UN JAR­DÍN ‘CULTIVADO’

Ed­ward Mit­te­rrand quie­re arran­car­le las puer­tas al cam­po ar­tís­ti­co: su re­si­den­cia de ve­rano en la Pro­ven­za es tam­bién una ga­le­ría don­de las obras dia­lo­gan con la na­tu­ra­le­za. To­das es­tán a la ven­ta.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por CA­RO­LI­NE ROUX

Vi­si­ta­mos la ga­le­ría de ar­te al ai­re li­bre que Ed­ward Mit­te­rrand tie­ne en su fin­ca pro­ven­zal.

Aprin­ci­pios de ma­yo pa­sa­do, Ed­ward Mit­te­rrand es­ta­ba tra­tan­do de de­ci­dir si co­lo­car o no una fi­gu­ra mas­cu­li­na a tamaño na­tu­ral, obra del ar­tis­ta bri­tá­ni­co An­tony Gorm­ley, al la­do de su ca­sa en la Pro­ven­za. “Me en­can­ta”, di­jo, re­fi­rién­do­se al hom­bre tum­ba­do y fun­di­do en bron­ce. “La co­sa es que tie­ne que se­guir im­pe­ca­ble has­ta el día que la ven­da”.

El Gorm­ley aca­ba­ba de lle­gar a Le Do­mai­ne du Muy, una ex­ten­sa ga­le­ría de es­cul­tu­ras al ai­re li­bre de 10 hec­tá­reas si­tua­da en la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Le Muy, que Mit­te­rrand em­pe­zó a mon­tar con su pa­dre, el ve­te­rano mar­chan­te de ar­te Jean- Ga­briel Mit­te­rrand, en 2014. En la pri­ma­ve­ra del año pa­sa­do, has­ta 40 obras de ar­te de gran tamaño (to­das a la ven­ta) se ha­bían ins­ta­la­do ya cui­da­do­sa­men­te en el agres­te pai­sa­je de tu­pi­dos ar­bus­tos, al­cor­no­ques y pi­nos tí­pi­cos de la zo­na. En la en­tra­da, los cen­te­na­res de bo­las pu­li­das que com­po­nen Jar­dín de Nar­ci­so, de Ya­yoi Ku­sa­ma, tin­ti­nean en un es­tan­que; cues­ta arri­ba, un gru­po de mó­du­los de me­tal y cris­tal de es­pe­jo, he­chos por To­más Sa­ra­ceno, re­fle­jan el cie­lo. Los pri­me­ros vi­si­tan­tes lle­ga­ron en 2015, pe­ro 2017 su­po­ne el “ver­da­de­ro arran­que” del cen­tro, se­gún di­ce Mit­te­rrand, de 48 años, tras­lu­cien­do un po­co de an­sie­dad.

El ar­te es el ne­go­cio fa­mi­liar, al me­nos pa­ra es­ta ra­ma de los Mit­te­rrand. Jean-Ga­briel inau­gu­ró su pri­me­ra ga­le­ría en Pa­rís en 1988, con el dis­cre­to y abre­via­do nom­bre de JGM Ga­le­rie. En­ton­ces, su tío Fra­nçois era pre­si­den­te de Fran­cia y a él no le pa­re­ció bien apro­ve­char­se del apellido Mit­te­rrand. Jean-Ga­briel em­pe­zó a em­plear su nom­bre com­ple­to ha­ce tres años, al mu­dar­se a un es­pa­cio nue­vo en Le Ma­rais. Ed­ward

em­pe­zó en el sec­tor en 1999, abrien­do una ga­le­ría en Gi­ne­bra con cua­dros de Jean-Mi­chel Bas­quiat. En esa épo­ca, co­mo aho­ra, no­ta­ba la pre­sión. “Na­die se ol­vi­da ja­más de có­mo me lla­mo. ‘¡Es un Mit­te­rrand! ¡A ver qué se trae en­tre ma­nos!”, cuen­ta Ed­ward.

