AL­BERT PI­DE el TACO

Vanity Fair (Spain) - - CARTA DEL DIRECTOR -

Que­ri­dos lec­to­res, la po­lí­ti­ca va mal. Y no so­lo por­que Ma­ri­ne Le Pen lle­ga­ra has­ta las pos­tri­me­rías de las elec­cio­nes fran­ce­sas ha­ce un par de se­ma­nas, el Bre­xit si­ga su cur­so, vi­va­mos la mayor cri­sis de re­fu­gia­dos des­de la II Gue­rra Mun­dial y Trump es­té de­ci­dien­do a qué país des­plan­ta hoy mis­mo. Tam­bién no­so­tros te­ne­mos la ca­sa sin ba­rrer, pues asis­ti­mos a due­los fra­tri­ci­das en el seno de los tres par­ti­dos más vo­ta­dos de nuestro ar­co par­la­men­ta­rio. Mien­tras el PP es bru­tal­men­te azo­ta­do por in­con­ta­bles tra­mas ju­di­cia­les, el PSOE da pa­ta­das de aho­ga­do en su pro­ce­so de re­ge­ne­ra­ción des­com­po­si­ti­va y Po­de­mos aún bus­ca aco­mo­do para Íñi­go Erre­jón tras la boda de san­gre de Vis­ta­le­gre.

Con es­te pa­no­ra­ma he­mos de­ci­di­do fi­jar­nos en Al­bert Rivera, siem­pre al al­za en las en­cues­tas de va­lo­ra­ción del CIS pe­se a que Ciu­da­da­nos per­die­ra ocho es­ca­ños en­tre las elec­cio­nes de di­ciem­bre de 2015 y las de julio de 2016. Su au­to­pro­cla­ma­ción co­mo ada­lid an­ti­co­rrup­ción asien­ta una pa­ra­do­ja sur­gi­da de sos­te­ner si­mul­tá­nea­men­te los pre­su­pues­tos de un Ra­joy en­tre la es­pa­da y la pa­red. Aun así —ya lo di­jo el pa­sa­do ve­rano—, no le im­por­ta ver ero­sio­na­da su cre­di­bi­li­dad si es por el bien de Es­pa­ña, una de­cla­ra­ción que en­cie­rra tan­ta preo­cu­pan­te sin­ce­ri­dad co­mo bi­so­ña vo­ca­ción de ser­vi­cio. Fren­te a la pos­ver­dad y a los “he­chos al­ter­na­ti­vos” acu­ña­dos por la piz­pi­re­ta Kell­yan­ne Con­way, po­dría­mos es­ta­ble­cer un nue­vo pa­ra­dig­ma: las “ver­da­des su­ce­si­vas no co­rre­la­ti­vas” (VSNC). Me creo que los po­lí­ti­cos sien­tan co­mo cier­to lo que afir­man a tiem­po real; que se pue­da

Fren­te a la pos­ver­dad y a los ‘he­chos al­ter­na­ti­vos’ acu­ña­dos por la piz­pi­re­ta Kell­yan­ne Con­way, po­dría­mos es­ta­ble­cer un nue­vo pa­ra­dig­ma: las ‘ver­da­des su­ce­si­vas no co­rre­la­ti­vas”

lle­var a ca­bo ya es otra co­sa. Pe­ro si Neo se hu­bie­ra con­for­ma­do con el menú del día, se­gui­ría­mos pe­nan­do en Ma­trix.

De esa con­tra­dic­ción y otras mu­chas cues­tio­nes nos des­pa­cha­mos lar­go y ten­di­do en un nú­me­ro en que Rivera ha te­ni­do a bien po­sar cor­tan­do con ti­je­ras bien grandes los si­mu­la­cros de tar­je­tas black que le ofre­ci­mos para el shoo­ting. Un atre­zo que re­pre­sen­ta por si­néc­do­que to­das las pá­gi­nas feas de los pe­rió­di­cos que, sin me­re­cer­lo, he­mos te­ni­do que leer du­ran­te los úl­ti­mos años. Al hi­lo del ac­ting y las fo­tos sim­bó­li­cas, ha­ce unos días otro po­lí­ti­co muy me­diá­ti­co me pre­gun­ta­ba qué es lo que ga­na­ba él “saliendo dis­fra­za­do” en Va­nity Fair, a lo que le res­pon­dí co­mo un re­sor­te que esa des­con­tex­tua­li­za­ción icó­ni­ca le si­tua­ba en otro lu­gar más ama­ble y per­du­ra­ble para los lec­to­res que in­sul­tan­do a sus com­pa­ñe­ros de he­mi­ci­clo, aun­que fue­ra en cla­ve de ri­ma.

Con­tra las to­ne­la­das de exa­brup­tos, im­per­ti­nen­cias, de­cla­ra­cio­nes y con­tra­de­cla­ra­cio­nes que- tie­nen- es­truc­tu­ra- de- tuit #Fo­rYou­rCon­si­de­ra­tion, la ma­ni­da ima­gen que cuen­ta co­mo mil pa­la­bras re­cla­ma hoy más vi­gen­cia que nun­ca. In­de­pen­dien­te­men­te de que el dis­cur­so del na­ran­ja sea cohe­ren­te con el idea­rio des­ple­ga­do en la ya le­ja­na Ca­ta­lu­ña de 2006, nos gus­ta ti­rar una lí­nea rec­ta en­tre la fo­to de cam­pa­ña del vein­tea­ñe­ro con po­co que ocul­tar (des­pe­lo­ta­do) y la se­sión que nos ocu­pa, que ape­la a una trans­pa­ren­cia ho­mó­lo­ga. A sus ape­nas 38 años, gua­po, ro­bus­to, cen­tro­li­be­ral y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.