LORD MARCHTRABAJÓ PA­RA STAN­LEY

Vanity Fair (Spain) - - VANITY CLUB -

ste es­pa­cio mo­derno y lu­mi­no­so de­co­ra­do con fo­tos an­ti­guas y car­te­les vin­ta­ge con­tras­ta con el as­pec­to de­ci­mo­nó­ni­co del res­to de la pro­pie­dad. Por la ven­ta­na se con­tem­pla la en­tra­da de la man­sión, una ex­ten­sa ex­pla­na­da cu­bier­ta por una al­fom­bra de cés­ped y ove­jas pas­tan­do a lo le­jos, y don­de ho­ras an­tes le he­mos re­tra­ta­do en uno de los au­to­mó­vi­les de su co­lec­ción: un des­ca­po­ta­ble de 1937 di­se­ña­do por su abue­lo: “Fue el pri­mer du­que de Rich­mond que tra­ba­jó. Era un hom­bre muy avan­za­do a su tiem­po”.

Las re­vis­tas que su abue­lo le en­via­ba al in­ter­na­do son el me­jor re­cuer­do­que lor­dMarch­guar­da­de su­pa­so­po­rE­to­nCo­lle­ge, pro­ba­ble­men­te el in­ter­na­do­más eli­tis­ta del­mun­do. “Lo odia­ba”, re­cuer­da mien­tras da un sor­bo a su pri­me­ra ta­za de té. Tan­to, que lo de­jó al cum­plir 16 años. “Una tar­de co­gí el co­che de mi ma­drey­me em­po­tré con­tra un ár­bol. Iba con un ami­go. La rue­da de­lan­te­ra ter­mi­nó en el asien­to de atrás. Me rom­pí la pier­na por mil si­tios y me pa­sé cua­tro me­ses en el hos­pi­tal. Nun­ca me pre­sen­té a los exá­me­nes fi­na­les”. —¿Sus pa­dres le re­ga­ña­ron? —No. Siem­pre me han apo­ya­do. Mi ma­dre es­ta­ba fe­liz de que no nos hu­bié­ra­mos ma­ta­do.

Sus pa­dres, Char­les Henry Gor­don Len­nox, ac­tual du­que de Rich­mond y su es­po­sa, Su­san, han si­do­dos ra­ras avis en el eli­tis­ta­mun­do de la no­ble­za bri­tá­ni­ca. Ade­más de rea­li­zar las co­sas ha­bi­tua­les de la vi­da aris­to­crá­ti­ca, co­mo co­mer en Good­wood con Wins­ton Chur­chill o ju­gar con la jo­ven y fu­tu­ra rei­na Isabel, en los años se­sen­ta hi­cie­ron al­go atí­pi­co pa­ra su es­ta­tus: adop­tar dos ni­ñas de co­lor. Por en­ton­ces, las adop­cio­nes in­ter­ra­cia­les eran prác­ti­ca­men­te inexis­ten­tes, mu­cho me­nos en­tre miem­bros de la no­ble­za. Aque­lla de­ci­sión lle­nó mu­chos ti­tu­la­res en la pren­sa y su­pu­so al­gún que otro des­en­cuen­tro fa­mi­liar: “Les per­se­guían por la ca­lle. Fue una de­ci­sión muy va­lien­te”, ase­gu­ra, ha­cien­do ga­la de ese ras­go de ca­rác­ter que él ha he­re­da­do.

Tras re­cu­pe­rar­se del ac­ci­den­te, lor­dMarch vol­có su inago­ta­ble ener­gía en otra de sus pa­sio­nes: la fo­to­gra­fía. “Me re­ga­la­ron mi pri­me­ra cá­ma­ra a los 12 años y aún hoy ha­go fo­tos que ex­pon­go de vez en cuan­do”, ase­gu­ra. Ter­mi­nó tra­ba­jan­do pa­ra Stan­ley Ku­brick co­mo ayu­dan­te de pro­duc­ción en su pe­lí­cu­la Barry Lin­don y lue­go pa­só un año via­jan­do por Áfri­ca: “Es­tu­ve en Etio­pía, So­ma­lia y Ke­nia. Fue una ex­pe­rien­cia in­vol­vi­da­ble”. De vuel­ta en Lon­dres mon­tó un es­tu­dio enChel­sea y co­la­bo­ró con al­gu­nas de las agen­cias de pu­bli­ci­dad más im­por­tan­tes de la épo­ca—Saat­chi & Saat­chi, JWT, Young and Ru­bi­con—, con clien­tes co­mo Lau­ra Ash­ley, Levi’s o Silk Cut: “Ha­cía­mos cam­pa­ñas muy crea­ti­vas. En­ton­ces Lon­dres era el me­jor lu­gar del mun­do pa­ra de­di­car­se a eso”.

