NO EN MI NOM­BRE

Vanity Fair (Spain) - - ENTREVISTA -

Fran­cis­co Ver­dú, ex­con­se­je­ro de Ban­kia, re­cha­zó la tar­je­ta black que le ofre­ció su pre­si­den­te, Ro­dri­go Ra­to.

me­ses des­pués se des­cu­bría un agu­je­ro mi­llo­na­rio y la cuar­ta en­ti­dad fi­nan­cie­ra es­pa­ño­la era na­cio­na­li­za­da. Hu­bo que in­yec­tar­le 22.000 mi­llo­nes de di­ne­ro pú­bli­co, el equi­va­len­te a lo que Es­pa­ña gas­ta en un año en el se­gu­ro de des­em­pleo.

La foto jun­to a Ra­to en el par­qué ha­cien­do so­nar la cam­pa­na y em­pu­ñan­do el de­do pul­gar to­da­vía re­mue­ve a Ver­dú. Aquel ju­nio de 2011 fue el prin­ci­pio de to­do lo que vino des­pués. Su impu­tación, jun­to al res­to de la cú­pu­la di­rec­ti­va, por co­rrup­ción y frau­de, y el des­cu­bri­mien­to de un gran es­cán­da­lo: el de las tar­je­tas black, las Vi­sa con las que los di­rec­ti­vos de Ca­ja Ma­drid, y pos­te­rior­men­te Ban­kia, gas­ta­ron sin nin­gún con­trol has­ta 15 mi­llo­nes de eu­ros en ma­sa­jes, via­jes, ce­nas, clu­bes de al­ter­ne o len­ce­ría de mu­jer. Ver­dú, hom­bre de orí­ge­nes hu­mil­des, aman­te de la poe­sía y el ar­te, fue el úni­co que re­cha­zó la tar­je­ta. En unos me­ses el Tri­bu­nal Su­pre­mo se pro­nun­cia­rá so­bre las black. Pe­ro aún le que­da por de­lan­te el jui­cio por la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia.

—Ban­kia sa­lió a bol­sa y en 15 días el re­sul­ta­do anual de la en­ti­dad pa­só de unos be­ne­fi­cios de 300 mi­llo­nes a unas pér­di­das de 3.000 mi­llo­nes. ¿Có­mo se ges­tó esa es­ta­fa? ¿Quién ma­ni­pu­ló las cuen­tas? ¿Có­mo sa­lió a bol­sa con ese agu­je­ro mi­llo­na­rio?

