PEINA, FI­JA Y DA ES­PLEN­DOR

El co­lom­biano, que reivin­di­ca su ofi­cio de pe­lu­que­ro, cum­ple 20 años al ser­vi­cio de las ca­be­zas más vip. Tes­tas co­ro­na­das, prín­ci­pes del pop y reyes del ba­lom­pié fi­gu­ran en­tre sus clien­tes.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - EDUAR­DO SÁN­CHEZ – P. S.

Eduar­do Sán­chez es­tá ha­bi­tua­do a li­diar con las ca­be­lle­ras más exi­gen­tes, pe­ro na­da com­pa­ra­do con Prin­ce. “Tu­vi­mos que ce­rrar el sa­lón du­ran­te dos días —re­cuer­da el pe­lu­que­ro— a la es­pe­ra de que el ar­tis­ta se pre­sen­ta­ra sin pre­vio avi­so y per­ma­ne­cie­ra unos 10 o 15 mi­nu­tos den­tro. La li­mu­si­na ape­nas ca­bía por la ca­lle y él no era na­da cer­cano, pe­ro sí muy ex­cén­tri­co y aris­co”, cuen­ta es­te co­lom­biano for­ma­do en Bru­se­las, Pa­rís y Lon­dres que co­la­bo­ró du­ran­te 17 años con Des­san­ge, los tres úl­ti­mos co­mo di­rec­tor crea­ti­vo. En 2014 se es­ta­ble­ció por su cuen­ta en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Sa­la­man­ca. Por sus ma­nos pa­san ha­bi­tual­men­te los fut­bo­lis­tas Raúl y Luis Fi­go (y sus es­po­sas, Ma­men Sanz y He­len Swe­din), ac­tri­ces (su com­pa­trio­ta Jua­na Acosta), ci­neas­tas, léa­se Ale­jan­dro Ame­ná­bar, o la es­cri­to­ra El­vi­ra Lin­do. En el ex­tran­je­ro, la ac­triz Eva Lon­go­ria o la mo­de­lo Lin­da Evan­ge­lis­ta con­for­man su se­lec­ta clien­te­la. En­tre to­das, des­ta­ca un nom­bre: el de Mo­zah Bint Nas­ser al Miss­ned, je­que­sa de Ca­tar, “una se­ño­ra fan­tás­ti­ca, muy ama­ble, aten­ta y re­cep­ti­va. Se in­tere­só mu­cho por mí, me pre­gun­tó si me sen­tía a gus­to en Pa­rís”, me cuen­ta el pe­lu­que­ro, que con­ser­va un re­cuer­do muy es­pe­cial de una de las mu­je­res más ele­gan­tes —y mis­te­rio­sas— del mun­do. “Me re­ga­ló una pash­mi­na de cash­me­re que ten­go en­mar­ca­da en mi sa­lón de pe­lu­que­ría”.

Po­co da­do a ex­tra­va­gan­cias —“Si la na­tu­ra­le­za, sa­bia, no ofre­ce pe­los de co­lor ro­sa, por al­go se­rá”, sen­ten­cia—, Sán­chez ad­mi­te que su tra­ba­jo ofre­ce cier­tas si­mi­li­tu­des con el de un con­fe­sor. “To­car la ca­be­za de la gen­te te per­mi­te lle­gar a su al­ma. Pa­ra mí, eso es un pri­vi­le­gio”.

“SI LA NA­TU­RA­LE­ZA, SA­BIA, NO OFRE­CE PE­LOS DE CO­LOR RO­SA, POR AL­GO SE­RÁ”

Sán­chez fue ho­me­na­jea­do el pa­sa­do 7 de ju­nio en la Em­ba­ja­da de Co­lom­bia. En la ima­gen, con la em­ba­ja­do­ra, Aida Fur­mans­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.