EL BUEN BAN­QUE­RO

Di­jo “no” a la tar­je­ta ‘black’ que le ofre­ció su pre­si­den­te, Ro­dri­go Ra­to. Y di­mi­tió tras ser impu­tado en el ca­so Ban­kia, que in­ves­ti­ga si las cuen­tas fue­ron ma­qui­lla­das. Pe­ro el ex­con­se­je­ro ase­gu­ra que no hu­bo es­ta­fa: el agu­je­ro mi­llo­na­rio que pro­vo­có el

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - T IEM­PO D E L E C T U R A : 14 '

De to­dos los con­se­je­ros de Ban­kia, so­lo Fran­cis­co Ver­dú re­cha­zó la tar­je­ta black que le ofre­ció Ro­dri­go Ra­to. Aho­ra cuen­ta có­mo le afec­to aquel “no” a su vi­da y a su tra­ba­jo.

Una ru­bia elás­ti­ca cru­za a to­da pri­sa el hall de es­te ex­clu­si­vo ho­tel de Ma­llor­ca ca­mino a la in­fi­nity pool con vis­tas a la bahía, don­de otros ex­clu­si­vos tu­ris­tas de pie­les an­sio­sas de sol dis­fru­tan con la son­ri­sa de la vi­da por de­lan­te. Fran­cis­co Ver­dú (Al­coy, 1955) apa­re­ce en la te­rra­za en la que nos he­mos ci­ta­do, un tan­to so­fo­ca­do, des­pués de su pa­seo ma­tu­tino. Hom­bre gran­de, ca­mi­sa ra­ya­da que se afa­na por sa­lir­se del pan­ta­lón, abra­za y be­sa con ca­ri­ño.

—Pa­se­mos den­tro —di­ce afa­ble, con el acen­to de su tie­rra, la que mar­ca las uves y en­to­na can­tan­do cuan­do afir­ma y pre­gun­ta.

El sol li­cua­do en­tra por la ven­ta­na del sa­lón don­de nos pro­te­ge­mos y don­de Ver­dú me ha­bla­rá de lo que le su­ce­dió un ve­rano de ha­ce aho­ra seis, cuan­do, des­pués de 30 años co­mo ban­que­ro y tras pa­sar por el Ban­co Viz­ca­ya, BBV, Ca­ja Pos­tal, Ar­gen­ta­ria y Ban­ca March, fi­chó, pen­san­do que era un “re­to apa­sio­nan­te”, co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de Ban­kia, po­co tiem­po an­tes de que un exul­tan­te Ro­dri­go Ra­to pre­sen­ta­ra su sa­li­da a bol­sa. Diez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.