—Us­ted di­ce que es una es­ta­fa, pe­ro eso no es­tá claro. Yo no creo que las cuen­tas es­tu­vie­ran fal­sea­das. Aho­ra se bus­can cul­pa­bles, pe­ro en­ton­ces el Go­bierno, la vi­ce­pre­si­den­ta Ele­na Sal­ga­do, el Ban­co de Es­pa­ña, el je­fe de la opo­si­ción, Ma­riano Ra­joy, la CNMV, los ban­cos de in­ver­sión…, to­dos em­pu­ja­ban la sa­li­da a bol­sa. Era ca­si una cues­tión de Es­ta­do. Aho­ra el fis­cal del ca­so di­ce: “Las cuen­tas no es­ta­ban mal, pe­ro esos se­ño­res que ve­nían de Ban­ca­ja y de Ca­ja Ma­drid sa­bían que ha­bía mu­cho ries­go in­mo­bi­lia­rio en el en­te y te­nían que ha­ber­lo ad­ver­ti­do”. —¿Las cuen­tas no es­ta­ban mal? —No, y es­to es al­go que na­die ha en­ten­di­do, por­que es más mor­bo­so de­cir que ha­bía un agu­je­ro y se ocul­ta­ron los da­tos. La sa­li­da es co­rrec­ta des­de el pun­to de vis­ta de las cuen­tas. Lo que hay que en­ten­der es que, en un mo­men­to da­do, co­mo las ca­jas de aho­rro no te­nían un ne­go­cio em­pre­sa­rial pa­ra com­pe­tir con los ban­cos, se ba­ten por el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. El por­cen­ta­je de ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio en las ca­jas se in­cre­men­tó de ma­ne­ra des­me­su­ra­da. Cuan­do una cri­sis co­mo la que vino afec­ta a tu ne­go­cio sus­tan­cial, el va­lor de tus ac­ti­vos cae es­tre­pi­to­sa­men­te. ¿Qué es lo que su­ce­de? Que yo, que ha­bía es­ti­ma­do que es­te pi­so va­lía 100 y te­nía una hi­po­te­ca de 60, veo que aho­ra va­le 50, en­ton­ces ten­go que pro­vi­sio­nar 10. Y así 10, más otros 12, más otros 10 son cien­tos de ac­ti­vos en Es­pa­ña. Ese cam­bio de es­ti­ma­ción de mi­les de mi­llo­nes ha­ce que de­bas ir in­cre­men­tan­do la ne­ce­si­dad de pro­vi­sión, y así pa­sas de 300 mi­llo­nes a un agu­je­ro de 3.000. Ese es el agu­je­ro de Ban­kia. Por­que ¿qué pa­sa, que el Ban­co de Es­pa­ña, que te­nía per­ma­nen­te­men­te ins­pec­to­res, no ve na­da? ¿En la au­di­to­ría de las sie­te ca­jas na­die ve na­da? ¿Qué se su­po­ne, que hay un ges­tor que lo tie­ne to­do es­con­di­do y de re­pen­te aflo­ra? Sea­mos se­rios: eso es im­po­si­ble. No hay nin­gún rin­cón es­con­di­do. Lo que su­ce­dió fue que la eco­no­mía en lu­gar de ha­cer así [mue­ve el de­do tra­zan­do una lí­nea as­cen­den­te] se pe­gó una cas­ta­ña. Y don­de ibas a un ni­vel de pro­vi­sio­nes de tan­to, vas a uno de pro­vi­sio­nes mu­cho más al­to. Y ese ni­vel de pro­vi­sio­nes, fru­to de tu es­truc­tu­ra de ba­lan­ce ba­sa­do en el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio, te exi­ge un ni­vel de pro­vi­sio­na­mien­to que tú no pue­des di­ge­rir. Si la eco­no­mía hu­bie­ra ido bien, qui­zá no se hu­bie­ra pro­du­ci­do el sa­nea­mien­to fuer­te que se hi­zo. Pe­ro la eco­no­mía se des­ca­la­bró de nue­vo.

—¿Y de­be sa­lir a bol­sa una en­ti­dad que tie­ne la ma­yor par­te de su ca­pi­tal en el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio?

—Pues si te di­cen que se ha sa­nea­do el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio peor (sue­los en la quin­ta pu­ñe­ta, es­truc­tu­ras que se han que­da­do pa­ra­li­za­das) y que pa­ra cu­brir po­si­bles nue­vos sa­nea­mien­tos el FROB ha pues­to más de 4.600 mi­llo­nes de eu­ros, y eso te lo di­ce el Ban­co de Es­pa­ña, la au­di­to­ría… Tú con­fías. —¿Ha­bía in­tere­ses pa­ra que sa­lie­ra a bol­sa fue­ra co­mo fue­ra? —Lo que ha­bía era un em­pu­je nor­ma­ti­vo des­de Eu­ro­pa pa­ra crear en­ti­da­des más gran­des y más efi­cien­tes. Eso pro­pi­cia y crea nor­ma­ti­va de to­da ín­do­le, be­ne­fi­cián­do­nos en ca­pi­tal y ayu­das pú­bli­cas pa­ra sa­lir a bol­sa. Eso sí. Pe­ro no creo que na­die di­je­ra: “Uy, va­mos a es­con­der to­do es­to, sa­li­mos a bol­sa y lue­go que sal­ga el sol por An­te­que­ra”. Eso no.

