AQUAFLOR Y LA ESEN­CIA DE UN SUE­ÑO

Sus fra­gan­cias son la fu­sión de si­glos de ar­te y tra­di­ción y el sue­ño de su maes­tro per­fu­mis­ta. Así es Aquaflor, la ex­clu­si­va Mai­son que aca­ba de lle­gar a Es­pa­ña.

Vanity Fair (Spain) - - TENDENCIAS -

ASi­leno Che­lo­ni, cuan­do era so­lo un ni­ño, lo que más cu­rio­si­dad le pro­vo­ca­ba, cu­rio­si­dad de ni­ño que quie­re des­cu­brir, eran los olo­res. Cuen­ta que “an­he­la­ba ver ex­pues­ta la be­lle­za de un sue­ño prohi­bi­do den­tro de un fras­co de per­fu­me”. En 2009, tras ha­ber co­la­bo­ra­do ya con las mar­cas de ma­yor re­nom­bre com­po­nien­do per­fu­mes, aquel sue­ño se hi­zo real. Fue cuan­do se creó la ex­clu­si­va Mai­son de Par­fum Aquaflor, en Flo­ren­cia, don­de tie­ne hoy su ate­lier y la­bo­ra­to­rio en el pa­la­cio re­na­cen­tis­ta Cor­si­ni An­ti­no­ri Se­rris­to­ri. Des­de en­ton­ces, ha desa­rro­lla­do una co­lec­ción con más de 60 fra­gan­cias, en­tre per­fu­mes –I No­bi­li, I Pre­zio­si e I Ra­ri–, co­lo­nias flo­ren­ti­nas, aguas hi­dra­tan­tes, fra­gan­cias de am­bien­te, ve­las y una lí­nea de ba­ño. Con pa­sión de ar­te­sano, se­gún la tra­di­ción de la per­fu­me­ría ar­tís­ti­ca flo­ren­ti­na, y pa­cien­cia de al­qui­mis­ta, el maes­tro Che­lo­ni tra­ba­ja con las ma­te­rias pri­mas más no­bles de to­dos los rincones del mun­do pa­ra ela­bo­rar las me­jo­res fra­gan­cias. Aque­llas que, co­mo aún desea hoy, per­mi­ten cap­tu­rar sue­ños prohi­bi­dos en un fras­co de per­fu­me.

El maes­tro per­fu­mis­ta Che­lo­ni tra­ba­jan­do en su la­bo­ra­to­rio.

FLO­REN­CIA EN EL CEN­TRO DE MA­DRID Aquaflor abrió en ma­yo, en la ca­lle Ar­gen­so­la, 24 de Ma­drid, su pri­me­ra tien­da en Es­pa­ña. Si­tua­da en un edi­fi­cio ba­rro­co del si­glo XIX, el lo­cal per­mi­te via­jar, a tra­vés de las esencias, has­ta Flo­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.