Ma­chis­mo con fil­tro

“Los hom­bres de Ins­ta­gram de­be­rían ha­blar con sus ma­dres”, cla­ma la au­to­ra. Aus­ter de­nun­cia có­mo es­ta red so­cial cen­su­ra cier­tas imá­ge­nes y pro­mue­ve otras se­xis­tas.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM -

En 2015 a Sam Rod­dick, ar­tis­ta y fun­da­do­ra del es­ta­ble­ci­mien­to de len­ce­ría Co­co de Mer, le prohi­bie­ron ac­ce­der a Ins­ta­gram de por vi­da des­pués de pu­bli­car unas imá­ge­nes de cier­tos ador­nos con los que ha­bía de­co­ra­do su ca­sa que te­nían for­ma de va­gi­na. La cuen­ta de Step­ha­nie Sar­ley, en la que es­ta apa­re­ce me­tien­do el de­do en di­ver­sas fru­tas, ha si­do blo­quea­da tres ve­ces. A Pe­tra Co­llins le ce­rra­ron la su­ya por mos­trar ve­llo pú­bi­co por en­ci­ma de un bi­qui­ni; y una ima­gen que ha subido Cass Bird, en la que se ve a su hi­ja pro­bán­do­se el su­je­ta­dor de Bird con dos man­za­nas co­mo re­lleno, se ha eli­mi­na­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes. No re­sul­ta sor­pren­den­te que una em­pre­sa crea­da por hom­bres se di­ri­ja a un pú­bli­co mas­cu­lino. Las imá­ge­nes de mo­de­los de Vic­to­ria’s Se­cret en ro­pa in­te­rior si­guen sien­do uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les de es­ta red so­cial; sin em­bar­go, las fotografías de una ma­dre dan­do el pe­cho se cen­su­ran. La ob­se­sión de Ins­ta­gram por pro­mo­ver la vir­tud es tan se­xis­ta co­mo ri­dí­cu­la, y po­ne de ma­ni­fies­to un pro­ble­ma cul­tu­ral de ma­yor ca­la­do. En abril de 2017 Ins­ta­gram al­can­zó los 700 mi­llo­nes de usua­rios men­sua­les, un nú­me­ro que no de­ja de au­men­tar. La ta­rea de con­tro­lar el con­te­ni­do se com­pli­ca ca­da vez más, pe­ro las nue­vas prohi­bi­cio­nes sur­gen sin ce­sar. En­tre las imá­ge­nes que se han eli­mi­na­do se en­cuen­tran el ve­llo pú­bi­co que aso­ma por de­ba­jo de la ro­pa in­te­rior, la fo­to­gra­fía de una mu­jer sen­ta­da en un inodo­ro, una chi­ca trans­gé­ne­ro que mos­tra­ba sus se­nos in­ci­pien­tes y una mu­jer ma­du­ra que se ha­bía he­cho un sel­fie des­nu­da, con las ma­nos es­tra­té­gi­ca­men­te co­lo­ca­das. Es­tos son so­lo al­gu­nos ejem­plos. La hi­po­cre­sía de Ins­ta­gram ra­di­ca en que la em­pre­sa afir­ma que los des­nu­dos y las imá­ge­nes de con­te­ni­do se­xual es­tán prohi­bi­dos, pe­ro la ma­yo­ría de lo que se pu­bli­ca son fotos de tono se­xual y de per­so­nas sin ro­pa. La di­fe­ren­cia en­tre qué ma­te­rial cen­su­ran y cuál aprue­ban le­gi­ti­ma los peo­res as­pec­tos de las re­pre­sen­ta­cio­nes se­xua­les, y en­vía un men­sa­je pe­li­gro­so a las mu­je­res.

En esen­cia, Ins­ta­gram se ha con­ver­ti­do en un sa­fa­ri cul­tu­ral del mun­do con­tem­po­rá­neo que re­ve­la ver­da­des re­la­ti­vas al cli­ma mi­só­gino en que vi­vi­mos. El odio que las mu­je­res le ins­pi­ran a Trump (el pre­si­den­te las ha ca­li­fi­ca­do de “cer­das”, “ani­ma­les as­que­ro­sos” y “pe­rras”) ha nor­ma­li­za­do la vio­len­cia con­tra es­tas en las re­des so­cia­les, y tam­bién ha crea­do una pla­ta­for­ma pa­ra que esa vio­len­cia se ex­pre­se. Evi­den­te­men­te, no le atri­bu­yo úni­ca­men­te a Trump la apa­ri­ción de es­te fe­nó­meno; ha­bla­mos de una epi­de­mia cul­tu­ral que lle­va mu­cho tiem­po desa­rro­llán­do­se, pe­ro que ha re­ci­bi­do un ba­lón de oxí­geno pa­ra que si­ga for­man­do par­te de las per­ver­sas ideas im­plí­ci­tas que con­fi­gu­ran nues­tro mun­do. Ins­ta­gram re­bo­sa co­men­ta­rios so­bre los cuer­pos de las mu­je­res, ata­ques a su li­ber­tad se­xual y eti­que­tas co­mo “zo­rra” y “pu­ta”; no obs­tan­te, la pa­la­bra “vo­lup­tuo­sa” fue eli­mi­na­da co­mo hash­tag du­ran­te cier­to pe­río­do. El mo­do en que se or­ga­ni­za el con­te­ni­do po­ne de ma­ni­fies­to la exis­ten­cia de una mi­ra­da ado­les­cen­te y se­xis­ta. No re­sul­ta sor­pren­den­te que el sec­tor tec­no­ló­gi­co lo com­pon­gan so­bre to­do hom­bres jó­ve­nes, ni que las mu­je­res de la mis­ma edad co­bren un 25 por cien­to me­nos. Los di­ri­gen­tes ca­re­cen del ba­ga­je ne­ce­sa­rio pa­ra en­ten­der las ideas an­tes ex­pues­tas a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes.

Lo bueno de Ins­ta­gram es que es una pla­ta­for­ma au­to­go­ber­na­da que per­mi­te que la gen­te se co­mu­ni­que con ví­deos y fotografías; sin em­bar­go, pa­ra que sea de ve­ras un vehícu­lo de ex­pre­sión per­so­nal, de­be ser una de­mo­cra­cia, y en una au­tén­ti­ca de­mo­cra­cia no pue­de ha­ber cen­su­ra. Prohi­bir un de­ba­te pú­bli­co emo­cio­nal­men­te com­ple­jo con­tri­bu­ye a crear una so­cie­da opre­si­va. Creo que los hom­bres de Ins­ta­gram de­be­rían ha­blar lar­go y ten­di­do con sus ma­dres. �

Sop­hie Aus­ter es can­tan­te, es­cri­to­ra y ac­ti­vis­ta. Su ter­cer LP, ‘Next Ti­me’, es un ho­me­na­je a los gru­pos de chi­cas de los se­sen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.