RE­BEL­DE CAU­SA CON

Vanity Fair (Spain) - - ESCENA - Por SO­RA­YA MEL­GUI­ZO

Atea, de iz­quier­das y an­ti­mo­nár­qui­ca, fue du­ran­te años, pa­ra dis­gus­to de su aris­to­crá­ti­ca fa­mi­lia, el azo­te de Sil­vio Ber­lus­co­ni en la te­le­vi­sión ita­lia­na. Sin em­bar­go, hoy Bea­tri­ce Borromeo for­ma par­te de la ca­sa real mo­ne­gas­ca jun­to a su ma­ri­do, Pie­rre Ca­si­rag­hi, y su hi­jo, Ste­fano. Y aun­que ad­mi­te que su tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta ha pa­sa­do a un se­gun­do plano, es­te mes es­tre­na su cuar­to do­cu­men­tal, ‘Bam­bi­ni Mai’, so­bre los es­tra­gos de la Ca­mo­rra en Ná­po­les. En­tre­vis­ta ex­clu­si­va con la mu­jer que un día des­lum­bra en el Bai­le de la Ro­sa y al si­guien­te po­ne en ja­que a la ma­fia.

ABea­tri­ce Borromeo no pa­re­cen gus­tar­le las prin­ce­sas. Frun­ce el ce­ño cuan­do le in­si­núo su ilus­tre li­na­je. “Ni yo soy con­de­sa ni Pie­rre es prín­ci­pe. No te­ne­mos nin­gún tí­tu­lo no­bi­lia­rio”, me di­ce ca­te­gó­ri­ca. Tam­po­co pa­re­ce que le im­por­te de­ma­sia­do. Pe­rio­dis­ta y es­po­sa de Pie­rre Ca­si­rag­hi, el pe­que­ño de los tres hi­jos que Ca­ro­li­na de Mónaco tu­vo jun­to al ma­lo­gra­do Ste­fano Ca­si­rag­hi —fa­lle­ci­do en 1990 en un ac­ci­den­te náu­ti­co—, Bea­tri­ce es una aris­tó­cra­ta atí­pi­ca. Su nom­bre apa­re­ce siem­pre en las lis­tas de las me­jor ves­ti­das y no es ex­tra­ño ver­la jun­to a la fa­mi­lia real mo­ne­gas­ca en even­tos so­cia­les, co­mo el tra­di­cio­nal Bai­le de la Ro­sa, o en las com­pe­ti­cio­nes de­por­ti­vas don­de par­ti­ci­pa su ma­ri­do, aman­te de la ve­la co­mo su pa­dre. Sin em­bar­go, ella lle­va años in­ten­tan­do le­van­tar un mu­ro en­tre su pro­fe­sión y su vi­da pri­va­da. Una em­pre­sa que ca­da vez le re­sul­ta más di­fí­cil. “La aten­ción que re­ci­bo me vie­ne de re­bo­te por Pie­rre —re­co­no­ce—. Si dos per­so­nas se ca­san y tie­nen un ni­ño, a la gen­te le gus­ta por­que pa­re­ce un bo­ni­to cuen­to. Y no es que me mo­les­te, pe­ro no es ni mé­ri­to ni cul­pa mía. Es sim­ple­men­te mi vi­da”.

Son las 9:30 de una ca­lu­ro­sa y hú­me­da ma­ña­na de fi­na­les de agos­to. Mon­te­car­lo ama­ne­ce es­plén­di­do. Bea­tri­ce (San Cán­di­do, Ita­lia,1985) lle­ga pun­tual a nues­tra ci­ta. Con el pe­lo re­co­gi­do en una co­le­ta, va­que­ros, una sen­ci­lla ca­mi­se­ta blan­ca y sin una piz­ca de ma­qui­lla­je, pa­sa des­aper­ci­bi­da en­tre los hués­pe­des y tu­ris­tas que se alo­jan en el ho­tel don­de nos en­con­tra­mos. Na­die di­ría que su ma­ri­do ocu­pa el sép­ti­mo lu­gar en la lí­nea de su­ce­sión del prin­ci­pa­do, el se­gun­do Es­ta­do más pe­que­ño del mun­do. Por unas ho­ras de­ja­rá el pa­pel de pe­rio­dis­ta in­có­mo­da pa­ra po­sar an­te el ob­je­ti­vo de la cá­ma­ra. Se no­ta que no es nin­gu­na no­va­ta. So­lo la trai­cio­na un pe­que­ño de­ta­lle: no se des­pe­ga­rá de su mó­vil du­ran­te to­do el día. “Ten­go un be­bé y lo he de­ja­do en ca­sa con su pa­dre…”, di­ce sin ter­mi­nar la fra­se. La úni­ca re­gla no es­cri­ta son los Gri­mal­di. “Po­dría de­cir mu­chas co­sas bue­nas so­bre mi fa­mi­lia po­lí­ti­ca, pe­ro ya es­tán más ex­pues­tos de lo que les gus­ta­ría. Así que, co­mo re­gla per­so­nal, no ha­blo de ellos”, me ad­vier­te. Te­rreno ve­da­do.