Le Do­mai­ne du Muy es­tá a me­dio ca­mino en­tre Mon­te­car­lo y Mar­se­lla, una zo­na en la que abun­dan el di­ne­ro y el ar­te. Da­vid y Vic­to­ria Beck­ham tie­nen una pro­pie­dad cer­ca y la man­sión don­de se ca­sa­ron Brad Pitt y An­ge­li­na Jo­lie es­tá ubi­ca­da a unos 60 ki­ló­me­tros. El ga­le­ris­ta Pa­trick Se­guin es­pe­ra a que el ar­qui­tec­to Jean Nou­vel le ter­mi­ne su ca­sa, una obra maes­tra. Com­pa­ra­do con sus ele­gan­tes ve­ci­nos, Le Muy pa­re­ce me­nos re­fi­na­do. “Es po­co pre­ten­cio­so, na­tu­ral, en par­te re­cio”, ex­pli­ca Ed­ward. Pe­ro esa sencillez ha triun­fa­do en­tre los co­lec­cio­nis­tas. Una gran pie­dra pin­ta­da con acrí­li­co ver­de, del ar­tis­ta ame­ri­cano Dan Co­len, ha aca­ba­do en un cha­let cer­cano. “Se la ven­dí a un co­lec­cio­nis­ta muy sim­pá­ti­co que vi­ve en Mou­gins, en es­ta mis­ma ca­rre­te­ra —aña­de Mit­te­rrand—. Que­ría al­go lleno de co­lor, di­ver­ti­do y ca­rac­te­rís­ti­co del sur de Fran­cia”. Un ho­tel con golf de cin­co es­tre­llas, al­go más ale­ja­do de la cos­ta, ha ad­qui­ri­do una obra de Gian­ni Mot­ti que imi­ta dos se­ña­les de tráfico (en una se lee “éxi­to”, en la otra, “fra­ca­so”). “Que las es­cul­tu­ras se vean al ai­re li­bre, no den­tro de una ga­le­ría, su­po­ne una di­fe­ren­cia enor­me”, afir­ma el mar­chan­te.

Aca­ban de ter­mi­nar la ca­sa, re­for­ma­da de arri­ba aba­jo por In­dia Mahdavi, cu­yo há­bil to­que ha trans­for­ma­do des­de ho­te­les pa­ra la me­ce­nas Ma­ja Hoff­mann has­ta tien­das pa­ra Va­len­tino. Ed­ward y su pa­re­ja des­de ha­ce tres años, Ia­na Mo­reno, de 46 años, pa­sa­rán aquí los ve­ra­nos. La apor­ta­ción de Ia­na a Le Muy “es pu­ra­men­te psi­co­ló­gi­ca”, se­gún ella, aun­que ayu­da a Mit­te­rrand en la ase­so­ría de ar­te que él fun­dó tras ce­rrar la ga­le­ría de Gi­ne­bra en 2015. “Ed­ward pue­de lle­gar a ser un po­co brus­co; yo soy al­go más sua­ve”.

En Le Muy, los dos es­tán mo­vien­do mon­ta­ñas, li­te­ral­men­te, pa­ra ha­cer reali­dad su sue­ño de crear una ga­le­ría al ai­re li­bre. El año pa­sa­do co­lo­ca­ron un nue­vo pa­be­llón de ace­ro inoxi­da­ble y cris­tal, obra de Dan Graham. La 1-2-3 Tower, de Sol LeWitt, de 1993 y he­cha con blo­ques de hor­mi­gón, ofre­ce un as­pec­to in­fi­ni­ta­men­te me­jor des­de que se tras­la­dó jun­to a un ca­mino. “He­mos apren­di­do de los erro­res”, di­ce Ed­ward mien­tras se sien­ta en un ban­co del ar­tis­ta Jean-Fra­nçois Four­tou. “Quie­ro pen­sar que aho­ra so­mos ex­per­tos en la ma­te­ria”. De he­cho, Ed­ward aña­de que lo úni­co que les fal­ta es al­go de Ale­xan­der Cal­der. “Me ten­go que po­ner a tra­ba­jar en se­rio en es­te te­ma”, con­clu­ye. �

“NA­DIE SE OL­VI­DA DE CÓ­MO ME LLA­MO. ‘¡ES UN MIT­TE­RRAND, A VER QUÉ SE TRAE EN­TRE MA­NOS!”, DI­CE ED­WARD

2

3

1 CON­TEM­PO­RÁ­NEOS (1) Jar­dín de Nar­ci­so, de Ku­sa­ma. (2) Thin­king of Me, de Gary Webb, de­trás del Jetlag So­fa, de Mahdavi. (3) Fon­tai­ne aux Na­nas, 19741991, de Ni­ki de Saint Pha­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.