LA VOZ DE UNA GE­NE­RA­CIÓN

LA CAN­TAN­TE NEO­ZE­LAN­DE­SA TRAE A BAR­CE­LO­NA LA GI­RA DE SU DIS­CO ‘ME­LO­DRA­MA’

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - – ÁLEX SE­RRANO

La can­tan­te neo­ze­lan­de­sa Lor­de trae a Bar­ce­lo­na la gi­ra de su dis­co Me­lo­dra­ma.

Que una chi­ca de 16 años de una po­bla­ción de 5.000 ha­bi­tan­tes de un país co­mo Nue­va Ze­lan­da aca­be sien­do un ído­lo mu­si­cal na­cio­nal da pa­ra no­ti­cia cu­rio­sa en la pren­sa de agos­to. Que esa mis­ma ado­les­cen­te, la mis­ma que po­co an­tes leía en ca­sa a Car­ver o Sa­lin­ger y can­ta­ba éxi­tos de ra­dio fór­mu­la en las fun­cio­nes escolares, con­si­ga ser la so­lis­ta más jo­ven en al­can­zar el nú­me­ro uno de las lis­tas de éxi­tos de EE UU en 25 años sí apun­ta a al­go más gran­de. Pu­re He­roi­ne, pri­mer tra­ba­jo de Lor­de, era un lú­ci­do tra­ta­do so­bre lo que sig­ni­fi­ca ser ado­les­cen­te en el si­glo XXI que hi­zo de su au­to­ra una estrella mun­dial. Ella Ma­ri­ja La­ni Ye­lich- O’Con­nor, nom­bre real de Lor­de, hi­ja de una poe­ti­sa y un in­ge­nie­ro ci­vil y cria­da en un ho­gar nor­mal en un ba­rrio nor­mal de una ciu­dad nor­mal, se des­ta­pa­ba co­mo una ar­tis­ta ca­ris­má­ti­ca con asom­bro­sa ca­pa­ci­dad pa­ra en­ca­jar su voz en can­cio­nes mo­der­nas, pe­ga­di­zas y cool. Kan­ye West ala­ba­ba su mú­si­ca y a sus con­cier­tos acu­día gen­te co­mo Ch­loë Mo­retz o Ja­red Le­to. Llo­vían pre­mios Grammy y MTV y en Nue­va York, su ciu­dad de aco­gi­da, ar­dían las no­ches jun­to a la ac­triz, blog­ger y edi­to­ra Ta­vi Ge­vin­son. Sin em­bar­go, na­da de eso sir­ve pa­ra es­qui­var los sin­sa­bo­res de la ado­les­cen­cia. Tras cua­tro años de fies­tas, por­ta­das y con­cier­tos en Coa­che­lla, pe­ro tam­bién de su pri­mer gran de­sen­ga­ño amo­ro­so y de al­gu­na que otra bo­te­lla de al­cohol de más, lle­ga­ba el mo­men­to de Me­lo­dra­ma. En es­te, su se­gun­do dis­co, lan­za­do es­te ve­rano y cu­ya gi­ra mun­dial trae a la ar­tis­ta a Bar­ce­lo­na el 9 de oc­tu­bre, Lor­de vuel­ve a co­nec­tar con jó­ve­nes (y no tan jó­ve­nes) de to­do el mun­do can­tan­do su pro­pia vi­da. Su rup­tu­ra con el fo­tó­gra­fo Ja­mes Lo­we y la sen­sa­ción de so­le­dad de­ri­va­da de ella o el lar­go ca­mino a ca­sa des­pués de las no­ches de fin de se­ma­na han mu­ta­do, en ma­nos de la can­tan­te, en con­ta­gio­sos him­nos bai­la­bles o me­dios tiem­pos con bi­lle­te so­lo de ida ha­cia lo más al­to de las lis­tas de ven­tas. Can­cio­nes car­ga­das de em­pa­tía y em­po­de­ra­mien­to de la mano de una mu­cha­cha que, cons­cien­te de su po­si­ción e in­fluen­cia, no va­ci­la a la ho­ra de ha­blar so­bre fe­mi­nis­mo o de con­de­nar los al­ter­ca­dos ra­cis­tas de Char­lot­tes­vi­lle en EE UU. A sus 20 años, Lor­de sim­bo­li­za un so­no­ro e irre­ve­ren­te bo­fe­tón pa­ra quie­nes au­gu­ra­ban el fin del Olim­po del pop tras el rei­na­do de Ma­don­na y Mi­chael

Jack­son. Ha na­ci­do la voz de una ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.