HI­JOS DIS­CRE­TOS, YIHA­DIS­TAS EJEM­PLA­RES

Los ase­si­nos de Ca­ta­lu­ña pa­sa­ron des­aper­ci­bi­dos pa­ra los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, la po­li­cía y sus pro­pios pa­dres. El di­si­mu­lo es un ar­ma de la yihad que los fa­ná­ti­cos más jó­ve­nes usan tam­bién en ca­sa. Los fa­mi­lia­res de va­rios te­rro­ris­tas eu­ro­peos ha­bla

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - POR ALE­XAN­DRA GIL

En­ga­ña­ron a sus pro­pios pa­dres. Se con­vir­tie­ron en yiha­dis­tas ba­jo el ar­te del di­si­mu­lo. Ha­blan los pa­dres de te­rro­ris­tas eu­ro­peos. ¿Quién y có­mo re­edu­có a sus hi­jos?

Mi­nu­tos des­pués del aten­ta­do de Las Ram­blas mi te­lé­fono, co­mo el de tan­tas per­so­nas en aquel jue­ves ne­gro, so­nó. En mi ca­so, la voz al otro la­do era la de Nat­ha­lie, ma­dre de un yiha­dis­ta fran­cés muer­to en Irak en fe­bre­ro de 2016. Nos co­no­ci­mos ha­ce po­co más de un año, cuan­do de­ci­dí aden­trar­me en las vi­das de los fa­mi­lia­res de los yiha­dis­tas pa­ra una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca. Des­de en­ton­ces, he­mos man­te­ni­do in­ter­mi­na­bles ho­ras de con­ver­sa­ción, pe­ro sus pa­la­bras, las de aquel 17 de agos­to, me so­na­ron a pé­sa­me. Tam­bién a dis­cul­pa: la ideo­lo­gía que su hi­jo de­fen­dió has­ta la muer­te cau­sa­ba la de 16 inocen­tes en mi país. Que­ría trans­mi­tir­me su do­lor, su in­com­pren­sión an­te el mor­tí­fe­ro es­pec­tácu­lo que le ha to­ca­do vi­vir en pri­me­ra fi­la.

Es­ta pa­ri­si­na res­pon­sa­ble de una jo­ye­ría de la ca­pi­tal si­gue ha­cién­do­se pre­gun­tas so­bre la ra­di­ca­li­za­ción de su úni­co hi­jo. “Al pa­re­cer, era una mez­qui­ta ra­di­cal. No quie­ro cul­par de to­do a ese si­tio por­que se­ría in­jus­to”, su­su­rra­ba en su apar­ta­men­to va­cío, co­mo si las pa­re­des pu­die­ran juz­gar­la. La voz ner­vio­sa de Nat­ha­lie (que, co­mo el res­to de fa­mi­lia­res, pre­fie­ren el ano­ni­ma­to de un nom­bre su­pues­to) y el hu­mo de sus su­ce­si­vos ci­ga­rri­llos se mo­vían con el tem-

blor de su pier­na: “Cuan­do un mu­sul­mán en­tra en una mez­qui­ta ra­di­cal, sa­be lo que va bus­can­do. De­cir que mi hi­jo no sa­bía dón­de po­nía los pies se­ría ne­gar la reali­dad. Pe­ro no sé cuán­do ni dón­de ocu­rrió. ¿A las puer­tas, den­tro…? Es un mis­te­rio más pa­ra mí”. Des­pués de que ate­rri­za­ra en Si­ria, Nat­ha­lie ave­ri­guó que su hi­jo, que lle­va­ba más de dos años vi­vien­do con su es­po­sa, acos­tum­bra­ba a cor­tar­se la bar­ba y cam­biar­se de ro­pa an­tes de vi­si­tar­la a ella, su ma­dre, una vez por se­ma­na. Los do­min­gos Paul se ves­tía del jo­ven oc­ci­den­tal que un día fue, de­jan­do la chi­la­ba en el co­che y mor­dién­do­se la len­gua ca­da vez que apa­re­cían en te­le­vi­sión imá­ge­nes del país al que es­ta­ba a pun­to de via­jar. Co­mo los te­rro­ris­tas de Las Ram­blas y Cam­brils, el jo­ven fran­cés se fun­dió en la ma­sa y lo­gró en­ga­ñar a la per­so­na que lo tra­jo al mun­do. Paul ha­bla­ba de ba­na­li­da­des y fin­gía un pro­yec­to de vi­da con la em­pre­sa de trans­por­tes que di­ri­gía mien­tras es­pe­ra­ba, pa­cien­te, el mo­men­to. Y ou­ness Abou­yaa­qoub, Mous­sa Ou­ka­bir y los de­más te­rro­ris­tas de la cé­lu­la de Ri­poll tam­bién su­pie­ron, a pe­sar de su in­ma­du­rez, to­mar las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas en los me­ses pre­vios a la ma­sa­cre. Se reunían fue­ra de la mez­qui­ta, en una fur­go­ne­ta, se­gún con­tó a El País el fa­mi­liar de uno de ellos. Cuan­do se cru­za­ban por las ca­lles de Ri­poll, se sa­lu­da­ban co­mo si no se co­no­cie­ran, co­mo si no pla­nea­sen con es­ca­lo­frian­te cau­te­la un aten­ta­do mu­cho ma­yor que los que lle­ga­ron a co­me­ter. El es­tre­cho víncu­lo en­tre los miem­bros de es­te gru­po de ami­gos, va­rios de los cua­les eran ade­más her­ma­nos, les ofre­ció la coar­ta­da per­fec­ta pa­ra que es­tos en­cuen­tros pa­sa­sen des­aper­ci­bi­dos a ojos de sus fa­mi­lias, pe­ro tam­bién fren­te a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. Es­tos la­zos fa­vo­re­cie­ron, ade­más, la re­tro­ali­men­ta­ción en la mi­li­tan­cia y el en­rai­za­mien­to de la ideo­lo­gía yiha­dis­ta, así co­mo el con­ven­ci­mien­to de que tan­to la pre­pa­ra­ción de es­ta mi­sión, co­mo su eje­cu­ción, los do­ta­ba de un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia que sol­dó su de­ter­mi­na­ción.

