EL SOMBRERERO CUER­DO

Ha co­la­bo­ra­do con Ga­lliano, con Raf Si­mons y con Ma­ria Gra­zia Chiu­ri. Sombrerero cla­ve en la his­to­ria de Dior, Step­hen Jo­nes nos cuen­ta por qué de­be­mos ir a ver la ex­po­si­ción que ce­le­bra los 70 años de la mai­son.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por RA­QUEL PE­LÁEZ y MARTA MAR­TÍ­NEZ

Fi­gu­ra cla­ve en la his­to­ria de la mai­son Dior, Step­hen

Jo­nes di­sec­cio­na la ex­po­si­ción que rinde ho­me­na­je en Pa­rís al mo­dis­to del New Look.

Step­hen Jo­nes es, ade­más de uno de los som­bre­re­ros más pres­ti­gio­sos del mun­do, una fi­gu­ra cla­ve en la ex­plo­sión de la vanguardia fas­hion que ger­mi­nó en Lon­dres pe­ro que se hi­zo glo­bal des­de Pa­rís (y que tu­vo co­mo gran­des pro­ta­go­nis­tas a John Ga­lliano ya Ale­xan­der McQueen). An­tes de mu­dar­se a Pa­rís y fun­dar su pro­pia fir­ma, fue par­te de los Blitz Kids, la tri­bu que fre­cuen­ta­ba en los ochen­ta la dis­co­te­ca don­de se ges­tó el mo­vi­mien­to de los Nue­vos Ro­mán­ti­cos ( Du­ran Du­ran, Span­dau Ba­llet). Jo­nes no so­lo ha ador­na­do en oca­sio­nes es­pe­cia­les las ca­be­zas de Björk, Ali­son Gold­frapp, Sop­hie Ellis-Bex­tor, Ma­don­na, Bar­bra Strei­sand o Bryan Ferry, sino que ade­más ha for­ma­do par­te de la his­to­ria de Dior las úl­ti­mas dos dé­ca­das: tra­ba­jó con Ga­lliano, ofre­ció sus ser­vi­cios a Raf Si­mons y aho­ra co­la­bo­ra con Ma­ria Gra­zia Chiu­ri. Por eso, cuan­do él di­ce que se enor­gu­lle­ce de for­mar par­te de la ex­po­si­ción Christian Dior, crea­dor de sue­ños que ce­le­bra los 70 años de Dior (en el Mu­seo de las Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Pa­rís has­ta el 7 de enero) por­que “en el mun­do de la mo­da no hay na­da que sea más fas­hion”, la afir­ma­ción tie­ne un va­lor es­pe­cial. Vie­ne de un pro­fe­sio­nal que co­no­ce bien la mai­son de Ave­nue Mon­taig­ne. “John me lla­mó un buen día y me in­vi­tó a ir a Pa­rís pa­ra tra­ba­jar con él. Que­ría que hi­cie­se los som­bre­ros de su pri­me­ra co­lec­ción”, re­me­mo­ra. John era el di­se­ña­dor John Ga­lliano y aque­lla pri­me­ra co­lec­ción pa­ra Dior su­pu­so una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en el

“CREO QUE MA­RIA GRA­ZIA HA TRAÍ­DO UNA FRA­GI­LI­DAD POÉ­TI­CA A LA CA­SA DIOR”

“ME IM­PRE­SIO­NÓ QUE EN DIOR SE ME PER­MI­TIE­RA PO­NER IN­SEC­TOS EN LA CA­RA DE LAS MO­DE­LOS”

mun­do de la mo­da. Co­rría el año 1992 y el gi­bral­ta­re­ño se ha­cía con el con­trol del bu­que in­sig­nia de la cos­tu­ra con una pro­pues­ta tea­tral que de­mos­tra­ba que era po­si­ble su­pe­rar el le­ga­do del New Look, crea­do por el fun­da­dor de la ca­sa, mon­sieur Christian Dior (Fran­cia, 1905 – Ita­lia, 1957).

