Ta­tia­na Mu­ñoz von Fürs­ten­berg nos des­ve­la su re­la­ción sen­ti­men­tal con Mark Shand, el fa­lle­ci­do her­mano de Ca­mi­lla Par­ker Bowles.

Hi­ja de un ban­que­ro es­pa­ñol y de una prin­ce­sa ale­ma­na, pu­do lle­ga­ra ser cu­ña­da de Ca­mi­lla Par­ke­rBowl es. Por pri­me­ra vez ha­bla de su re­la­ción sen­ti­men­tal y se­cre­ta con Mark Shand.

Vanity Fair (Spain) - - NEWS - – JUA­NA LIBEDINSKY

Lle­ga ago­ta­da a nues­tra ci­ta. Aca­ba de ate­rri­zar en Nue­va York y, a pe­sar del jet lag, acep­ta una co­pa. “Cham­pán, que el vino tin­to me a dor­me­ce ”, di­ce en­tre ri­sas

( Nue­va Ta­tia­na York, Mu­ñoz 1970) von Fürs­ten­berg mien­tras se des­plo­ma en el so­fá.

El can­san­cio no es so­lo del via­je. Pa­ra Ta­tia­na, hi­ja del ban­que­ro es­pa­ñol ya fa­lle­ci­do y de la con­de­sa

An­to­nio Mu­ñoz Ca­bre­ro , 2017arran­ca

Gra­tia von Fürs­ten­berg con va­rios pro­yec­tos im­por­tan­tes que ha ve­ni­do a desa­rro­llar a la ciu­dad don­de na­ció: en­tre ellos, una co­lec­ción­de jo­yas­pa­ra Ver­du­ra, la pres­ti­gio­sa fir­ma que fun­dó el du­que si­ci­liano en 1939, y

Ful­co di Ver­du­ra un li­bro cu­yo pe­sa­do ma­nus­cri­to aca­rrea con ca­ri­ño. “Yo lo lla­ma­ría un tra­ba­jo de fi­lo­so­fía”, re­su­me so­bre el vo­lu­men, que po­dría adap­tar­se al ci­ne. “Es­toy en con­ver­sa­cio­nes con un pro­duc­tor, fas­ci­na­do con la idea de ro­dar ese fil­me. Mi fa­mi­lia no sa­be na­da to­da­vía”, re­ve­la.

Evi­den­te­men­te, Ta­tia­na sa­be guar­dar se­cre­tos. Por ejem­plo, so­bre su vi­da sen­ti­men­tal. De he­cho, es­ta es la pri­me­ra vez que con­fir­ma ha­ber si­do “la pro­me­ti­da” de , el her­mano na­tu­ra­lis­ta

Mark Shand y aven­tu­re­ro de .

Ca­mi­lla Par­ker Bowles “Nos co­no­ci­mos en el con­ven­to que tie­ne una prin­ce­sa en el sur de Es­pa­ña. Al día si­guien­te, cuan­do nos que­da­mos so­los, besó mi mano y me pre­gun­tó dón­de ha­bía es­ta­do to­da su vi­da”, evo­ca. “Un sa­bio de In­dia le ha­bía re­ve­la­do que co­no­ce­ría

a la mu­jer de su vi­da en­ton­ces, tres años des­pués de su di­vor­cio. Un cha­mán en Mé­xi­co me ha­bía pre­di­cho al­go si­mi­lar. Nues­tras al­mas se re­co­no­cie­ron. Él ase­gu­ra­ba que lle­vá­ba­mos mu­chas vi­das jun­tos”.

Ta­tia­na, quien lle­va una vi­da muy dis­cre­ta y pa­sa gran par­te del año en So­to­gran­de, ro­dea­da de ca­ba­llos, co­men­ta que Shand le de­cía: “Mi amor, ¿cuán­do va­mos a con­tar­le al mundo so­bre no­so­tros?”. Pe­ro ella ne­ce­si­ta­ba tiem­po. El con­ser­va­cio­nis­ta bri­tá­ni­co, que li­de­ra­ba Elep­hant Fa­mily, una ONG de­di­ca­da a la pro­tec­ción de los ele­fan­tes, fa­lle­ció en 2014 en Nue­va York al gol­pear­se la ca­be­za a la sa­li­da de un even­to en el Gra­mercy Ho­tel. Te­nía 62 años y una hi­ja, , fru­to de su

Ayes­ha ma­tri­mo­nio con la ac­triz ,

Clio Golds­mith de quien se di­vor­ció en 2010.

“Mark po­seía un al­ma in­creí­ble”, re­cuer­da Ta­tia­na, a quien el nue­vo año ha in­su­fla­do las fuer­zas su­fi­cien­tes pa­ra re­co­no­cer su romance se­cre­to. Una re­la­ción ba­sa­da en gran par­te en el amor a la na­tu­ra­le­za que am­bos com­par­tían. Ta­tia­na, quien vi­vió 14 años en Mé­xi­co, des­cu­brió allí su co­ne­xión con la tie­rra. “Tam­bién me vol­ví una sa­na­do­ra prá­ni­ca, cu­ro con la ener­gía vi­tal”, di­ce Mu­ñoz von Fürs­ten­berg, y des­apa­re­ce tal co­mo lle­gó.

LA FA­MI­LIA DE TA­TIA­NA PO­SEE EL CAS­TI­LLO DE HERDRINGEN EN ALE­MA­NIA “Mark­me con­fe­só­que un sa­bio de In­dia le ha­bía di­cho que co­no­ce­ría a la­mu­jer de su­vi­da tres años des­pués de su di­vor­cio. Un cha­mán en Mé­xi­co­me ha­bía pre­di­cho al­go si­mi­lar”, re­ve­la Ta­tia­na Mu­ñoz von Fürs­ten­berg. Su pro­me­ti­do, her­mano de Ca­mi­lla Par­ker Bowles, fa­lle­ció re­pen­ti­na­men­te en Nue­va York en 2014. Te­nía 62 años y una hi­ja de un ma­tri­mo­nio an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.