‘BLA­DE RUN­NER 2049’

EL CI­NEAS­TA CA­NA­DIEN­SE DE­NIS VI­LLE­NEU­VE HA RO­DA­DO ‘BLA­DE RUN­NER 2049’ (ES­TRENO, 6 DE OC­TU­BRE), UNA SE­CUE­LA QUE LLE­VA­BA 35 AÑOS ESPERÁNDOLE

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - – MANU PIÑÓN

El ci­neas­ta De­nis Vi­lle­neu­ve ha ro­da­do la se­cue­la que lle­va­ba 35 años es­pe­rán­do­lo.

No per­te­ne­ce a la aris­to­cra­cia de Holly­wood. Has­ta aho­ra con­ta­ba en su fil­mo­gra­fía con me­dia do­ce­na de pe­lí­cu­las, la mi­tad de ellas en fran­cés, y unas ve­ces pro­du­ci­das en las afue­ras, otras en la pe­ri­fe­ria del sis­te­ma de es­tu­dios. La re­cau­da­ción de su cin­ta más ta­qui­lle­ra, ‘LA LLE­GA­DA’ (6) (2016) (200 mi­llo­nes de dó­la­res), no ha­ría des­cor­char bo­te­llas de cham­pán en el des­pa­cho de nin­gún pro­duc­tor de éxi­to. Sin em­bar­go, el ci­neas­ta De­nis Vi­lle­neu­ve ( Trois-Ri­viè­res, Qué­bec, 1967) era el úni­co can­di­da­to pa­ra en­car­gar­se de una pe­lí­cu­la que pa­re­cía im­po­si­ble. Tan an­he­la­da co­mo te­mi­da por los fans del fil­me ori­gi­nal, la se­cue­la de Bla­de Run­ner ha es­ta­do tres dé­ca­das y me­dia es­pe­ran­do a que es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do. Tie­ne la ben­di­ción de Rid­ley Scott, que, a pe­sar de ser el im­pul­sor del pro­yec­to, ha pre­fe­ri­do ac­tuar co­mo pro­duc­tor y con­cen­trar­se en la fran­qui­cia Alien. El du­ro Ha­rri­son Ford,

que re­gre­sa co­mo el agen­te Rick Dec­kard y com­par­te pro­ta­go­nis­mo con un nue­vo agen­te, Ryan Gos­ling, tam­bién ha con­fia­do en él. In­clu­so el enig­má­ti­co y ge­nial Ham­pton Fan­cher, que con­vir­tió en guion el re­la­to de Phi­lip K. Dick ins­pi­ra­dor de la pe­lí­cu­la, vol­vió de su re­ti­ro pa­ra es­cri­bir es­ta ‘BLA­DE RUN­NER 2049’ (4). ¿Por qué él? ¿Qué ha he­cho Vi­lle­neu­ve pa­ra me­re­cer es­to? La res­pues­ta se­ría “to­do”. Des­cu­bier­to en la Se­min­ci de Va­lla­do­lid con Maels­tröm (2000), una his­to­ria so­bre la cul­pa na­rra­da por un pez (¿?), a su de­but le si­guió Poly­tech­ni­que (2009), un fil­me so­bre una ma­tan­za en una es­cue­la de Mon­treal. Las ca­si­llas de la re­ve­la­ción y la re­bel­día que­da­ron mar­ca­das con am­bas. Y lle­gó ‘INCENDIES’ (5), con un ár­bol ge­nea­ló­gi­co tan tor­tu­ra­do y si­nuo­so co­mo sus pro­ta­go­nis­tas. No­mi­na­da al Os­car co­mo me­jor pe­lí­cu­la en ha­bla no in­gle­sa, en Holly­wood pre­gun­ta­ron a su agen­te qué tal in­glés ha­bla­ba es­te ve­cino del Ca­na­dá fran­có­fono. Co­mo pue­de com­pro­bar­se en sus en­tre­vis­tas, con un acen­to tan fuer­te co­mo su en­tu­sias­mo. De­nis si­guió con su plan y ro­dó su pri­me­ra cin­ta de cien­cia fic­ción: ‘ENEMY’ (1) (2013). Sin na­ves es­pa­cia­les, ba­sa­da en la no­ve­la de Sa­ra­ma­go El hom­bre du­pli­ca­do, y tan ra­ra que obli­gó a fir­mar a los actores un con­tra­to que les prohi­bía ex­pli­car­la a los pe­rio­dis­tas. Aque­lla fue una de las lo­cu­ras que hi­zo que su pro­ta­go­nis­ta, Ja­ke Gy­llen­haal, fue­ra la pri­me­ra estrella de Holly­wood dis­pues­ta a ti­rar­se por el acan­ti­la­do que Vi­lle­neu­ve pro­pu­sie­ra. Le acom­pa­ñó ese año en ‘PRI­SIO­NE­ROS’ (3), un th­ri­ller en el que sa­có de Hugh Jack­man una bes­tia más te­mi­ble que Lo­bezno. En ‘SI­CA­RIO’ (2) lo vol­vió a ha­cer, pe­ro es­ta vez con Emily Blunt. Con sus di­plo­mas en cien­cia fic­ción e in­ter­pre­ta­cio­nes so­bre­sa­lien­tes, asu­mió La lle­ga­da con la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal de la me­dia­do­ra alie­ní­ge­na Amy Adams. Si la pizarra es­tu­vie­ra en sus ma­nos, Vi­lle­neu­ve ha­bría es­cri­to: “Es­toy pre­pa­ra­do”. Co­rre­dor de sprints, es­pe­cia­lis­ta en el fon­do y marchador in­can­sa­ble, ca­da pa­so que ha da­do le ha lle­va­do a es­ta me­ta. ¿La pró­xi­ma? Una adap­ta­ción de Du­ne.

CO­RRE­DOR DE ‘ SPRINTS’, ES­PE­CIA­LIS­TA EN EL FON­DO Y MARCHADOR IN­CAN­SA­BLE, CA­DA PA­SO DE DE­NIS VI­LLE­NEU­VE LE HA LLE­VA­DO A ES­TA ME­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.