Bea­tri­ce per­te­ne­ce a una in­flu­yen­te fa­mi­lia aris­to­crá­ti­ca ita­lia­na. Es hi­ja de Car­lo Fer­di­nan­do Borromeo, con­de de Arona, y de Pao­la Mar­zot­to, hi­ja de la es­ti­lis­ta Marta Mar­zot­to y del con­de Um­ber­to Mar­zot­to, des­cen­dien­te de uno de los im­pe­rios tex­ti­les más im­por­tan­tes de Ita­lia. En su ár­bol ge­nea­ló­gi­co fi­gu­ra has­ta un car­de­nal. “Cre­cí en el cam­po jun­to a mi pa­dre. Mi ma­dre iba y ve­nía. Des­pués, con ocho años, me fui a vi­vir con ella a Mi­lán. Has­ta que me lar­gué de ca­sa con 16 años por­que no nos lle­vá­ba­mos bien”, me cuen­ta. Bea­tri­ce es la pe­que­ña de cin­co her­ma­nos: Isabella, La­vi­nia, Car­lo y Ma­til­de. Las dos pri­me­ras son hi­jas de su pa­dre y de la ex­mo­de­lo ale­ma­na Ma­rion Zo­ta, a quien el con­de aban­do­nó por la ma­dre de la pe­rio­dis­ta. Con ella tu­vo a su úni­co hi­jo va­rón, Car­lo. Nun­ca for­ma­li­za­ron la re­la­ción. Des­pués vol­vió con Zo­ta y tu­vo a Ma­til­de. Y, de nue­vo, re­gre­só a los bra­zos de la ita­lia­na. Al po­co tiem­po del na­ci­mien­to de Bea­tri­ce, y a pe­sar de es­tar di­vor­cia­dos, el con­de se re­con­ci­lió con su pri­me­ra mu­jer. “Car­lo, Ma­til­de y yo cre­ci­mos jun­tos por­que éra­mos los más cer­ca­nos de edad. Con las otras com­par­tí un po­co me­nos. Pe­ro aho­ra ha­blo con mis her­ma­nas una vez a la se­ma­na, que no es po­co. So­mos una fa­mi­lia mi­la­gro­sa­men­te uni­da, a pe­sar de la ma­ne­ra en la que he­mos si­do cria­dos”.

La ma­la re­la­ción con su ma­dre du­ran­te su ado­les­cen­cia la lle­vó a bus­car­se la vi­da des­de muy jo­ven. “A par­tir de los 16 años y has­ta que me ins­ta­lé con Pie­rre he vi­vi­do so­la. Me man­te­nía tra­ba­jan­do co­mo mo­de­lo. Ha­cía la se­ma­na de la mo­da de Mi­lán un par de ve­ces al año y al­gu­nas cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad. Eso me per­mi­tía pa­gar­me el al­qui­ler y se­guir es­tu­dian­do. Era di­ver­ti­do y ga­na­ba di­ne­ro. De he­cho, no he vuel­to a ga­nar tan­to co­mo en­ton­ces”. El pri­mer des­fi­le fue con Cha­nel en la Pla­za de Es­pa­ña de Ro­ma, que no es pre­ci­sa­men­te un mal ini­cio. —¿Qué re­cuer­da de aque­lla épo­ca? —Era muy in­se­gu­ra. Re­cuer­do que des­fi­la­ba muy mal y cuan­do po­sa­ba pa­ra una se­sión de fotos me da­ba ver­güen­za.

“SI DOS PER­SO­NAS SE CA­SAN Y TIE­NEN UN NI­ÑO, A LA GEN­TE LE GUS­TA, PE­RO NO ES MÉ­RI­TO NI CUL­PA MÍA”

Sin­ce­ra­men­te, siem­pre me sen­tí bas­tan­te fue­ra de lu­gar.

