LA CHI­CA DEL TRANVÍA

Un ca­so real. Un hom­bre cor­te­ja a una des­co­no­ci­da pe­gan­do car­te­les que ex­pli­can sus sen­ti­mien­tos. ANTONIO ORE­JU­DO plan­tea: ¿El amor cor­tés es ma­chis­mo?

Vanity Fair (Spain) - - NEWS - Antonio Ore­ju­do ha pu­bli­ca­do cin­co no­ve­las y tam­bién cuen­tos y ‘pla­quet­tes’ aquí y allá. Su úl­ti­mo li­bro: ‘Los Cin­co y yo’ (Tus­quets).

¿El amor cor­tés es ma­chis­ta? Antonio Ore­ju­do res­pon­de con una his­to­ria que ha sa­cu­di­do la Red.

Para quien no co­noz­ca la his­to­ria: es el 18 de abril de 2017 y son las 10:30 de la noche. Un gru­po de amigas sube al tranvía de re­gre­so a ca­sa tras unas fies­tas pa­tro­na­les de Mur­cia. En el mis­mo va­gón un chi­co no apar­ta los ojos de una de ellas, que se que­da so­la cuan­do las de­más se ba­jan. Él ima­gi­na que ella es­tá tris­te; al­go le di­ce que es­tá vi­vien­do un in­fierno y que él po­dría in­vi­tar­la a ce­nar y arran­car­le una son­ri­sa, pe­ro ni si­quie­ra se atre­ve a di­ri­gir­le la pa­la­bra. Se ba­ja y a la mañana si­guien­te re­dac­ta un car­tel des­cri­bien­do la si­tua­ción y sus sen­ti­mien­tos, ha­ce va­rias co­pias y las pe­ga en di­fe­ren­tes lu­ga­res de Mur­cia. Si lees es­to y quie­res co­no­cer­me, es­cri­be; aquí te de­jo mi nú­me­ro de te­lé­fono.

La his­to­ria tie­ne un ai­re fa­mi­liar, no so­lo por­que a to­dos nos gus­ta en oca­sio­nes ima­gi­nar vi­das aje­nas, sino tam­bién por­que es­ta es la his­to­ria de amor que la li­te­ra­tu­ra nos ha ve­ni­do con­tan­do des­de el si­glo XI, cuan­do los tro­va­do­res in­ven­ta­ron el amor cor­tés, aque­lla con­ven­ción li­te­ra­ria ba­sa­da en una idea­li­za­ción ex­tre­ma de la mu­jer, a la que el enamo­ra­do ren­día un va­sa­lla­je su­frien­te y go­zo­so. Re­su­mi­do así, na­da pa­re­ce es­tar más le­jos de nuestro ac­tual con­cep­to de ma­chis­mo que aquel amor cor­tés. Sin em­bar­go, po­cas con­ven­cio­nes li­te­ra­rias han con­tri­bui­do más a la construcción en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de una ima­gen de la mu­jer tan no­ci­va co­mo ale­ja­da de la reali­dad. La mu­jer a la que can­tan los tro­va­do­res y que lue­go ins­pi­ra­rá a los poe­tas ita­lia­nos del dolce stil no­vo y lue­go a los poe­tas es­pa­ño­les del Re­na­ci­mien­to y lue­go a los ro­mán­ti­cos en una su­ce­sión de poe­mas y can­cio­nes que lle­ga has­ta Da­vid Bis­bal es una fi­gu­ra pa­si­va, dis­tan­te, des­de­ño­sa y ad­mi­ra­ble. Y so­bre to­do mu­da.

Las mu­je­res no ha­blan nun­ca en los poe­mas amo­ro­sos de Dan­te, Pe­trar­ca o Gar­ci­la­so de la Vega. Sa­be­mos que los hom­bres se enamo­ran de ellas con so­lo mi­rar­las, pe­ro nin­guno de los mi­les y mi­les de poe­mas pe­trar­quis­tas nos di­ce por qué las mu­je­res no co­rres­pon­den a es­tos te­na­ces y apa­sio­na­dos aman­tes, que mue­ren por ellas al con­tem­plar sus blan­cas pie­les y sus ca­be­llos de oro. A la pre­gun­ta de cómo se sien­ten las ama­das del Si­glo de Oro des­per­tan­do se­me­jan­te ve­ne­ra­ción, los poe­tas res­pon­den con si­len­cio.

La chi­ca del tranvía rom­pió el otro día es­te si­len­cio mi­le­na­rio. En­te­ra­da de que el ti­po que la mi­ra­ba la es­ta­ba bus­can­do, hi­zo cir­cu­lar por las re­des una res­pues­ta que al mar­gen de su ve­ra­ci­dad re­sul­ta muy in­tere­san­te por­que con­fron­ta la reali­dad con una idea li­te­ra­ria de la mu­jer, que a fuer­za de re­pe­tir­se si­glo tras si­glo ha mol­dea­do nuestro com­por­ta­mien­to.

En ella nos ha­ce sa­ber que cuan­do un ex­tra­ño con­tem­pla ex­ta­sia­do el co­lor “en tan­to que de rosa y azu­ce­na” de un ros­tro fe­me­nino, su por­ta­do­ra no se des­ha­ce, sino que va­lo­ra el ries­go, es­pe­ra que el ex­tra­ño no se le acer­que y cuan­do lle­ga a ca­sa es­cri­be a sus amigas para que se­pan que ha so­bre­vi­vi­do. La reali­dad es muy po­co pe­trar­quis­ta.

Al­guien di­rá que epi­so­dios co­mo es­te aca­ba­rán des­tru­yen­do el ro­man­ti­cis­mo de las mi­ra­das. Pe­ro igual es­te ro­man­ti­cis­mo de las mi­ra­das no ha exis­ti­do nun­ca o so­lo ha exis­ti­do en la in­fla­ma­da ima­gi­na­ción de los poe­tas, que eran hom­bres. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.