LA TE­NIS­TA IN­DO­MA­BLE

Ga­nó el úl­ti­mo Open de Aus­tra­lia y su­peró con 23 gran­des tí­tu­los a la im­ba­ti­ble Stef­fi Graf. Se­re­na Wi­lliams lo hi­zo, ade­más, embarazada de la ni­ña que aca­ba de dar a luz. Ha­bla­mos con la em­ba­ja­do­ra de Audemars Piguet so­bre el pa­so del tiem­po, la ma­ter­nid

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Por JA­VIER AZ­NAR

Es qui­zá la me­jor ju­ga­do­ra de to­dos los tiem­pos. Ha­bla­mos con Se­re­na Wi­lliams de su ma­ter­ni­dad, del éxi­to y del sa­bor de la de­rro­ta.

A ve­ces se nos ol­vi­da la gran­de­za de cier­tos de­por­tis­tas sim­ple­men­te por­que los te­ne­mos de­lan­te. He­mos cre­ci­do jun­to a ellos y es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a sus ges­tas de­por­ti­vas que cree­mos que van a es­tar ahí pa­ra siem­pre. Pa­re­ce que so­lo em­pe­za­mos a re­co­no­cer su va­lía una vez re­ti­ra­dos del cir­cui­to. A fin de cuen­tas, to­dos te quie­ren cuan­do ya no es­tás.

Se­re­na Wi­lliams (EE UU, 1981) si­gue ahí, en la ci­ma, ina­mo­vi­ble. Lle­va co­lec­cio­nan­do tí­tu­los Grand Slam des­de 1999, cuan­do le­van­tó su pri­mer US Open con tan so­lo 17 años, lu­cien­do aque­lla inol­vi­da­ble me­dia me­le­na con tren­zas de bo­li­tas. To­da­vía se pa­ga­ba en pe­se­tas y una em­pre­sa lla­ma­da Goo­gle aca­ba­ba de na­cer. Des­de en­ton­ces has­ta aho­ra, Wi­lliams no ha pa­ra­do de ha­cer his­to­ria has­ta su­pe­rar el pa­sa­do Open de Aus­tra­lia a Stef­fi Graf con 23 Grand Slam. Se con­ver­tía así en la se­gun­da ju­ga­do­ra con más gran­des tí­tu­los, so­lo por de­trás de Mar­ga­ret Court. Lo de Se­re­na son ca­si 20 años rom­pien­do el te­cho de cris­tal. Rees­cri­bien­do el de­por­te.

La fi­gu­ra de­por­ti­va más im­pac­tan­te del si­glo XXI ha si­do nom­bra­da em­ba­ja­do­ra de Audemars Piguet en un bo­ni­to mo­men­to de su ca­rre­ra.

No so­lo aca­ba de dar a luz a su pri­mo­gé­ni­ta, tam­bién ha si­do

nom­bra­da te­nis­ta del año en los pre­mios ESPY. Tie­ne la vis­ta pues­ta en lo que vie­ne por de­lan­te, al tiem­po que echa pe­que­ños vis­ta­zos por el re­tro­vi­sor a to­do lo que va de­jan­do atrás.

La lu­mi­no­sa son­ri­sa de Se­re­na Wi­lliams en las en­tre­vis­tas con­tras­ta con la agre­si­vi­dad que ex­hi­be en la can­cha. Pien­so en una fra­se que leí ha­ce tiem­po: “Ser de­por­tis­ta es muy com­pli­ca­do: tie­nes que ser muy ni­ño en la pis­ta y muy adul­to fue­ra”. Le pre­gun­to si a ve­ces se sien­te así, ni­ña y adul­ta a la vez: “To­tal­men­te. Mi tra­ba­jo es un po­co par­ti­cu­lar, por­que la gen­te ve a la Se­re­na más cruda y agre­si­va mien­tras jue­go y fue­ra ve a al­guien más ami­ga­ble y ac­ce­si­ble. Son dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da, pe­ro ten­go que pre­sen­tar una u otra en fun­ción de la si­tua­ción. No siem­pre es al­go fá­cil de ma­ne­jar pa­ra mí o de en­ten­der pa­ra el pú­bli­co; am­bas son par­tes in­di­so­lu­bles de mí”.

—¿La edad es un ta­bú en el de­por­te? Siem­pre que­re­mos re­ti­rar­los jó­ve­nes.

—No tan­to co­mo lo era ha­ce años. La so­cie­dad es­tá evo­lu­cio­nan­do, así co­mo el mun­do del de­por­te. Aho­ra, por ejem­plo, ten­go mu­chas ga­nas de es­tar con mi hi­ja y, al mis­mo tiem­po, de con­ti­nuar com­pi­tien­do. To­dos los días pien­so en vol­ver a las pis­tas. Y me en­treno pa­ra ello. Son fa­ce­tas com­pa­ti­bles y no quie­ro po­ner­me un te­cho. Si me pre­gun­ta dón­de me veo en 10 años, no sa­bría res­pon­der­le. Lle­vo to­da mi vi­da ju­gan­do al tenis, no sé si lue­go se­gui­ré me­ti­da en es­to. Pe­ro aún me que­da cuer­da.

