SU MI­SIÓN SE­CRE­TA EN ES­PA­ÑA

La pri­me­ra da­ma ar­gen­ti­na aca­pa­ró ti­tu­la­res por sus due­los de es­ti­lo con la rei­na Le­ti­zia, pe­ro vi­noaMa­drid con otro ob­je­ti­vo. Ha­bla­mos con ella y va­rios ‘art in­si­ders’ so­bre su­nue­vo­pa­pel en­la cul­tu­ra.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM - – MAR­TÍN BIAN­CHI

Ser pri­me­ra da­ma sig­ni­fi­ca re­co­rrer un ca­mino de cre­ci­mien­to y apren­di­za­je, nohay un ma­nual pa­ra asu­mir es­te rol”, re­co­no­ce

Ju­lia­na Awa­da (Bue­no­sAi­res, 1974) a Va­nity Fair. “Po­der acom­pa­ñar a

(Ma­cri) en Mau­ri­cio sus via­jes al ex­te­rior for­ma par­te de es­te apren­di­za­je”, aña­de la first lady, que ya ha cum­pli­do un año en su car­go.

“Es­te pri­mer año ha si­do in­ten­so, de mu­cho cam­bio, tan­to en el país co­mo en lo per­so­nal y fa­mi­liar”, ad­mi­te Awa­da. Su re­cien­te vi­si­ta ofi­cial a Es­pa­ña le ha ser­vi­do pa­ra ex­plo­rar y ex­plo­tar un nue­vo pa­pel en el go­bierno re­for­mis­ta de su ma­ri­do: el de pro­mo­to­ra de la cul­tu­ra na­cio­nal. La re­vis­ta No­ti­cias, una de las más in­flu­yen­tes del país sud­ame­ri­cano, la bau­ti­zó co­mo “el ha­da ma­dri­na de los ar­tis­tas ar­gen­ti­nos en Ma­drid”. Se­gún esa pu­bli­ca­ción, en la Ca­sa Ro­sa­da se mues­tran en­tu­sias­ma­dos con que la es­po­sa de Ma­cri asuma la fun­ción de me­ce­nas.

“AR­CO re­sul­tó una opor­tu­ni­dad ideal pa­ra po­ten­ciar ese per­fil. Ju­lia­na co­no­ce a los ga­le­ris­tas, a los ar­tis­tas y le gus­ta ha­cer­lo no­tar”, ex­pli­ca a Va­nity Fair

Ali­cia de , crí­ti­ca de ar­te del dia­rio La Na­ción Ar­tea­ga y mu­jer de pe­so en la in­dus­tria cul­tu­ral. “En Bue­nos Ai­res vi­si­ta los mu­seos, va a los ope­nings y toma cla­ses pa­ra am­pliar su know-how. Pe­ro el via­je a Es­pa­ña le ha ser­vi­do pa­ra dar el sal­to in­ter­na­cio­nal”, aña­de De Ar­te­ga, quien coin­ci­dió con la pri­me­ra da­ma en la aper­tu­ra de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo deMa­drid.

, di­rec­tor deARCO, con­fir­ma Car­los Urroz que Awa­da tu­vo un pa­pel cla­ve en la úl­ti­ma edi­ción de la fe­ria. “En­tien­de y le gus­ta el ar­te con­tem­po­rá­neo. En los me­ses pre­vios a la inau­gu­ra­ción se reunió con los co­mi­sa­rios y se in­vo­lu­cró de lleno en los pre­pa­ra­ti­vos”, des­ve­la. “Es un ca­so ex­cep­cio­nal. Es la pri­me­ra vez que veo a al­guien de su ran­go que es­tá así de com­pro­me­ti­da con el ar­te. Es una au­tén­ti­ca insider”. Awa­da se lu­ció fren­te a la pren­sa y des­ple­gó sus co­no­ci­mien­tos de­lan­te de los , a quie­nes re­ga­ló

