Re­ti­ro en jau­la ( de oro)

Los­vie­jos­lo­bos­deWa­llS­treet­se­ju­bi­la­ne­nF­lo­ri­da, tie­rra­de­sol, golf yba­jo­sim­pues­tos. Pe­roen­ve­je­ce­ren el pa­raí­so tie­ne un pre­cio.

Vanity Fair (Spain) - - VANITY ZOOM -

Los es­ta­dou­ni­den­ses com­par­ten un sue­ño. Des­pués de lar­gas dé­ca­das lu­chan­do con­tra otros ti­bu­ro­nes deWall Street, to­do po­pe de las fi­nan­zas desea ju­bi­lar­se a la ame­ri­can way: mu­dán­do­se a los eter­nos cam­pos de golf de Flo­ri­da. Con su cá­li­do sol in­ver­nal y la au­sen­cia­de im­pues­tos so­bre la ren­ta y la he­ren­cia, po­cos pue­den re­sis­tir­se a los en­can­tos de es­te es­ta­do su­re­ño. Pe­ro, na­tu­ral­men­te, en­ve­je­cer en el pa­raí­so tie­ne un pre­cio.

En Flo­ri­da hay pi­sos y ho­te­les de ul­tra­lu­jo con to­do ti­po de ame­ni­ties y un green fa­bu­lo­so, pe­ro na­da se com­pa­ra con la mem­bre­sía a al­guno de sus clu­bes más ex­clu­si­vos. En el me­jor de los ca­sos, es­ta mem­bers­hip se he­re­da en lí­nea di­rec­ta de al­gún abue­lo que fue prohom­bre de la in­dus­tria en la edad de oro re­tra­ta­da en las no­ve­las de . En ca­so con­tra­rio,

Edit­hWhar­ton hay que pa­sar una vi­da de­mos­tran­do que se es­tá a la al­tu­ra de lo que se re­pi­te aquí co­mo un­man­tra en­tre los so­cios: “Old mo­ney, quiet mo­ney”. Di­ne­ro (ymu­cho) a lo lar­go de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia, com­bi­na­do con un per­fil ba­jí­si­mo. Es­to, en un país don­de ha­blar de dó­la­res y éxi­to no es ta­bú, y que aca­ba de ele­gir a co­mo pre­si­den­te (el mag­na­te

Do­nald Trump tie­ne su pro­pio club en Pal­mBeach). Cla­ro que a ve­ces la vi­da en es­tos en­cla­ves

pue­de vol­ver­se so­li­ta­ria. Los so­cios son muy po­cos, muy­ma­yo­res y no es fá­cil in­vi­tar a ami­gos un fin de se­ma­na. Na­die par­pa­dea por el pre­cio que es­to im­pli­ca, pe­ro hay otras com­pli­ca­cio­nes. En uno de los clu­bes­más fa­mo­sos, por ejem­plo, si el in­vi­ta­do no de­mues­tra lo que aquí son “mo­da­les im­pe­ca­bles” o apa­re­ce con va­que­ros o chan­clas, las au­to­ri­da­des del es­ta­ble­ci­mien­to le en­vían un jer­sey de ca­che­mir ne­gro. El sig­ni­fi­ca­do: que se vuel­va al frío “mo­derno” de la Gran Man­za­na y no re­gre­se­más a la Tie­rra Pro­me­ti­da de los po­los co­lor pas­tel.

Du­ran­te las va­ca­cio­nes, na­tu­ral­men­te, los clu­bes se lle­nan de nie­tos. Pe­ro pa­ra los adul­tos jó­ve­nes que no quie­ren pa­sar el día en las pis­tas de te­nis o en el golf­nohay­mu­cho pa­ra ha­cer. Sin em­bar­go, una ami­ga deMan­hat­tan, ex­mo­de­lo y con­si­de­ra­da de las más chic de la ciu­dad, iba siem­pre que po­día al club de sus sue­gros. ¿Su se­cre­to? Ha­bía des­cu­bier­to en un pue­blo cer­cano la tien­da de se­gun­da mano don­de las fa­mi­lias bien do­na­ban la ro­pa cuan­do uno de sus miem­bros fa­lle­cía. Con la can­ti­dad de mujeres ma­yo­res mi­llo­na­rias y ele­gan­tes que ter­mi­na­ban sus días en es­ta zo­na, es­ta bou­ti­que ofre­cía siem­pre ga­ran­tía de vol­ver a ca­sa car­ga­da de mo­de­los vin­ta­ge úni­cos. Y por una frac­ción de lo que cos­ta­rían en Nue­va York. Des­pués de to­do, la for­tu­na ha­bía du­ra­do ya cua­tro ge­ne­ra­cio­nes en la fa­mi­lia, pe­ro pa­ra per­pe­tuar­la una quin­ta ha­bía que ha­cer cier­tos ajus­tes. Eso sí, siem­pre

con dis­cre­ción. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.