DA­RÍN, ¿PRE­SI­DEN­TE?

El ac­tor ar­gen­tino lle­ga a Ma­drid con ‘Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal’ y es­tre­na ‘La cor­di­lle­ra’, don­de in­ter­pre­ta al pre­si­den­te de su país en un fil­me con el que re­co­ge el pre­mio Do­nos­tia.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - – JUAN SANGUINO.

Ha­bla­mos con Ri­car­do Da­rín, pre­mio Do­nos­tia y pro­ta­go­nis­ta de La cor­di­lle­ra.

Era cues­tión de tiem­po que in­ter­pre­ta­se al pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na. El di­rec­tor de La cor­di­lle­ra, San­tia­go Mi­tre, con­si­de­ra que Ri­car­do Da­rín (Bue­nos Aires, 1957) es se­me­jan­te icono na­cio­nal que pa­ra mu­chos com­pa­trio­tas “se­ría el man­da­ta­rio ideal”. Has­ta Cris­ti­na Kirch­ner se to­mó la mo­les­tia de acla­rar­le en Fa­ce­book de dón­de sa­le su pa­tri­mo­nio, cu­yo ori­gen Da­rín ha­bía cues­tio­na­do. De mo­men­to, el úni­co dis­cur­so que el ac­tor de­be pre­pa­rar es el de agra­de­ci­mien­to por el pre­mio Do­nos­tia que el Fes­ti­val de San Se­bas­tián le con­ce­de es­te año. YA NO SA­BE DÓN­DE CO­LO­CAR LOS GAL ARDONES. “Te­ne­mos dispu­tas en ca­sa, así que van cam­bian­do de cuar­to, de un la­do a otro. Un día mi hi­ja me di­jo que iban a ve­nir sus ami­gos y no que­ría te­ner ahí ese mau­so­leo. Aho­ra es­tán en mi es­cri­to­rio, don­de leo y guar­do mis co­sas”. ‘ L A COR­DI­LLE­RA’ RE TRA­TA L A IN­TI­MI­DAD DEL PO­LÍ­TI­CO. “Fu­sio­na la vi­da pú­bli­ca del man­da­ta­rio con sus pro­ble­mas fa­mi­lia­res y la re­la­ción con su hi­ja. No­so­tros, los ciu­da­da­nos, nun­ca pen­sa­mos en los con­flic­tos per­so­na­les de los po­lí­ti­cos. Eso me atra­pó”. UN PER­SO­NA­JE ES­CRI­TO PA­RA ÉL . “Te aña­de una pre­sión ex­tra a la ho­ra de de­ci­dir y acep­tar el pa­pel. Cuan­do me di­cen que al­go es­tá es­cri­to pen­san­do en mí, lo pri­me­ro que me pre­gun­to es: ‘¿Y qué pa­sa si no me gus­ta?”. LE AFEC­TAN L AS CRÍ­TI­CAS… “In­de­fec­ti­ble­men­te. Cuan­do tie­nen una car­ga de ma­la le­che, pien­sas: ‘¿Qué ha­bré he­cho yo pa­ra me­re­cer que al­guien se to­me tan­to tra­ba­jo en en­viar­me tan­ta ma­la on­da?’. No se pue­den ha­cer las co­sas en fun­ción de lo que di­gan los de­más, por­que te trai­cio­na­rías a ti mis­mo. Pe­ro el que di­ce que no le afec­tan las crí­ti­cas o es­tá muy avan­za­do a ni­vel espiritual, o mien­te”. …Y A VE­CES L AS RES­PON­DE. “Me en­gan­ché con es­to de con­tes­tar al­gu­nos tuits por­que, a pe­sar de que mis hi­jos me di­cen que no dis­cu­ta, cuan­do es­toy de buen hu­mor, me pa­re­ce que es bueno en­trar en con­tac­to con la gen­te. Eno­jar­se no con­du­ce a na­da”. UN ‘ TROLL’ DE TWIT TER L E PI­DIÓ PER­DÓN. “Via­ja­ba de Bue­nos Aires a Mon­te­vi­deo con mi mu­jer, en un bu­que que atra­vie­sa el Río de la Pla­ta. Y, de re­pen­te, se nos acer­ca un se­ñor con la voz tré­mu­la, se pre­sen­ta y me di­ce: ‘Te quie­ro pe­dir dis­cul­pas, por­que yo fui el que te pu­se en Twit­ter que es­ta­bas eli­gien­do mal los guio­nes, y eso me va­lió que mi mu­jer y mis hi­jos no me di­ri­gie­ran la pa­la­bra en una se­ma­na. La ver­dad es que es­toy arre­pen­ti­do”. LE MOLEST Ó EL TE X TO DE K IRCHNER. “Fue in­creí­ble. Que un je­fe de Es­ta­do se to­me el tra­ba­jo de res­pon­der­le a un ciu­da­dano, y en la No­che de Reyes. Pe­ro uti­li­zó as­pec­tos en su res­pues­ta que no so­lo son des­ajus­ta­dos y fal­tan a la ver­dad, sino que ade­más me pa­re­cie­ron cap­cio­sos. Mu­cha gen­te es­pe­ra­ba una res­pues­ta por mo­ti­vos bas­tan­te más im­por­tan­tes que el mío y no la ob­tu­vo”. CREE QUE LOS FANS ES­PA­ÑO­LES SON MÁS RES­PE TUOSOS. “En Bar­ce­lo­na se me acer­có una pa­re­ja y me pi­dió pru­den­te­men­te: ‘Ri­car­do, no te que­ría­mos in­te­rrum­pir en la ce­na, nos gus­ta­ría to­mar­nos una foto con­ti­go’. No lo po­día creer. Ha­bían es­ta­do es­pe­ran­do du­ran­te una ho­ra, y ni si­quie­ra ha­bían mi­ra­do a la me­sa pa­ra no in­co­mo­dar­nos. Eso en Ar­gen­ti­na no me ocu­rre. La re­la­ción allí es más fa­mi­liar, y mu­cha gen­te su­po­ne que te pue­de abor­dar ale­gre­men­te mien­tras es­tás ce­nan­do o pa­seas con tu fa­mi­lia. No lo jus­ti­fi­co, pe­ro lo en­tien­do”. NO LE GUS­TÓ EL ‘ RE­MA­KE ’ DE ‘ EL SECRE TO DE SUS OJOS’. “A mí no se me ocu­rri­ría com­prar los de­re­chos de Ta­xi Driver pa­ra ha­cer­la en es­pa­ñol. Pen­sé que no ha­bían leí­do bien el guion”. TODAVÍ A L LORA CON ‘ EL HI­JO DE L A NO­VIA’. “Cuan­do mi per­so­na­je va a vi­si­tar a su ma­dre en el ge­riá­tri­co y le con­fie­sa que no quie­re ser un bo­lu­do, que quie­re con­se­guir al­go en la vi­da pa­ra que ella se sien­ta or­gu­llo­sa de él. Ella le di­ce: ‘Yo te cui­do’. En es­te mo­men­to, se­gún te lo cuen­to, ya me es­toy emo­cio­nan­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.