—¿Us­ted no vio na­da? ¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad tu­vo?

—El Ban­co de Es­pa­ña no vio na­da, las au­di­to­rías que ana­li­za­ron a fon­do las cuen­tas no vie­ron na­da, la CNMV no vio na­da, el FROB… En­ton­ces, ¿qué se su­po­ne? Lle­go yo y, co­mo Su­per­man, en unos días ten­go una vi­sión, des­cu­bro que hay un agu­je­ro y me lo ca­llo pa­ra en­ga­ñar a los ac­cio­nis­tas. ¡Por el amor de Dios! Pe­ro bueno, ima­gí­ne­se que lle­go y di­go: “Mi­ren, no me fío ni del Ban­co de Es­pa­ña ni de la au­di­to­ría, ni de seis de los prin­ci­pa­les ban­cos de in­ver­sión del mun­do con in­for­mes de cen­te­na­res de pá­gi­nas ha­blan­do de las bon­da­des de Ban­kia. No fir­mo las cuen­tas”. Lo que ha­brían di­cho es: “Nos he­mos equi­vo­ca­do, he­mos fi­cha­do a un ton­to”. Pe­ro va­le, su­pon­ga­mos que no me echan por ton­to. ¿En 12 días, que son exac­ta­men­te los que tu­ve en­tre mi ra­ti­fi­ca­ción co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do y la emi­sión del fo­lle­to de sa­li­da a bol­sa, re­vi­so los ex­pe­dien­tes de más de 300.000 mi­llo­nes de ac­ti­vos, pi­do tres mi­llo­nes de ta­sa­cio­nes? Ni en tres años, que­ri­da. Im­po­si­ble. Pe­ro claro, po­de­mos ro­dar una pe­lí­cu­la en la que el Ban­co de Es­pa­ña me di­ce: “Hay un agu­je­ro de co­jo­nes, pe­ro no se lo di­gas a na­die, por­que va­mos a en­ga­ñar­los”. Se de­du­ce que hi­ci­mos eso y no es así. En Ban­kia pa­re­ce que hay una mano ne­gra que ocul­tó la in­for­ma­ción y yo no he vis­to esa mano. Lo que he vis­to es có­mo la eco­no­mía se pe­ga­ba una cas­ta­ña que de­te­rio­ró las cuen­tas.

—De acuer­do, acep­te­mos que na­die vio na­da. ¿Pe­ro por qué el ciu­da­dano tie­ne que pa­gar el res­ca­te del ban­co con 22.000 mi­llo­nes. La sép­ti­ma par­te de la cri­sis del Es­pa­ña la pro­vo­có Ban­kia. Una cri­sis que he­mos pa­ga­do to­dos con re­cor­tes. ¿Es­ta­ba a fa­vor de in­ter­ve­nir Ban­kia?

“La sa­li­da a bol­sa de Ban­kia no fue una es­ta­fa. NO HU­BO UNA MANO ne­gra que ocul­tó la in­for­ma­ción”

—El ciu­da­dano de­be en­ten­der que Ban­kia hi­zo un es­fuer­zo de sa­nea­mien­to an­tes de sa­lir a bol­sa pa­ra in­ten­tar ais­lar los peo­res ac­ti­vos. Pe­ro el de­te­rio­ro de la cri­sis pro­pi­ció, da­do que su es­truc­tu­ra de ba­lan­ce es­ta­ba cen­tra­da en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, una ne­ce­si­dad de sa­nea­mien­to mu­cho ma­yor. El cul­pa­ble de los pla­nes de sa­nea­mien­to de Ban­kia es el cam­bio ra­di­cal de pers­pec­ti­va de la eco­no­mía y, por tan­to, la ne­ce­si­dad de pro­vi­sio­nar al­go que an­tes no era ne­ce­sa­rio. Así que sí, es­toy a fa­vor de in­ter­ve­nir Ban­kia. Otra co­sa es el tamaño del res­ca­te. Ha­bía un plan de Ra­to que era la mi­tad del di­ne­ro que se pu­so. Ha­bría que di­lu­ci­dar si era su­fi­cien­te o no. Pe­ro es un te­ma pa­ra de­ba­tir lar­go y pro­fun­do.

