Broodt­haers con Me­ji­llo­nes

LA OBRA DEL BEL­GA ES EL HI­TO DE LA NUEVA TEM­PO­RA­DA DEL MU­SEO REI­NA SO­FÍA

Vanity Fair (Spain) - - AGENDA - – ÁN­GE­LA MO­LI­NA

n 1970, (Bru­se­las, 1924 -

Mar­cel Broodt­haers Co­lo­nia, Ale­ma­nia, 1976) gra­bó una en­tre­vis­ta con su ga­to en el só­tano de una galería de arte. Fue du­ran­te la inau­gu­ra­ción de suMu­sée d’Art Mo­der­ne. Dé­part­ment des Ai­gles, un mu­seo “mo­dé­li­co”, co­mo so­lía de­cir, del que, ade­más de pro­pie­ta­rio y di­rec­tor, él era su me­jor artista y pu­bli­cis­ta. El en­tre­vis­ta­do, que te­nía un am­plio re­gis­tro de­mau­lli­dos, res­pon­día in­va­ria­ble­men­te a las pre­gun­tas del artista, que es­ta­ba em­pe­ña­do en sa­ber si el mi­nino era un ob­ser­va­dor au­daz. ¿Tra­du­ce el ce­re­bro de for­ma au­to­má­ti­ca la ima­gen de un ob­je­to a una fra­se que nom­bra al ob­je­to? ¿Qué era aque­lla pin­tu­ra, una pi­pa o una sar­di­na? La en­tre­vis­ta con el ga­to era una fá­bu­la pre­mo­ni­to­ria so­bre el es­ta­tus de la obra de arte y su va­lor co­mo con­cep­to y co­mo ob­je­to. ¡Miau! Des­de 1964, cuan­do in­crus­tó en ye­so una pi­la de ejem­pla­res de su li­bro de poe­mas Pen­se-Bê­te pa­ra anun­ciar su de­seo hi­pó­cri­ta de triun­far eco­nó­mi­ca­men­te co­mo artista vi­sual, Broodt­haers sin­tió la ne­ce­si­dad de ex­pe­ri­men­tar so­bre lo que era “pre­sen­tar un ob­je­to en una institución”. En sus mu­seos fic­ti­cios, ha­cía in­ven­ta­rios de fi­gu­ras, co­mo cuan­do reunió más de tres­cien­tas águi­las y las ex­pu­so en vi­tri­nas, pe­des­ta­les o col­ga­das de la pa­red a la ma­ne­ra de un Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral. Em­ble­mas de águi­las fe­ro­ces ador­na­ban una má­qui­na de es­cri­bir, la eti­que­ta de una bo­te­lla, el lo­go de un club au­to­mo­vi­lís­ti­co ale­mán o el bla­són de un es­cu­do. Mar­cel Broodt­haers fue an­te to­do un crí­ti­co y un poe­ta. En su oda al me­ji­llón (“La Mou­le”) ala­ba a es­te­mo­lus­co, que se con­ver­ti­rá jun­to al águi­la en uno de sus tro­pos más du­ra­de­ros, por ser “muy as­tu­to, ha­ber evi­ta­do el mol­de de la so­cie­dad y ha­ber­se ver­ti­do en su pro­pio seno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.