—Pe­ro te­ner una abue­la co­mo Marta Mar­zot­to le ha­brá ayu­da­do…

—Si no hu­bie­se si­do por ella, no ha­bría en­tra­do ja­más en ese mun­do. Re­cuer­do que lla­ma­ba a su ami­ga de Blu­ma­ri­ne y le de­cía: “Tie­nes que co­no­cer a mi nie­ta”. No te­nía nin­gún re­pa­ro. Se di­ver­tía mu­chí­si­mo. Ve­nía a los des­fi­les y se sen­ta­ba en la pri­me­ra fi­la. Se po­nía a gri­tar y a aplau­dir­me ella so­la. Y yo me mo­ría de la ver­güen­za. Era mi fan nú­me­ro uno.

El sal­to de las pa­sa­re­las a la te­le­vi­sión no tar­dó en lle­gar. Mi­che­le San­to­ro, uno de los pe­rio­dis­tas más res­pe­ta­dos de Ita­lia, le ofre­ció co­la­bo­rar con una sec­ción pro­pia en un pro­gra­ma de de­ba­te de la se­gun­da ca­de­na de la te­le­vi­sión pú­bli­ca. Te­nía 19 años. “Le­yó una en­tre­vis­ta que yo ha­bía con­ce­di­do al Co­rrie­re de­lla Se­ra en la que me de­cla­ra­ba atea y de iz­quier­das, arre­me­tía con­tra Ber­lus­co­ni… Mi pa­dre me de­jó de ha­blar du­ran­te tres se­ma­nas”, re­cuer­da en­tre car­ca­ja­das. —¿Se arre­pin­tió de ha­ber con­ce­di­do esa en­tre­vis­ta? —No. En mi fa­mi­lia nor­mal­men­te no se ex­po­nen de­ma­sia­do, yo de­fien­do el de­re­cho a ex­pre­sar mi opi­nión. —¿Su fa­mi­lia pre­fe­ri­ría que no lo hi­cie­ra? —Mi fa­mi­lia es bas­tan­te… —se de­tie­ne unos se­gun­dos an­tes de con­ti­nuar la fra­se—. Mi pa­dre, con 82 años, no en­tien­de la ne­ce­si­dad de de­cir a los de­más lo que pien­sas. So­bre to­do cuan­do era más jo­ven. Aho­ra ya no me co­men­ta na­da por­que ha en­ten­di­do que soy una cau­sa per­di­da. Odio lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, la hi­po­cre­sía de quien no to­ma par­ti­do nun­ca, no opi­na, se adap­ta co­mo un ca­ma­león pa­ra sal­var sus in­tere­ses. Cuan­do yo era pe­que­ña, Ber­lus­co­ni era co­mo el an­ti­cris­to pa­ra mí. En los úl­ti­mos años se ha con­ver­ti­do ca­si en un bu­fón, pe­ro en­ton­ces no te­nía nin­gu­na gra­cia. De­cir al­go con­tra Ber­lus­co­ni era di­fí­cil, y con San­to­ro se po­día.

—Tam­bién di­jo que la mo­nar­quía y la aris­to­cra­cia eran al­go anacró­ni­co. Sien­do us­ted quien es, ¿que­ría pro­vo­car?

