PA­TRI­MO­NIO DE PUER­TAS ABIER­TAS

Des­cien­de de la rei­na es­co­ce­sa María Estuardo y re­gen­ta el pa­la­cio don­de re­si­die­ron los reyes de Es­co­cia. Un lu­gar de pe­lí­cu­la abier­to al pú­bli­co du­ran­te sie­te me­ses al año.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - T IEM­PO DE LEC­TU­RA:2' – V. BERCOVITZ

Na­cí y me crié aquí. Ten­go mu­chos re­cuer­dos de in­fan­cia, co­mo tre­par a ár­bo­les cen­te­na­rios en me­dio del bos­que, re­co­rrer las es­ca­le­ras se­cre­tas, pe­gar al­gún sus­to a vi­si­tan­tes des­pre­ve­ni­dos o, sien­do una ni­ña, to­mar el té de las cin­co en uno de los enor­mes sa­lo­nes”. Las vi­ven­cias de Cat­he­ri­ne Maxwell-Stuart (Tra­quair, Es­co­cia, 1964) se en­cuen­tran en las an­tí­po­das del co­mún de los mor­ta­les. Pa­ra em­pe­zar, por­que Lady of Tra­quair es he­re­de­ra de uno de los tí­tu­los no­bi­lia­rios más an­ti­guos de Es­co­cia y es­tá en­tron­ca­da di­rec­ta­men­te con la di­nas­tía de los Estuardo. Y, pa­ra con­ti­nuar, por­que ha na­ci­do, cre­ci­do y, des­de 1990 re­si­di­do, en un castillo que da­ta de 1107, re­si­den­cia ofi­cial de los reyes de Es­co­cia des­de 1491.

De he­cho, es­ta cons­truc­ción po­dría ser el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra ro­dar la vi­da de la rei­na I de Es­co­cia, María Estuardo, as­cen­dien­te de nues­tra pro­ta­go­nis­ta, y cu­ya trá­gi­ca exis­ten­cia da­ría pa­ra una se­rie. En­viu­dó tres ve­ces, pa­só 18 años pri­sio­ne­ra y fue con­de­na­da a muer­te a los 45 años por cons­pi­rar con­tra la vi­da de la rei­na de In­gla­te­rra. Afor­tu­na­da­men­te, la vi­da de Lady of Tra­quair dis­cu­rre de una ma­ne­ra mu­cho más apa­ci­ble. Jun­to a su ma­ri­do Mark y sus tres hi­jos, Isabella, Charlotte y Louis, se mu­dó a Hou­se of Tra­quair en 1990 y, des­de 1999, ges­tio­na la en­ti­dad des­pués de que su ma­dre, Flo­ra, se re­ti­ra­se. “En 1958 mi abue­lo abrió por pri­me­ra vez al­gu­nas ha­bi­ta­cio­nes al pú­bli­co, a pe­sar de las pro­tes­tas de mi abue­la. Des­de en­ton­ces, he­mos re­ci­bi­do más de un millón de vi­si­tan­tes”, ex­pli­ca nues­tra lady.

En su día in­clu­yó un pa­be­llón de ca­za pa­ra ro­yals y una to­rre de de­fen­sa con­tra la ocu­pa­ción in­gle­sa. Hoy, abier­to al pú­bli­co sie­te me­ses al año, se ha con­ver­ti­do en un lu­gar más mun­dano don­de se ce­le­bran fe­rias de ar­te, bo­das y obras de tea­tro. To­do sin per­der una ápi­ce de su esen­cia. Otro de sus gran­des even­tos es el fes­ti­val so­bre li­te­ra­tu­ra y pen­sa­mien­to Be­yond Bor­ders In­ter­na­tio­nal, que se ce­le­bra ca­da año en agos­to. Si se lo ha per­di­do, aún pue­de co­no­cer a es­ta pe­cu­liar aris­tó­cra­ta. Del 22 al 24 de sep­tiem­bre se­rá una de las in­vi­ta­das al Hay Fes­ti­val de Se­go­via don­de con­ver­sa­rá de la rei­na María Estuardo y de la Es­co­cia de su ápo­ca. Se­rá por his­to­rias que con­tar…

“EN 1958 MI ABUE­LO ABRIÓ LAS PRI­ME­RAS HA­BI­TA­CIO­NES AL PÚ­BLI­CO. DES­DE EN­TON­CES HE­MOS RE­CI­BI­DO MÁS DE UN MILLÓN DE VI­SI­TAN­TES”

Iz­da., Vis­tas de Hou­se of Tra­quair, cons­trui­da en 1107; Dcha., a ha­bi­ta­ción de la rei­na María Estuardo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.