Jo­nes re­cuer­da per­fec­ta­men­te la pri­me­ra vez que vio un ves­ti­do del maes­tro: “Era es­tu­dian­te en la es­cue­la de ar­te Saint Mar­tins de Lon­dres. Es­ta­ba mi­ran­do un Vo­gue y apa­re­cie­ron ahí to­dos esos ves­ti­dos ma­ra­vi­llo­sos de los años cin­cuen­ta que ju­ga­ban con la geo­me­tría y los te­ji­dos”. La vi­sión de aque­lla mu­jer flor crea­da por el se­ñor Dior (la fal­da eran los pé­ta­los; las pier­nas fe­me­ni­nas, la co­ro­la; el cuer­po, el ta­llo) se gra­bó a fue­go en su men­te y se con­vir­tió en una in­fluen­cia de­fi­ni­ti­va en su ca­rre­ra.

Pe­ro él no fue el úni­co al que el New Look le cam­bió la vi­da. En la ex­po­si­ción re­tros­pec­ti­va, don­de se mues­tran 300 pie­zas de al­ta cos­tu­ra que re­co­rren la his­to­ria y el le­ga­do de la ca­sa de Ave­nue Mon­taig­ne, el vi­si­tan­te po­drá ver có­mo el es­pí­ri­tu de Dior se ha ido per­pe­tuan­do a lo lar­go de sie­te dé­ca­das en las arries­ga­das si­lue­tas de Saint Laurent, la ra­cio­na­li­dad be­llí­si­ma de Marc Bohan, la rim­bom­ban­cia de Gian­fran­co Ferré, el sen­sa­cio­na­lis­mo his­to­ria­do y punk de John Ga­lliano, el minimalismo de Raf Si­mons y, por fin, la apro­xi­ma­ción fe­mi­nis­ta de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, la pri­me­ra mu­jer al fren­te del de­par­ta­men­to crea­ti­vo de la mai­son. Los ves­ti­dos se al­ter­nan con fotografías de se­sio­nes de mo­da, cien­tos de do­cu­men­tos in­ter­nos, ilus­tra­cio­nes, bo­ce­tos, cartas, no­tas, do­sie­res pu­bli­ci­ta­rios y so­bre to­do com­ple­men­tos (som­bre­ros, jo­yas, bol­sos, za­pa­tos y fras­cos de per­fu­mes). Es en es­ta sec­ción don­de en­tra en jue­go el tra­ba­jo de Jo­nes, quien ha­bla de la ac­tual di­rec­to­ra crea­ti­va: “Ma­ria Gra­zia ha traí­do a la ca­sa una fra­gi­li­dad poé­ti­ca con la que cual­quier mu­jer fuer­te se pue­de sen­tir a gus­to”. A Jo­nes, sin em­bar­go, le cues­ta de­ci­dir cuál es la pie­za crea­da por él de la que se sien­te más or­gu­llo­so: “Qui­zá la más­ca­ra con for­ma de ara­ña gi­gan­te del des­fi­le de al­ta cos­tu­ra de pri­ma­ve­ra de 2017, por­que téc­ni­ca­men­te fue di­fi­ci­lí­si­ma de cons­truir”.

A pe­sar de los años en la mai­son, Jo­nes si­gue sor­pren­dién­do­se ca­da vez que com­prue­ba las au­da­cias de las que son ca­pa­ces en Ave­nue Mon­taig­ne: “¡Nun­ca pen­sé que me de­ja­rían po­ner in­sec­tos en la ca­ra de las mo­de­los!”. Aho­ra esas pie­zas for­man par­te de la ex­po­si­ción, por su­pues­to. ¿No se mue­re por ver­las? �

FIES­TA ETER­NA El sombrerero, jun­to a la ex­per­ta en ar­te Patty Wong, en una fies­ta en 1999. Am­bos lu­cen to­ca­dos de Jo­nes.

Ob­je­tos ex­pues­tos en la mues­tra pa­ri­si­na Christian Dior, crea­dor de sue­ños.

PIO­NE­RO Step­hen Jo­nes, en su pri­me­ra tien­da en 1980. Aba­jo, in­te­rior de la ex­po­si­ción y, a la dcha., más­ca­ra in­sec­to de Jo­nes pa­ra Dior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.