re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia

“ES­TE PRI­MER AÑO HA SI­DO IN­TEN­SO, DE MU­CHO CAM­BIO EN LO PER­SO­NAL Y FA­MI­LIAR”, AD­MI­TE AWA­DA

cua­tro obras del co­ti­za­do fo­tó­gra­fo por­te­ño . Mar­cos Zim­mer­mann La pri­me­ra da­ma apro­ve­chó los hue­cos de su agenda pa­ra ir a los mu­seos de la ca­pi­tal y re­unir­se con al­gu­nos po­pes de la cul­tu­ra. “Pro­cu­ro abrir bien los ojos y lle­nar­me el co­ra­zón con ca­da uno de es­tos via­jes y en­cuen­tros, que son una fuen­te de ins­pi­ra­ción”, di­ce. Acu­dió a la Ca­sa de Amé­ri­ca pa­ra ver una mues­tra de ar­tis­tas ar­gen­ti­nos y al Thyssen pa­ra ins­pec­cio­nar la ex­po­si­ción Ul­tra­mar, una se­lec­ción de pin­tu­ras de au­to­res co­mo Lu­cio Fon­ta­na y . “Fue muy ama­ble y Gui­ller­mo Kuit­ca na­tu­ral”, re­ve­la , di­rec­tor Gui­ller­mo So­la­na ar­tís­ti­co del Thyssen. “Le en­can­tó un cua­dro de . Tam­bién vio Ale­jan­dra See­ber la co­lec­ción per­ma­nen­te, don­de se in­tere­só por la pin­tu­ra mo­der­na”.

Ho­ras an­tes de re­gre­sar a Ar­gen­ti­na, mien­tra­sMa­cri re­co­rría las obras del nue­vo es­ta­dio del Atlé­ti­co deMa­drid (el man­da­ta­rio di­ri­gió el club Bo­ca Ju­niors en los años no­ven­ta), Awa­da “se es­ca­pó” al Pra­do pa­ra co­no­cer la co­lec­ción per­ma­nen­te y char­lar con el pre­si­den­te del pa­tro­na­to del mu­seo, . Tam­bién Pe­dro Pé­rez- Llor­ca fue al Rei­na So­fía, don­de se ci­tó con su sub­di­rec­tor. “Fue muy agra­da­ble”, di­ce . “Se in­tere­só por João Fer­nan­des Mi­ró, y otros ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos e Da­lí hi­zo una pa­ra­da fren­te al Guer­ni­ca de . Aun­que era su pri­me­ra vez en el Pi­cas­so mu­seo, co­no­cía las obras y sa­bía de lo que le es­ta­ba ha­blan­do. Es­ta­ba bien in­for­ma­da so­bre la ló­gi­ca de nues­tras co­lec­cio­nes”, apun­ta Fer­nan­des.

Pa­ra De Ar­tea­ga, Awa­da “siem­pre ha si­do una alia­da del ar­te”: “Vie­ne del diseño de mo­da, así que tie­ne un ojo for­ma­do en los co­lo­res y las for­mas. Le gus­ta la pin­tu­ra abs­trac­ta y el in­for­ma­lis­mo”. An­tes de ca­sar­se co­nMa­cri, ya te­nía una co­lec­ción con su ex­ma­ri­do, el he­re­de­ro bel­ga , “aman­te del

Bruno Bar­bier ar­te y con muy buen gus­to”. “En la ‘era Ma­cri’ ella ha po­ten­cia­do ese per­fil. No creo que al pre­si­den­te le in­tere­se, pe­ro la res­pe­ta por­que sa­be que ella ga­na pres­ti­gio con esa vo­ca­ción”, con­fie­sa la crí­ti­ca de La Na­ción. Así se cons­tru­ye una pri­me­ra da­ma.

“ES­TÁ MUY COM­PRO­ME­TI­DA CON EL AR­TE. ES UNA AU­TÉN­TI­CA ‘INSIDER”, DI­CE CAR­LOS URROZ

1

6 ICONO DE ES­TI­LO (4) En su pa­so por re­ci­bi­mien­toEs­pa­ña­sus es­ti­lis­mos. des­lum­bróen el Pa­la­cioPa­ra co­nel Real lu­ció un diseño de la fir­ma ar­gen­ti­na El 10 Mé­na­ge­de di­ciem­breà Trois. de (5) 2015 en la asun­ción co­mo pre­si­den­teMa­cri. La deMau­ri­cio­pa­re­ja tie­ne una hi­ja en co­mún, An­to­nia, de cin­co años. (6) Awa­da des­ple­gó sus co­no­ci­mien­tos de ar­te an­te la rei­na Le­ti­zia en la inau­gu­ra­ción de la úl­ti­ma edi­ción de AR­CO.

5

4

3 DE MU­SEO A PA­LA­CIO (1) Awa­da, du­ran­te un ac­to ofi­cial en Bue­nos Ai­res en mar­zo de 2016. (2) Jun­to a João Fer­nan­des, sub­di­rec­tor del Rei­na So­fía, en su re­cien­te vi­si­ta a Ma­drid. (3) Con Mau­ri­cio Ma­cri y los re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia en el Pa­la­cio Real.

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.