OTRA RON­DA, POR FA­VOR

Él es he­re­de­ro de una de las fa­mi­lias de ban­que­ros más im­por­tan­tes. Ella, una ague­rri­da fi­nan­cie­ra. Jun­tos for­man la pa­re­ja de in­ver­so­res más pe­cu­liar de Fran­cia. Aho­ra, ha­cen ne­go­cios en Es­pa­ña.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - –VE­RA BERCOVITZ

Tie­ne una flo­ta de bar­cos, es afi­cio­na­do a la ca­za y le gus­ta con­du­cir Ferraris Fór­mu­la 1 —que com­pra di­rec­ta­men­te a la es­cu­de­ría cuan­do el equi­po ad­quie­re un pro­to­ti­po nue­vo—, mo­tos de ca­rre­ras, y has­ta pi­lo­tar su pro­pio he­li­cóp­te­ro. El úni­co hi­jo del fa­lle­ci­do ba­rón Ed­mon Adolph de Roths­child, el tam­bién ba­rón Ben­ja­min de Roths­child ( Neuilly- sur- Sei­ne, Fran­cia, 1963), es adic­to a la adre­na­li­na.

Ben­ja­min per­te­ne­ce a una de las fa­mi­lias de ban­que­ros más im­por­tan­tes del si­glo XX y, se­gún la pu­bli­ca­ción Cha­llen­ges, es la 18ª for­tu­na de Fran­cia. Pe­ro si hay al­go ex­tre­mo en la vi­da de es­te aris­tó­cra­ta, es su mu­jer, Aria­ne Lan­gner, con quien lle­va ca­sa­do des­de 1999. A di­fe­ren­cia de su ma­ri­do, es­ta ague­rri­da fi­nan­cie­ra, for­ma­da en la pres­ti­gio­sa es­cue­la Scien­ces Po de Pa­rís y con un MBA en Nue­va York, bus­ca su do­sis de adre­na­li­na en los des­pa­chos del Gru­po Ed­mond Roths­child, que ges­tio­na gran­des pa­tri­mo­nios. En 2008, de­ci­dió re­le­gar su pa­pel de ma­dre y ama de ca­sa —los Roths­child tie­nen cua­tro hi­jas, Oli­via, Eve, Ali­ce y Noé­mie— y con­ver­tir­se en sub­di­rec­to­ra del gru­po fun­da­do por su sue­gro. Al prin­ci­pio, sin­tió el re­ce­lo de sus com­pa­ñe­ros, pe­ro, gra­cias a su vi­sión, Aria­ne ha con­se­gui­do qui­tar­se el sam­be­ni­to de “mu­jer de”. Ade­más, ha di­ver­si­fi­ca­do los ne­go­cios del gru­po en áreas no fi­nan­cie­ras co­mo el golf, los res­tau­ran­tes, los ho­te­les y el vino. Fue es­te cal­do el que tra­jo al ma­tri­mo­nio a Es­pa­ña, don­de es­te ve­rano inau­gu­ra­ron las bo­de­gas Ma­cán, en La Rio­ja, tras aso­ciar­se con Vega-Si­ci­lia. La pa­re­ja di­vi­de su vi­da en­tre su castillo sui­zo en el la­go Le­mán y su pa­la­ce­te pa­ri­sino. Aho­ra, tam­bién po­drán dis­fru­tar de su crea­ción rio­ja­na.

A ÉL LE GUS­TA CON­DU­CIR FERRARIS. A ELLA, CE­RRAR ACUER­DOS MI­LLO­NA­RIOS

Aria­ne y Ben­ja­min de Roths­child, en La Rio­ja, du­ran­te la inau­gu­ra­ción de las bo­de­gas Ma­cán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.