Lo cier­to es que la ra­di­ca­li­za­ción de es­te gru­po res­pon­de a pa­tro­nes que ya se han re­gis­tra­do con an­te­rio­ri­dad en Eu­ro­pa. Tam­bién el in­te­rro­gan­te que nos in­va­de des­de aquel jue­ves: ¿Có­mo es po­si­ble que un gru­po de fa­mi­lia­res y ami­gos se trans­for­me y guar­de du­ran­te me­ses la san­gre fría ne­ce­sa­ria pa­ra pre­pa­rar y co­me­ter una ma­tan­za en el país que los ha vis­to cre­cer?

“Si se lle­va­ron a Pie­rre, se pue­den lle­var a cual­quie­ra”, me re­pe­tía en­tre so­llo­zos en sep­tiem­bre de 2016 Ma­rie-Ag­nès, ma­dre de un jo­ven yiha­dis­ta de fa­mi­lia ca­tó­li­ca. A los 18 años, se­ma­nas des­pués de ha­ber co­men­za­do la uni­ver­si­dad, su hi­jo des­apa­re­ció de Ve­soul, una ciu­dad al es­te de Fran­cia de 15.000 ha­bi­tan­tes. En su re­si­den­cia de es­tu­dian­tes en­con­tra­ron la com­pra del su­per­mer­ca­do to­da­vía en bol­sas de plás­ti­co, co­mo si sus pla­nes pa­ra aquel día hu­bie­sen si­do otros. Tam­bién una no­ta: “Ma­má, pa­pá, me he ido a ayu­dar a los si­rios y a las si­rias, pe­ro no os preo­cu­péis. Os es­cri­bi­ré en cuan­to pue­da. Os quie­ro. Pie­rre”. Ter­mi­na­ría in­mo­lán­do­se a bor­do de un ca­mión en Ti­krit, Irak, en nom­bre de Alá, no sin an­tes gra­bar un ví­deo que su ma­dre tu­vo tiem­po de ver on­li­ne an­tes de que fue­se re­ti­ra­do. Son­rien­te y con un ai­re ner­vio­so, acon­se­ja­ba: “Si no po­déis emi­grar al país del is­lam, lle­vad a ca­bo la yihad en Fran­cia, pues los ju­díos y los in­fie­les se mul­ti­pli­can allí”. D uran­te nues­tro en­cuen­tro en aque­lla co­ci­na in­va­di­da del eco de nues­tras vo­ces y de la in­com­pren­sión de sus mi­ra­das per­di­das, Ma­rie-Ag­nès ha­cía me­mo­ria y lle­ga­ba siem­pre a la mis­ma con­clu­sión: no ha­bía no­ta­do en él nin­gún signo de ra­di­ca­li­za­ción. Pie­rre se ha­bía con­ver­ti­do al is­lam du­ran­te su ado­les­cen­cia, re­za­ba, co­mía ha­lal y fre­cuen­ta­ba la mez­qui­ta. Res­pe­ta­ba a su pa­dre, asi­duo de la igle­sia, y

“Si se lle­va­ron a Pie­rre, se LLE­VAN A CUAL­QUIE­RA”, di­ce la ma­dre de un con­ver­so

T IEM­PO D E L E C T U R A : 12 '

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.