VES­TI­DA PA­RA MU­TAR

Ex­ce­len­te ac­triz y me­jor vi­lla­na, ha­ce tres dé­ca­das Glenn Clo­se con­si­guió que en­ten­dié­ra­mos los pe­li­gros de un ‘af­fai­re’ fa­tal. ‘La bue­na es­po­sa’, su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, clau­su­ra­rá la 65ª edi­ción del Fes­ti­val de San Se­bas­tián.

Vanity Fair (Spain) - - CINE - Por MANU PIÑÓN

ALEX FORREST ‘ ATRAC­CIÓN FA­TAL’ ( 1987)

En la era del éxi­to a cual­quier pre­cio, Mi­chael Dou­glas (hi­zo a la vez Wall Street) apren­dió qué pa­sa­ba si no se sa­tis­fa­cía a la se­ño­ra Clo­se. Me­dio cen­te­nar de ac­tri­ces re­cha­za­ron un pa­pel que ella en­ten­dió co­mo una en­fer­ma, no co­mo una ma­la. Con el pe­lo fri­to y la mi­ra­da ida, em­pu­ñó el cu­chi­llo con tan­ta con­vic­ción que aca­bó lle­ván­do­se­lo a ca­sa. Allí se en­te­ró de que ha­bía ro­da­do embarazada las es­ce­nas más du­ras.

LA MAR­QUE­SA DE MERTEUIL ‘ L AS AMIS­TA­DES PEL IGROSAS’ ( 1987)

El guion con­cluía con una aco­ta­ción so­bre su per­so­na­je: “Te­nía el al­ma en el ros­tro”. El di­rec­tor Step­hen Frears es­ta­ba preo­cu­pa­do por esa es­ce­na. “Sé lo que de­bo ha­cer”, ase­gu­ró ella. Se des­ma­qui­lló fren­te a la cá­ma­ra tras ex­po­ner sus mi­se­rias. De es­ta “vir­tuo­sa del en­ga­ño” con­ser­va sus ves­ti­dos; uno lo lu­ció su ami­ga Ma­don­na en la cé­le­bre ac­tua­ción de 1990 en los MTV Awards.

CRUELLA DE VIL ‘ 101 DÁLMATAS’ ( 1996)

“A los sie­te años que­ría ha­cer una cin­ta de Dis­ney”, con­tó al con­ver­tir­se en la vi­lla­na. “Si hu­bie­ra lla­ma­do a Walt, me ha­bría con­tra­ta­do”. Na­die di­ría que ado­ra a los pe­rros y tie­ne una web de­di­ca­da a ellos (fetch­dog. com). Sin su Cruella, An­ge­li­na no ha­bría si­do Ma­lé­fi­ca, Johnny Depp no ha­bría da­do vi­da al Sombrerero Lo­co y Em­ma Wat­son no se ha­bría con­ver­ti­do en Be­lla. Tal vez Meryl Streep tam­po­co se ha­bría atrevido a ser Mi­ran­da Priestly.

PATTY HEWES ‘ DA­ÑOS Y PER­JUI­CIOS’ ( 2007- 2012)

¿Qué estrella con tan­tas no­mi­na­cio­nes al Os­car —ni uno ga­na­do— pre­fe­ría ha­cer se­ries ha­ce 10 años? Exac­to, nin­gu­na. Tam­bién en es­to ha si­do una ade­lan­ta­da a su tiem­po. No pen­só en el tamaño de las pan­ta­llas, sino en la al­tu­ra del per­so­na­je, y la abo­ga­da Patty Hewes mos­tró un nue­vo ca­mino pa­ra la fic­ción ju­rí­di­co-pro­ce­di­men­tal y tam­bién pa­ra com­pa­ñe­ras de pro­fe­sión co­mo Ro­bin Wright o Jessica Lan­ge.

AL­BERT NOBBS ‘ AL­BERT NOBBS’ ( 2012)

Ha­bien­do ju­ga­do mu­chas ve­ces con su fí­si­co an­dró­gino, Clo­se —an­te­ce­so­ra de Til­da Swin­ton o Ed­die Red­may­ne— su­po du­ran­te dé­ca­das que es­te per­so­na­je era pa­ra ella. Co­mo na­die que­ría ha­cer un Yentl sin can­cio­nes o un Toot­sie sin co­me­dia, ella mis­ma es­cri­bió y pro­du­jo una cin­ta que abor­da­ba la iden­ti­dad de gé­ne­ro con res­pe­to, se­rie­dad y ma­du­rez. Es de­cir, to­do lo que no hi­zo La chi­ca da­ne­sa un lus­tro des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.