LA JEQUESA ENAMO­RA­DA DE EX­TRE­MA­DU­RA

La hí­pi­ca la acer­có a Es­pa­ña y en Je­rez co­no­ció a su ma­ri­do, el emir de Du­bái. La hi­ja del rey de Jor­da­nia ama nuestro país. Es­ta es su his­to­ria. En­tre los ami­gos es­pa­ño­les de Ha­ya de Jor­da­nia fi­gu­ran Sergio Álvarez, Mar­ta Or­te­ga o Ca­ye­tano Martínez de I

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - – MARÍA LUISA GARCÍA-MORO

Cuan­do la prin­ce­sa Ha­ya bint al Hu­sein (Amán, 1974) te­nía tres años, su ma­dre fa­lle­ció trá­gi­ca­men­te en un ac­ci­den­te de he­li­cóp­te­ro en la ca­pi­tal jor­da­na. Fue en­ton­ces cuan­do des­per­tó su afi­ción por la hí­pi­ca. Su pa­dre, el rey Hu­sein I de Jor­da­nia, le re­ga­ló un po­tro, Daugh­ter of the wind, para que se res­pon­sa­bi­li­za­ra de sus cui­da­dos y ate­nua­ra, en la me­di­da de lo po­si­ble, su me­lan­co­lía. “Cui­dar de otro ser vi­vo es qui­zá la me­jor ma­ne­ra de so­bre­lle­var la pér­di­da”, re­co­no­ció, ya adul­ta, en una entrevista con­ce­di­da a The New York Ti­mes. Una cla­ra re­fe­ren­cia a ese ca­ba­llo que dul­ci­fi­có la in­fan­cia de la be­lla her­ma­na mayor del rey Ab­da­lá II y cu­ña­da de la rei­na Ra­nia.

A los 12 años Ha­ya pi­só por pri­me­ra vez la are­na de una com­pe­ti­ción hí­pi­ca. Des­de en­ton­ces, la dis­cre­ta y ele­gan­te prin­ce­sa es una ama­zo­na ex­per­ta que lle­gó a re­pre­sen­tar a su país en los Jue­gos Olím­pi­cos de Síd­ney del año 2000. Esa afi­ción por la

equi­ta­ción la ha con­ver­ti­do en una enamo­ra­da de Es­pa­ña, país que ha vi­si­ta­do asi­dua­men­te des­de su ju­ven­tud para asis­tir a com­pe­ti­cio­nes y ca­rre­ras de caballos. En­tre sus ami­gos fi­gu­ran ji­ne­tes na­cio­na­les co­mo Sergio Álvarez, Mar­ta Or­te­ga o Ca­ye­tano Martínez de Iru­jo y en el mun­di­llo ecues­tre se co­men­ta que du­ran­te un tiem­po man­tu­vo una re­la­ción sen­ti­men­tal con el ji­ne­te y en­tre­na­dor es­pa­ñol José Si­mó.

Es­pa­ña Tu­vo que Ser

Pe­ro fue en los World Eques­trian Ga­mes ce­le­bra­dos en Je­rez de la Fron­te­ra en 2002 don­de en­con­tró al hom­bre de su vi­da, el je­que Moha­med bin Ras­hid al Mak­tum, de 67 años. “Ya nos co­no­cía­mos, pe­ro allí sur­gió el fle­cha­zo. Es in­creí­ble en­ten­der­se con al­guien sin ne­ce­si­dad de ha­blar”, con­fe­só ella en una entrevista. El emir de Du­bái y pri­mer mi­nis­tro y vi­ce­pre­si­den­te de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Ha­ya de Jor­da­nia se ca­sa­ron en abril de 2004 en una ce­re­mo­nia pri­va­da en el pa­la­cio Al Ba­ra­ka de Amán. Jun­tos son pa­dres de dos hi­jos: la jequesa Al Ja­li­la, de nue­ve años, y el je­que Za­yed, de cin­co. Co­mo se pue­de com­pro­bar en las fo­to­gra­fías de su cuen­ta de Ins­ta­gram, sus pa­dres les han in­cul­ca­do su afi­ción por la hí­pi­ca.

