“DE LAS DJ, LA PRE­GUN­TA SIEM­PRE ES: ‘¿ES­TÁ BUE­NA?”

Ba­jo el so­bre­nom­bre de La San­ta se es­con­de la hi­ja de uno de los em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes de Es­pa­ña. Ella ha ele­gi­do triun­far por mé­ri­tos pro­pios, y con tres ra­yas ro­jas co­mo pin­tu­ra de gue­rra.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - T IEM­PO D E LEC­TU­RA:2' – VIR­GI­NIA GALVÍN

Po­dría ha­ber si­do una de esas hi­jas de pa­pá pro­fe­sio­na­les y pa­sear sus ape­lli­dos ( Fer­nán­dez-Tapias Gar­cía- Cou­rel) co­mo lla­ve de en­tra­da a mu­chas puer­tas vip. En su lu­gar, ha ele­gi­do se­guir su vo­ca­ción, la mú­si­ca, ba­jo el so­bre­nom­bre de La San­ta, y, a sus 34 años, pincha y pro­du­ce al mis­mo tiem­po que tra­ba­ja en el ne­go­cio de su pa­dre, el na­vie­ro Fer­nan­do Fer­nán­dez-Tapias, se­pa­ra­do de su ma­dre y ca­sa­do en ter­ce­ras nup­cias con Nuria Gon­zá­lez. “Hay días en los que me acues­to a las 6:30 des­pués de una se­sión y me le­van­to a las 8:30 pa­ra ir a la ofi­ci­na. Ni se me ocu­rre fal­tar”, nos cuen­ta. ¿Có­mo aguan­ta ese rit­mo? “Pues no sé… Yo no fumo, ni bebo al­cohol ni me drogo. Pue­do pin­char cin­co ho­ras se­gui­das a ba­se de agua y sin pro­bar bo­ca­do”.

Su men­tor es el co­no­ci­do Is­mael Rivas, y ella es el úni­co fi­cha­je fe­me­nino en la agen­cia del DJ y pro­duc­tor Wally Ló­pez. For­ma par­te de ese exi­guo 17% de DJ mu­je­res y asien­te sin du­dar cuan­do le pre­gun­to si hay ma­chis­mo: “Cues­ta más ha­cer­se un si­tio. So­bre las chi­cas que pin­chan, la pre­gun­ta siem­pre es: ‘¿Es­tá bue­na?”. A los 17 años, su ma­dre le re­ga­ló su pri­me­ra me­sa de mez­clas, la lla­ma­ban pa­ra ani­mar bar­ba­coas y gra­ba­ba sus te­mas en ca­se­tes. Des­pués, se fue a vi­vir a Pa­rís y de allí a la uni­ver­si­dad de Mia­mi, don­de es­tu­dió Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual y se es­pe­cia­li­zó en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Eco­nó­mi­cas. En­se­gui­da se pu­so a tra­ba­jar. “Nun­ca he vi­vi­do del cuen­to. Mis pa­dres nos edu­ca­ron pa­ra que fué­ra­mos in­de­pen­dien­tes”, ase­gu­ra. ¿Qué mú­si­ca se es­cu­cha­ba en su ca­sa?, in­quie­ro. “Mu­cha mú­si­ca clá­si­ca, bo­le­ros, Ju­lio Igle­sias… ¡Y me en­can­ta!”. Sus fans es­pe­ran de ella te­mas de deep hou­se, tech hou­se y tecno. Re­cien­te­men­te com­par­tió ca­bi­na con la ac­triz Ju­liet­te Le­wis en una fies­ta de Bel­ve­de­re. “Es muy sim­pá­ti­ca, me di­jo que le ha­bía gus­ta­do mi se­sión”. Ese día, co­mo ca­da vez que pincha, lle­va­ba sus tres ra­yas ro­jas y un pun­to pin­ta­dos en la fren­te. “Sim­bo­li­zan las tres di­vi­ni­da­des del hin­duis­mo y el ter­cer ojo; yo soy muy espiritual. Ha­go me­di­ta­ción y rei­ki”, con­fie­sa es­ta mu­jer pau­sa­da, afa­ble y tí­mi­da que vi­ve con Cu­ba, Chan­go y To­ma­sa, sus tres pe­rros shar pei, y que ade­más de in­glés y fran­cés es ca­paz de en­ten­der­se en baha­sa, la len­gua de In­do­ne­sia.

Por qué re­nun­ció a sus ape­lli­dos? “Que­ría ga­nar­me mi si­tio por mi tra­ba­jo. Ade­más, un DJ es un per­so­na­je, una mar­ca que ne­ce­si­ta su pro­pio nom­bre. Y en La San­ta es­tá im­plí­ci­to el Tapias”, acla­ra. Pa­ra ella, los va­lo­res de su fa­mi­lia son cru­cia­les. “Mi ma­dre es una mu­jer ex­cep­cio­nal. Cuan­do yo te­nía dos años, su­frió un tumor ce­re­bral y tu­vo que vol­ver a apren­der a ha­blar. Aho­ra, vie­ne a ver­me y lo bai­la to­do. Mi pa­dre, con to­do lo du­ro que pa­re­ce, es un hom­bre muy sen­si­ble y ge­ne­ro­so he­cho a sí mis­mo”. ¿Qué im­por­tan­cia le da al di­ne­ro? “Te per­mi­te via­jar o in­vi­tar a tus ami­gos”, ase­gu­ra agi­tan­do su bra­zo iz­quier­do, in­va­di­do de ta­tua­jes en­tre los que re­co­noz­co a la Pan­te­ra Ro­sa, Mr. Po­ta­to o una se­ta de Ma­rio Bros. “Soy muy naif, siem­pre con­fío en la bon­dad de la gen­te”, re­co­no­ce. Y des­creí­da de la po­lí­ti­ca. “No en­cuen­tro re­fe­ren­tes po­lí­ti­cos”. ¿Su re­fu­gio? “Ba­li. Allí apa­go el mó­vil. Pe­ro si­go pin­chan­do y com­po­nien­do mis te­mas”.

“NO FUMO, NI BEBO AL­COHOL NI ME DROGO. PIN­CHO CIN­CO HO­RAS SE­GUI­DAS A BA­SE DE AGUA”

San­dra Fer­nán­de­zTa­pias po­sa en el res­tau­ran­te Ha­ba­ne­ra, de Ma­drid, con cha­que­ta de Ele­na Mi­ró y ca­mi­se­ta y pan­ta­lón de Uter­qüe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.