Pan­do­ra em­pe­za­ron cuan­do se pre­sen­tó en so­cie­dad, in­ca­paz de afron­tar la pre­sión pa­ra en­car­nar el pa­pel de la per­fec­ta da­ma. Ni si­quie­ra su ma­tri­mo­nio con

, un apues­to­pro­mo­tor Char­les De­le­vin­gne in­mo­bi­lia­rio, la ayu­dó a re­po­ner­se. Nie­to del po­lí­ti­co ,

Ha­mar Green­wood pri­mer viz­con­deG­reen­wood, y so­brino nie­to de , una ín­ti­ma

Do­ris De­le­vin­gne de a quien Wins­ton Chur­chill Peggy

com­pró el pa­la­cio ve­ne­ciano Gug­gen­heim que aco­ge su co­lec­ción de arte con­tem­po­rá­neo, Char­les ha si­do el en­car­ga­do de­man­te­ner la de­li­ca­da paz fa­mi­liar.

“Cre­ces de­ma­sia­do de­pri­sa por­que eres tú la que tie­nes que cui­dar de tus pa­dres”, ha ad­mi­ti­do Ca­ra en los me­dios. “Mi ma­dre es una­mu­jer ma­ra­vi­llo­sa, fuer­te y con un gran co­ra­zón. La ado­ro. Sé que hay gen­te en sus mis­mas cir­cuns­tan­cias que se ha re­cu­pe­ra­do, pe­ro no es su ca­so. Su lu­cha continúa”. Su au­to­bio­gra­fía con­ta­rá có­mo. Cree que ha he­re­da­do el gen adic­ti­vo de su ma­dre. “Afor­tu­na­da­men­te me vol­qué en el tra­ba­jo, no en las dro­gas”. Es­ti­lis­ta, ha ase­so­ra­do a En los años 70 y 80 fue muy popular por sus sa­li­das noc­tur­nas y su au­da­cia en el ves­tir (bom­ber de cue­ro con ves­ti­do de flo­res, mo­nos de Cha­nel...).

Ed Grant At­ti­cus Juno. Midd­le­ton.

Ka­te

Louis Buck­worth.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.