En el Open de Aus­tra­lia, Se­re­na Wi­lliams con­si­guió una nue­va ges­ta, otro te­cho de cris­tal des­tro­za­do: ga­nar un Grand Slam es­tan­do embarazada. Du­ran­te los pri­me­ros días del tor­neo, co­men­zó a sen­tir­se in­dis­pues­ta y, por su­ge­ren­cia de una ami­ga, se so­me­tió a un test de em­ba­ra­zo. El re­sul­ta­do fue po­si­ti­vo. Pro­bó otros cin­co más, pa­ra ase­gu­rar­se. To­dos po­si­ti­vos. 6-0. Jue­go, set y par­ti­do. Pe­se a las mo­les­tias, con­si­guió abrir­se ca­mino has­ta la fi­nal en la que, pa­ra aña­dir más emo­ción y épi­ca, la es­pe­ra­ba Ve­nus Wi­lliams, su her­ma­na, su com­pa­ñe­ra en es­te via­je vi­tal y su fuen­te de ins­pi­ra­ción. “Fue un par­ti­do de mu­cho ni­vel, co­mo en los vie­jos tiem­pos. Nos tra­jo mu­chos re­cuer­dos a las dos. Sin du­da, uno de los más es­pe­cia­les de mi vi­da”. —¿Có­mo pu­do lo­grar al­go así? —Si he apren­di­do una co­sa a lo lar­go de mi ca­rre­ra, es que no hay na­da más poderoso que la for­ta­le­za men­tal, la de­ter­mi­na­ción. Tan­to en la pis­ta co­mo cuan­do te en­cuen­tras fue­ra de ella. Es igual de im­por­tan­te. Tie­nes que ali­men­tar­la, tra­ba­jar en ella ca­da día. Eso es lo que dis­tin­gue a los me­jo­res ju­ga­do­res”.

Wi­lliams tie­ne claro que esa con­cen­tra­ción es el as­pec­to de su jue­go que más le ha exi­gi­do y, al mis­mo tiem­po, el que más le­jos la ha lle­va­do: “Si tu­vie­ra que co­lo­car un car­tel pu­bli­ci­ta­rio con un men­sa­je a la sa­li­da de un co­le­gio o de una aca­de­mia de tenis, se­ría es­te: “Pue­des ha­cer lo que quie­ras si crees en ello”. Me da igual que sue­ne a cli­ché. Es la pu­ra ver­dad. Es lo que mi pro­pia ca­rre­ra me ha en­se­ña­do”.

—¿Y cuan­do uno fa­lla, cuan­do no lo con­si­gue por mu­cho em­pe­ño que le pon­ga?

—Las de­rro­tas per­ma­ne­cen con­mi­go mu­chí­si­mo más tiem­po que las vic­to­rias. Pe­ro tam­bién debes apren­der de ellas. No so­por­to per­der. Por eso me es­fuer­zo pa­ra que su­ce­da lo me­nos po­si­ble. Pe­ro cuan­do ocu­rre, ne­ce­si­to des­ci­frar qué fa­llos co­me­tí pa­ra po­der “arre­glar­lo” y evi­tar que vuel­va a pa­sar. Mi en­tre­na­dor siem­pre me es­tá di­cien­do que el re­cuer­do de las de­rro­tas de­be­ría du­rar lo mis­mo que el de las vic­to­rias, nun­ca más. Y eso es al­go en lo que to­da­vía si­go tra­ba­jan­do…

—¿A qué otra ac­ti­vi­dad, ade­más del tenis, le ha de­di­ca­do tiem­po y es­fuer­zo?

—A la mo­da. Hay que in­ver­tir mu­chí­si­mo tiem­po y es­fuer­zo si quie­res triun­far en es­te ám­bi­to. Es más fe­roz de lo que pa­re­ce a sim­ple vis­ta. Yo es­toy to­da­vía in­ten­tan­do abrir­me ca­mino. Me for­mo y tra­ba­jo pa­ra no to­már­me­lo co­mo una afi­ción.

—Es la em­ba­ja­do­ra del atrevido re­loj jo­ya Dia­mond Ou­tra­ge de Audemars Piguet. ¿Qué opi­na del pa­so del tiem­po?

—Yo siem­pre es­toy pre­pa­rán­do­me pa­ra to­do lo que vie­ne a con­ti­nua­ción: el si­guien­te pun­to, el si­guien­te jue­go, el si­guien­te par­ti­do, el si­guien­te tro­feo… —¿El ma­yor lu­jo es el tiem­po? —Sí, por eso odio tan­to cuan­do la gen­te lle­ga tar­de. Ha­go lo que pue­do pa­ra ser pun­tual, por­que el tiem­po es muy es­ca­so.

En breve, Se­re­na tie­ne pre­vis­to ca­sar­se con Ale­xis Oha­nian, el fun­da­dor de Red­dit. Y vol­ve­rá a las pis­tas en 2018 pa­ra ba­tir nue­vos ré­cords y le­van­tar co­pas, pla­tos, me­da­llas, en­sa­la­de­ras y to­do lo que se le pon­ga por de­lan­te en for­ma de tro­feo. Por­que Se­re­na Wi­lliams aún no tie­ne quien la pa­re. No de­ja de re­sul­tar iró­ni­co que al­guien tan in­do­ma­ble res­pon­da al nom­bre de “Se­re­na”. �

En la ima­gen, Wi­lliams vis­te mono ne­gro de Ro­land Mouret y re­loj jo­ya Dia­mond Ou­tra­ge de Audemars Piguet. IM­PA­RA­BLE

Ja­vier Az­nar es co­la­bo­ra­bor de ‘GQ’. Aca­ba de pu­bli­car ‘¿Dón­de va­mos a bai­lar es­ta no­che?’ (Círcu­lo de Ti­za), su pri­mer li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.