Cuan­do lle­gó laho­ra­de­ges­tio­na­rGood­wood, in­ten­tó com­pa­ti­bi­li­zar­lo con su pro­fe­sión, pe­ro resultó im­po­si­ble. “Me ins­ta­lé aquí en 1994 y mi pri­me­ra idea fue re­cu­pe­rar las ca­rre­ras de co­ches que or­ga­ni­za­ba mi abue­lo”, con­ti­núa mien­tras se sir­ve su ter­ce­ra ta­za de té. Así na­ció Fes­ti­val of Speed, una ca­rre­ra en la que par­ti­ci­pan cien­tos de au­to­mó­vi­les y que se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te en Eu­ro­pa. Du­ran­te el even­to es ha­bi­tual cru­zar­se con cam­peo­nes de For­mu­la 1 co­mo Le­wis Ha­mil­ton o Fer­nan­do Alon­so o con es­tre­llas de Holly­wood co­mo Tom Crui­se, que el año pa­sa­do en­tre­gó el pre­mio al ga­na­dor: “Fue fá­cil con­ven­cer­lo por­que le en­can­tan los co­ches”. La es­tre­lla nor­te­ame­ri­ca­na de la te­le­vi­sión Jay Leno es otro de los in­con­di­cio­na­les: “Pa­ra mí es­to es la Me­ca”, ha di­cho. Y vie­jos roc­ke­ros co­mo Billy Gib­bons, lí­der de ZZ Top, o Eric Clap­ton, tam­po­co se lo pier­den: “Mu­chos apro­ve­chan pa­ra pre­su­mir de Fe­rra­ri”.

Es­te fes­ti­val tie­ne su ré­pli­ca re­tro en el mes de sep­tiem­bre: el Good­wood Re­vi­val, una oda a los años cin­cuen­ta y se­sen­ta. “La me­jor épo­ca de las ca­rre­ras de co­ches”, ase­gu­ra nues­tro an­fi­trión, que an­tes pre­fie­re ha­blar de su hobby que re­pa­sar sus raí­ces his­tó­ri­cas. En él so­lo par­ti­ci­pan co­ches fa­bri­ca­dos en­tre 1948 y 1966 y to­do el mun­do tie­ne que ves­tir con tra­jes de aque­lla épo­ca. Has­ta las am­bu­lan­cias y los co­ches de po­li­cía obe­de­cen el dress co­de. Es lo­más pa­re­ci­do a des­em­bar­car en un set de ro­da­je de Ste­veM­cQueen, ase­gu­ran quie­nes han asis­ti­do. Hoy am­bos fes­ti­va­les atraen al­re­de­dor de 250.000 asis­ten­tes y es­tán es­pon­so­ri­za­dos por al­gu­nas de las me­jo­res mar­cas del mer­ca­do, co­mo Fe­rra­ri, Rolls Roy­ce, Car­tier o Bels­taff. pe­sar de la si­lla deNa­po­león, las co­mi­das con Chur­chill y los jue­gos con la jo­ven rei­na de In­gla­te­rra, el epi­so­dio más in­creí­ble re­la­cio­na­do con Good­wood ocu­rrió la madrugada del pa­sa­do 13 de enero. Ese fría no­che lady March es­cu­chó un rui­do de cris­ta­les rotos

cuan­do, aún som­no­lien­ta, sa­lió al pa­si­llo. Allí se en­con­tró con un hom­bre cor­pu­len­to cu­bier­to con un pa­sa­mon­ta­ñas que la em­pu­jó de vuel­ta a su cuar­to. Cuan­do lord March in­ten­tó de­fen­der­la, fué gol­pea­do con un ob­je­to con­tun­den­te en la ca­be­za. Tras for­zar­los a abrir la ca­ja fuer­te, se lle­vó las jo­yas, in­clui­da una tia­ra de dia­man­tes de 1820 y el ani­llo queCar­los II re­ga­ló a su aman­te Loui­se deKé­rouai­lle, y que con­so­li­dó la re­la­ción que dio ori­gen a es­ta sa­ga. Lord March y su mu­jer per­ma­ne­cie­ron ma­nia­ta­dos has­ta que un em­plea­do los li­be­ró por la ma­ña­na. Ca­si nue­ve me­ses des­pués aún no hay ras­tro de las jo­yas y lord March pre­fie­re no re­cor­dar aquel epi­so­dio. Aho­ra su úni­co ob­je­ti­vo es que to­do sal­ga per­fec­to en los even­tos en los que lle­va me­ses tra­ba­jan­do. Mi­ra el reloj y cie­rra su or­de­na­dor. Le es­pe­ran va­rias reunio­nes has­ta ter­mi­nar el día. Y co­mo un al­to eje­cu­ti­vo, se des­pi­de con la ma­qui­na­ria men­tal ocu­pa­da en la si­guien­te ta­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.