LORENZO CAPRILE

Es uno de los mo­dis­tas fa­vo­ri­tos de la al­ta so­cie­dad es­pa­ño­la. Su­yos son los vestidos de novia de la in­fan­ta Cris­ti­na, Car­la Ro­yo-Vi­lla­no­va o Kha­li el As­sir. Au­tor de va­rios li­bros so­bre moda y pro­to­co­lo, Caprile evo­ca su eta­pa de es­tu­dian­te de EGB en el

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM -

Es­ta fo­to­gra­fía de­be de ser de 1976 o 1977. Yo te­nía 9 o 10 años. Es­ta­ba en quin­to de EGB en el SEK de Ciu­dal­cam­po en Ma­drid. Lo aca­ba­ban de inau­gu­rar y to­das las au­las eran nue­vas. La ins­tan­tá­nea la to­ma­ron du­ran­te la jor­na­da de puer­tas abier­tas, cuan­do los padres iban a ver el co­le­gio y a ha­blar con los pro­fe­so­res. Mi ca­ra es de ‘¡me­nu­do co­ña­zo!’.

Al­go de­bía de ha­ber he­cho, por­que mi ma­dre, Pao­la, una se­ño­ra a quien so­lían con­fun­dir con la ac­triz ita­lia­na Sil­va­na Man­gano —que por aquel en­ton­ces vi­vía en Ma­drid— o con Lu­cía Bo­sé, me es­ta­ba lim­pian­do el jer­sey o… echan­do un ra­pa­pol­vo.

Fui un ni­ño muy fe­liz. Aho­ra que to­do el mun­do se apun­ta al aco­so es­co­lar, yo di­go: ‘Pues mi­ra, no’. Si no se me­tían con­ti­go por ma­ri­ca se me­tían por gor­di­to o por em­po­llón, pe­ro tú res­pon­días. Era lo nor­mal en esa épo­ca. Guar­do muy bue­nos re­cuer­dos y muy bue­nos ami­gos.

Mis asig­na­tu­ras fa­vo­ri­tas eran las de le­tras [el mo­dis­ta aca­ba­ría li­cen­cián­do­se en Len­gua y Li­te­ra­tu­ra por la Uni­ver­si­dad de Flo­ren­cia]. Des­ta­ca­ba mu­chí­si­mo en Historia, Len­gua y Li­te­ra­tu­ra. No sus­pen­día, pe­ro se me ha­cían más cues­ta arri­ba las Ma­te­má­ti­cas y la Fí­si­ca. Ex­tra­ña­men­te, en Quí­mi­ca sa­qué siem­pre muy bue­nas no­tas. Un mis­te­rio. Si­go sien­do el mis­mo zam­pa­bo­llos de en­ton­ces”.

Lorenzo Caprile con su ma­dre, Pao­la, en la jor­na­da de puer­tas abier­tas de su co­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.