Moha­med bin Ras­hid al Mak­tum es el más atrac­ti­vo de los go­ber­nan­tes ára­bes. Sue­le acu­dir ca­da año a As­cot ata­via­do con cha­qué, som­bre­ro de co­pa y ga­fas de sol. Su pa­tri­mo­nio as­cien­de a 12.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún la pren­sa eco­nó­mi­ca, y po­see pro­pie­da­des re­par­ti­das por to­do el mundo. Al igual que su es­po­sa, es un enamo­ra­do de Es­pa­ña, don­de tie­ne dos fin­cas de re­creo en Ex­tre­ma­du­ra. Una de 1.000 hec­tá­reas cer­ca­na a Lle­re­na y otra de 400 hec­tá­reas en las pro­xi­mi­da­des de Al­bur­quer­que. Am­bas es­tán des­ti­na­das a la cría de caballos.

El año pa­sa­do, el emir com­pró una ter­ce­ra pro­pie­dad en Ex­tre­ma­du­ra, La Aso­ma­da. Una fin­ca de 200 hec­tá­reas si­tua­da en­tre Oli­ven­za y Tá­li­ga que con­ver­ti­rá en su re­si­den­cia de ocio y des­can­so y don­de tam­bién se de­di­ca­rá a la ca­za y la cría de cor­de­ros para co­mer­cia­li­zar­los en Emi­ra­tos Ára­bes. El pro­pio Al Mak­tum se en­car­gó de su­per­vi­sar las obras de la vi­vien­da el año pa­sa­do. Ade­más, ne­go­cia con el Ayun­ta­mien­to de Ba­da­joz la ce­sión de unos te­rre­nos mu­ni­ci­pa­les para cons­truir un club hí­pi­co en el que or­ga­ni­zar tor­neos de raid, mo­da­li­dad que él prac­ti­ca asi­dua­men­te co­mo ji­ne­te.

Des­de que se con­vir­tió en ma­dre ha­ce ca­si una dé­ca­da, Ha­ya ha ate­nua­do su pre­sen­cia en con­cur­sos de equi­ta­ción. Ahora dis­fru­ta edu­can­do a sus dos hi­jos, con quie­nes com­par­te nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des de ocio. Tam­bién co­la­bo­ra con dis­tin­tas ONG y es em­ba­ja­do­ra de Bue­na Vo­lun­tad del Pro­gra­ma de Ali­men­tos de la ONU. Y, cuan­do su agen­da se lo per­mi­te, vie­ne a nuestro país en el jet pri­va­do fa­mi­liar, un Boeing 747. Los pa­cen­ses aún re­cuer­dan aquel día de abril de 2016 en el que el emir de Du­bái des­cen­dió de su avión ves­ti­do con un lla­ma­ti­vo chán­dal para vi­si­tar sus do­mi­nios ex­tre­me­ños.

UNA VI­DA EN LAS CA­RRE­RAS (1) La prin­ce­sa Ha­ya de Jor­da­nia y su ma­ri­do, Sheikh Moha­med bin Ras­hid al Mak­tum, en el hi­pó­dro­mo de As­cot. (2) La prin­ce­sa, hi­ja del rey Hu­sein I de Jor­da­nia, en una ima­gen de su in­fan­cia en Amán.

4

3

DE DU­BÁI A BA­DA­JOZ

(3) El emir y su es­po­sa con su hi­ja mayor, Al Ja­li­la, en mar­zo de 2016 en la Du­bai World Cup. (4) El je­que des­cien­de de su Boeing 747 du­ran­te una de sus vi­si­tas re­cien­tes a Ex­tre­ma­du­ra, don­de fue re­ci­bi­do por el al­cal­de de Ba­da­joz, Fran­cis­co Javier Fra­go­so (de es­pal­das).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.