ETER­NA CA­YE­TA­NA

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

aye­ta­na en­car­nó un sím­bo­lo, al­go pro­fun­do y co­lec­ti­vo. ¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne y qué re­la­ción se es­ta­ble­ce en­tre el sím­bo­lo y la per­so­na que hay de­trás?”, se pre­gun­ta Ja­co­bo Fitz-Ja­mes Stuart. El nieto de la du­que­sa de Al­ba re­cuer­da a la aris­tó­cra­ta en el se­gun­do aniver­sa­rio de su muer­te. El 20 de no­viem­bre de 2014 fa­lle­ció en el Pa­la­cio de la­sDue­ñas de Se­vi­llaMa­ría del Ro­sa­rio Ca­ye­ta­na Fitz-Ja­mes Stuart y Sil­va, XVIII du­que­sa de Al­ba. “El re­cuer­do de ese día se di­vi­de en dos epi­so­dios. El pri­me­ro, ín­ti­mo, in­ten­so, fa­mi­liar y pri­va­do. El se­gun­do, en las ca­lles de Se­vi­lla, ro­dea­do de una­mul­ti­tud que can­ta­ba, llo­ra­ba y ca­mi­na­ba con no­so­tros”, evo­ca Ja­co­bo. “Ese ‘tu abue­la nos per­te­ne­ce a to­dos’ co­bró ca­da vez más sen­ti­do a me­di­da que, du­ran­te dos días se­gui­dos, es­tu­ve con­tem­plan­do una in­ter­mi­na­ble co­la de gen­te que, con mu­cho res­pe­to, se des­pe­día de ella jun­to al ataúd”. — Las má­xi­mas au­to­ri­da­des del Es­ta­do el al­cal­de de la ca­pi­tal an­da­lu­za, Juan Ignacio Zoi­do; el mi­nis­tro de De­fen­sa, Pe­droMo­re­nés o el pre­si­den­te del Se­na­do, Pío Gar­cía Escudero—, to­re­ros co­mo Ca­ye­tano Ri­ve­ra o En­ri­que Pon­ce, aris­tó­cra­tas y la in­fan­ta Ele­na en re­pre­sen­ta­ción de la Ca­sa Real acom­pa­ña­ron a lo­sAl­ba en el due­lo. Más de 3.000 se­vi­lla­nos acu­die­ron a des­pe­dir­se de una de sus ve­ci­nas más ilus­tres y que­ri­das. Una mu­jer “no­ble por he­ren­cia y no­ble, muy no­ble, de corazón”, co­mo la des­cri­bió el car­de­nal Car­los Ami­go, uno de los seis sa­cer­do­tes que ofi­cia­ron su fu­ne­ral en la ca­te­dral. El fé­re­tro aban­do­nó el tem­plo en­tre aplau­sos. “Al­gu­nas personas me pa­ra­ban por el ca­mino y me de­cían: ‘Yo sé que era de tu san­gre, pe­ro tie­nes que en­ten­der que ella es tam­bién de to­dos no­so­tros”, re­cuer­da Ja­co­bo. “Pa­ra un ma­dri­le­ño acos­tum­bra­do a un dis­pa­ra­te me­diá­ti­co al­re­de­dor de su fa­mi­lia lo que ocu­rrió en Se­vi­lla me mos­tró la otra ca­ra de la ima­gen pú­bli­ca de mi abue­la”, aña­de el ga­le­ris­ta. La ciu­dad don­de fue fe­liz rin­dió tri­bu­to a su du­que­sa. A Ca­ye­ta­na, sin tí­tu­los. Así es co­mo que­ría que la lla­ma­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.