Ha­ce un año, Ver­dú me es­cri­bió una emo­ti­va car­ta pa­ra ex­pli­car­me por qué to­da­vía no po­día con­ce­der­nos una en­tre­vis­ta, la que so­li­ci­ta­ban de­ce­nas de me­dios por ser el in­co­rrup­ti­ble de la ban­ca. Vi­vía ya en Mia­mi, don­de se ha­bía au­to­exi­lia­do, y pa­sa­ba una épo­ca muy du­ra, ale­ja­do de su fa­mi­lia y de su pai­sa­je vi­tal. “Cuan­do nos vea­mos —me de­cía—, me gus­ta­ría ex­pli­car por qué se ha de­te­rio­ra­do tan­to es­te sec­tor y sus di­rec­ti­vos han per­di­do tan­to pres­ti­gio: quién ol­vi­dó el ofi­cio por ga­nar tamaño y quién no. Por qué due­len los sa­la­rios de los bue­nos pro­fe­sio­na­les y no los de Iber­dro­la, Te­le­fó­ni­ca o Za­ra. Y, so­bre to­do, me gus­ta­ría ha­blar­te a ‘cal­zón qui­ta­do’ de có­mo es­te asun­to de Ban­kia me ‘ca­gó’ la vi­da, de lo que sen­tí des­de un pri­mer mo­men­to (la fal­sa pre­pon­de­ran­cia de lo po­lí­ti­co), de có­mo lo pa­sa uno cuan­do ha lu­cha­do por cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te y de qué su­ce­de cuan­do te in­vo­lu­cran en un te­ma que no has ori­gi­na­do y lo tie­nes que de­jar to­do por­que es­tás impu­tado. Y de có­mo, a pe­sar de lo tra­ba­ja­do y de tu fuer­za vi­tal, en­tras en de­pre­sión —no por lo que has he­cho, sino por lo que no pue­des ha­cer—. Ha­blar­te de la vul­ne­ra­bi­li­dad y de có­mo tu­ve que re­en­fo­car mi vi­da. Es­pe­ro al­gún día po­der com­par­tir con­ti­go es­tas, mis vi­ven­cias”.

—Me di­jo que ha­bla­ría­mos de los sa­la­rios de los ban­que­ros. El su­yo era de 2,6 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

—Esa era la re­tri­bu­ción glo­bal, su­man­do el suel­do fi­jo, el plan de pen­sio­nes y va­ria­bles si cum­plía los ob­je­ti­vos, y era, con di­fe­ren­cia, el con­se­je­ro de­le­ga­do que me­nos ga­na­ba de to­da la ban­ca es­pa­ño­la. Pe­ro no te­ne­mos que cues­tio­nar los va­lo­res ab­so­lu­tos, por­que es ab­sur­do: el im­por­te de­pen­de del va­lor que aña­das a tus ac­cio­nis­tas. A mí me en­can­ta­ría que to­do el mun­do ga­na­ra mi­llo­nes, si ha ge­ne­ra­do más. Lo que hay que cues­tio­nar es el he­cho de man­te­ner al­tas re­tri­bu­cio­nes cuan­do la em­pre­sa pier­de.

—Ese fue el ca­so de Ban­kia. Cuan­do le in­yec­tan di­ne­ro pú­bli­co, el Go­bierno li­mi­ta los suel­dos de los eje­cu­ti­vos a 600.000 eu­ros en un país cu­yo sa­la­rio me­dio ron­da los 1.600 eu­ros. Y son esas per­so­nas las que pa­gan el res­ca­te y, por en­de, esos suel­dos.

