Esas Píl­do­ras de Ju­ven­tud

Dos­chi­cas­neo­yor­ki­nas, una­pues­ta­de­so­le­nel­jar­díny­cóc­te­les... de¡pla­cen­ta! Sí. La­nue­va­mo­daes­be­ber­seel­cuer­po. Lean, lean.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

i hay al­go que di­vi­de a Brooklyn deMan­hat­tan no es tan­to el East Ri­ver co­mo la ac­ti­tud de las fla­man­tes ma­dres ha­cia las píl­do­ras de pla­cen­ta. Mien­tras que en ba­rrios tra­di­cio­na­les co­mo el Up­per East Si­de po­cos han oí­do ha­blar de ellas, y en los que es­tán más de mo­da —co­mo Tribeca— la ac­ti­tud es más cau­te­lo­sa, en Brooklyn, si­guien­do la on­da ho­lís­ti­ca ca­li­for­nia­na, es­tán a la or­den del día. Des­de Holly­wood,

Kim ya dio su be­ne­plá­ci­to Kar­das­hian a es­ta mo­da­li­dad. Tras los par­tos, a la pla­cen­ta “me la ha­go con­ge­lar y con­ver­tir en pil­do­ri­tas —no es que la fría co­mo un bis­tec y me la co­ma sin más co­mo ha­cen al­gu­nas—”, acla­ró enT­wit­ter. Pe­ro pa­ra las que, en la Gran Man­za­na, quie­ren ir un paso más allá queKim en la for­ma de in­ge­rir el ór­gano que aca­ba de sa­lir de su cuer­po, la re­vis­ta New York ha pu­bli­ca­do, con gran éxi­to, un re­ce­ta­rio ti­tu­la­do The Pla­cen­ta Cook­book con su­ge­ren­cias de una co­ci­ne­ra es­pe­cia­li­za­da.

El ba­ti­do, por ejem­plo, es una ver­sión muy popular. So­bre to­do pa­ra los en­cuen­tros oto­ña­les en los pa­tios tra­se­ros de los tí­pi­cos ca­se­ro­nes de pie­dra ro­ji­za de Brooklyn, en­tre las mu­je­res con ese look Coa­che­lla que se im­pon­drá la pró­xi­ma tem­po­ra­da (que se ex­pli­ca por­que son de­li­cio­sa­men­te bohe­mias pe­ro con fon­dos de in­ver­sión—pro­pios o del cón­yu­ge— que les per­mi­ten com­prar las pren­das per­fec­tas, di­rec­tas de las pa­sa­re­las, an­tes de que lle­guen a las tien­das pa­ra los de­más). Di­cho ba­ti­do se lo­gra mez­clan­do la pla­cen­ta, que es en­tre­ga­da por los hos­pi­ta­les en una bol­si­ta si se so­li­ci­ta, con una­mez­cla de hier­bas y fru­tas. Así se lo­gra el sa­bor y la con­sis­ten­cia per­fec­ta pa­ra sa­bo­rear la be­bi­da des­pa­cio, a la pues­ta del sol, mien­tras las ami­gas brin­dan con ro­sé or­gá­ni­co por el be­bé que re­cién lle­gó al mun­do.

Los be­ne­fi­cios que se le ad­ju­di­can son varios, pe­ro, so­bre to­do, el de evi­tar la de­pre­sión pos­par­to y lo­grar que la nueva ma­dre luz­ca ra­dian­te. Aun­que ya cir­cu­lan ver­sio­nes de que mu­chas ma­dres ul­tra­na­tu­ra­les, aun­que di­cen ver­se fan­tás­ti­cas por to­mar pla­cen­ta, muy dis­cre­ta­men­te apro­ve­chan pa­ra in­yec­tar­se bó­tox, que es lo que ver­da­de­ra­men­te les eli­mi­na las arru­gas. En un ca­so que ca­si de­vi­no­mi­to ur­bano, dos ve­ci­nas que ju­ra­ban por el fu­tu­ro de la eco­lo­gía­mun­dial que nunca ten­drían una arru­ga en la fren­te, se en­con­tra­ron ca­ra a ca­ra a la sa­li­da del der­ma­tó­lo­go de las so­cia­li­tes­más plás­ti­cas deNue­vaYork. Al sa­lu­dar­se, am­bas di­je­ron que ha­bían ido a bus­car sus “pla­cen­ta pills” a un her­ba­lis­ta que, cu­rio­sa­men­te, les ha­bía da­do a am­bas la mis­ma di­rec­ción equi­vo­ca­da en la ciu­dad. Y, cu­rio­sa­men­te, am­bas vol­vie­ron a Brooklyn con idén­ti­ca ex­pre­sión re­fres­ca­da, lo que les per­mi­tió lu­cir idea­les en las re­vis­tas de es­ti­lo de vi­da green lu­xury. Re­pi­tie­ron der­ma­tó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.