Qué Se­rá, Se­rá

LA PRI­ME­RA FRA­GAN­CIA DE J.W. AN­DER­SON PA­RA LOE­WE SE INS­PI­RA EN LAS HO­RAS POS­TE­RIO­RES A UNA RE­LA­CIÓN ÍN­TI­MA (Y UN PO­CO EN LA BAUHAUS)

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – R. PE­LÁEZ

uan­do lle­gó

J.W. An­der­son a Loe­we dio un gi­ro a los có­di­gos es­té­ti­cos de la fir­ma pe­ro con­ser­vó in­tac­ta la fi­lo­so­fía de

Vi­cen­te . Su pre­de­ce­sor ideo­ló­gi­co Ve­la (por­que los cro­no­ló­gi­cos ha­bían si­do

Stuart , o ) y él Ve­vers Jor­ge Váz­quez Nar­ci­so Rodriguez com­par­ten el em­pe­ño de crear, más que una fir­ma de mo­da, una “ca­sa de ofi­cios” co­mo aque­lla Bauhaus de que bus­ca­ba co­nec­tar con

Wal­ter Gro­pius su tiem­po a tra­vés de la ar­te­sa­nía y las be­llas ar­tes apli­ca­das. La idea de Ve­la era que los pa­ñue­los de se­da fue­sen lien­zos, que los bol­sos tu­vie­sen ecos ar­qui­tec­tó­ni­cos y que los per­fu­mes se con­vir­tie­ran en es­cul­tu­ras. J.W. An­der­son ha re­co­gi­do ese tes­ti­go pa­ra re­de­fi­nir la úni­ca di­vi­sión de la ca­sa que le que­da­ba por re­for­mar, la de fra­gan­cias. Par­tien­do del con­cep­to “la ma­ña­na des­pués” ha­bla de las ho­ras pos­te­rio­res a un pri­mer en­cuen­tro ín­ti­mo. El nombre, 001, in­ten­ta ex­pre­sar la idea de co­mien­zo. Tan­to la ver­sión mas­cu­li­na co­mo la fe­me­ni­na tie­nen un nú­cleo com­pues­to por los­mis­mo ele­men­tos: ber­ga­mo­ta, sán­da­lo y al­miz­cle blan­co. An­der­son, que nunca ha­bía tra­ba­ja­do co­mo na­riz, ex­pli­ca cuál fue su ob­se­sión con es­te pro­yec­to: “Por en­ci­ma de to­do, que­ría que fue­ra una ex­ten­sión or or­gá­ni­ca gá­ni­ca de lo que sig­ni­fi­ca hoy

Loe­we”. ima­gen de per­fu­me 001.

cam­pa­ña del

A la iz­quier­da,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.