—Sí, es ver­dad. No es jus­to que, cuan­do una en­ti­dad y sus ac­cio­nis­tas pier­den di­ne­ro, los eje­cu­ti­vos si­gan ga­nan­do tan­to. De acuer­do, ahí lo sus­cri­bo. El mó­vil in­te­rrum­pe enér­gi­co la con­ver­sa­ción. Ver­dú da un pe­que­ño so­bre­sal­to. Lee el men­sa­je que aca­ba de en­trar. Mi­ra des­con­cer­ta­do: “Mel­va, pan… Bah, na­da”, di­ce co­mo guar­dán­do­se el me­jor de los se­cre­tos. Su ac­ti­tud in­quie­ta es por­que, des­de ha­ce tres días, vi­ve es­pe­ran­do a que naz­ca su se­gun­do nieto, el pri­mer vás­ta­go de su hi­jo ma­yor. “Mi hi­ja pe­que­ña ya tie­ne uno, jue­ga con­mi­go, no pa­ra quie­to”. En par­te por ellos, Ver­dú aban­do­na­rá en breve su tra­ba­jo en Mia­mi co­mo eco­no­mis­ta sé­nior en ACS In­fra­es­truc­tu­ras. “Quie­ro es­tar más a ca­ba­llo en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Es­pa­ña. Ha­cer al­go de con­sul­to­ría, es­tar más tran­qui­lo. Lo del au­to­exi­lio pue­de te­ner un com­po­nen­te ro­mán­ti­co, pe­ro la año­ran­za es muy du­ra. Te aís­lan de tu pai­sa­je, de tus se­res que­ri­dos, de tus aro­mas…”. —¿Có­mo veía Es­pa­ña des­de fue­ra? —Co­mo un país de en­vi­dias. En Es­ta­dos Uni­dos tú ga­nas di­ne­ro y te ad­mi­ran, aquí eres sos­pe­cho­so. Da igual que ha­yas pro­du­ci­do mu­chos be­ne­fi­cios. Si tú ga­nas mu­cho di­ne­ro y yo no, al­go pa­sa, por­que no es que yo sea ton­to. En Es­pa­ña no se re­co­no­ce la me­ri­to­cra­cia, el es­fuer­zo ni al que triun­fa. En Amé­ri­ca, que tie­ne mu­chas co­sas ma­las, pe­ro al­gu­na bue­na, te ven con un buen co­che y te di­cen: “Muy bien, en­ho­ra­bue­na”. Te pre­gun­tan: “¿Me pue­de ex­pli­car có­mo ha he­cho pa­ra te­ner es­te co­che? Aquí, si pue­den, te lo ra­yan. Y eso su­ce­de por in­cul­tu­ra, por en­vi­dia. Yo he he­cho 14 mu­dan­zas en mi vi­da, un más­ter en Chica­go y he vi­vi­do sin ver a mis hi­jos du­ran­te años… ¿Y ten­go que ga­nar lo mis­mo que quien ha es­ta­do sen­ta­do sin ha­cer na­da? Ni es jus­to ni es bueno. Es ne­fas­to pa­ra Es­pa­ña que si­ga­mos en­vi­dian­do to­do lo que ten­ga éxi­to, sea cien­cia, de­por­te, cul­tu­ra o ban­ca. Nos iría me­jor si de­já­ra­mos de pen­sar a quién jo­de­mos pa­ra no sen­tir­nos me­nos. Hay que ha­cer más au­to­crí­ti­ca y em­pe­zar a va­lo­rar la ge­ne­ra­ción de ri­que­za, el éxi­to em­pre­sa­rial, pic­tó­ri­co, mu­si­cal…

“La re­la­ción per­ma­nen­te de Ra­to con Ra­joy YO NO LA HE VIS­TO en nin­gún ban­co. Has­ta le pre­sen­tó su di­mi­sión”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.