—En­tien­do que po­día pa­re­cer­lo, pe­ro los tí­tu­los no­bi­lia­rios fue­ron abo­li­dos en Ita­lia el si­glo pa­sa­do. Por lo tan­to, mi afir­ma­ción era téc­ni­ca­men­te co­rrec­ta. De lo con­tra­rio, hoy rei­na­rían los Sa­bo­ya. El pa­dre, Víc­tor Ma­nuel de Sa­bo­ya, un ase­sino ab­suel­to por la Jus­ti­cia fran­ce­sa; el hi­jo, Ema­nue­le Fi­li­ber­to, que ex­pri­me to­do lo que pue­de su apellido por­que no sa­be ha­cer otra co­sa. He es­cri­to mu­chos artículos so­bre ellos y me de­tes­tan. Me han de­nun­cia­do, pe­ro aca­bo de ga­nar­les la úl­ti­ma que­re­lla —di­ce con sa­tis­fac­ción—. Si esa es la mo­nar­quía que de­be­mos te­ner en Ita­lia…”. La ex­po­si­ción pú­bli­ca se con­vir­tió en un ar­ma de do­ble fi­lo. La ge­ne­ro­sa vi­si­bi­li­dad que le pro­por­cio­nó aquel pro­gra­ma no fue gra­tui­ta. Mu­cha gen­te no le per­do­na­ba las con­tra­dic­cio­nes en­tre la vi­da de lu­jo que se le su­po­nía y su in­sis­ten­cia en no que­rer re­co­no­cer­la. “Du­ran­te mu­cho tiem­po no en­ten­dí por qué exis­tía esa des­con­fian­za ha­cia mí. Me pa­re­cía in­jus­to, por­que, a pe­sar de la fa­mi­lia que ten­go, en­ton­ces ga­na­ba unos 1.100 eu­ros al mes y me man­te­nía so­la. No pe­día fa­vo­res a na­die. To­dos pen­sa­ban que te­nía la ban­de­ja de pla­ta pre­pa­ra­da por la ma­ña­na y yo me es­for­za­ba en re­pe­tir que mi vi­da era co­mo la de cual­quie­ra; por­que lo era, al me­nos el 90% de ella. Has­ta que no he si­do más ma­yor no me he da­do cuen­ta de que te­nían ra­zón. Es cier­to que yo lle­va­ba una vi­da ab­so­lu­ta­men­te nor­mal, pe­ro tam­bién es cier­to que vi­vía en un con­tex­to que no lo era. Po­día pa­sar unas va­ca­cio­nes en una ca­sa es­tu­pen­da de mi pa­dre o ir a Nue­va York a una fies­ta con mi abue­la. Eso no es­tá al al­can­ce de to­do el mun­do. Cuan­do era pe­que­ña, ha­bría que­ri­do ser co­mo cual­quier otra chi­ca, pe­ro la reali­dad es que no lo era”.

—Tam­po­co lo es aho­ra, pe­ro su vi­da ac­tual la ha ele­gi­do us­ted, ¿no?

—Uno se enamo­ra de quien se enamo­ra. Pie­rre es in­te­li­gen­te, sim­pá­ti­co… Aun­que no per­te­ne­cie­ra a la fa­mi­lia Gri­mal­di, se­ría igual­men­te un chi­co fan­tás­ti­co. Era di­fí­cil no enamo­rar­se de él. Y es­tá claro que es­ta no es una vi­da nor­mal. Fue un sa­cri­fi­cio aban­do­nar mi tra­ba­jo e ins­ta­lar­me en Mónaco, pe­ro lo hi­ce por­que mi ma­ri­do vi­ve aquí, ges­tio­na sus em­pre­sas des­de aquí y es el que ga­na más di­ne­ro de los dos. An­tes da­ba prio­ri­dad al tra­ba­jo, pe­ro des­de que me he ca­sa­do ha pa­sa­do a un se­gun­do plano. Yo pro­ce­do de una fa­mi­lia que nos hi­zo su­frir mu­cho cuan­do éra­mos pe­que­ños, por­que no su­pie­ron ges­tio­nar los pro­ble­mas de ma­ne­ra adul­ta. Por eso pa­ra mí es im­por­tan­te pro­te­ger a mi fa­mi­lia y es­tar uni­dos.

La pa­re­ja con­tra­jo ma­tri­mo­nio en 2015. Se ha­bían co­no­ci­do ca­si sie­te años atrás en las au­las de la eli­tis­ta Uni­ver­si­dad Boc­co­ni de Mi­lán, don­de Bea­tri­ce es­tu­dia­ba De­re­cho y Pie­rre, Eco­no­mía. Pri­me­ro lo hi­cie­ron por lo ci­vil en los jar­di­nes del pa­la­cio Gri­mal­di an­te 70 per­so­nas, pa­rien­tes cer­ca­nos y ami­gos ín­ti­mos. Tras la ce­re­mo­nia ofre­cie­ron el tra­di­cio­nal ca­vag­ne­tu mo­ne­gas­co, una es­pe­cie de píc­nic, es­ta vez pa­ra unos 700 in­vi­ta­dos. Una se­ma­na des­pués se die­ron el “sí quie­ro” re­li­gio­so en una de las is­las Bo­rro­meas, a los pies del la­go Ma­yor, pro­pie­dad del pa­dre de la no­via. Fue­ron va­rios días de ce­le­bra­cio­nes y fies­tas por to­do lo al­to que con­vir­tie­ron el en­la­ce en uno de los even­tos más im­por­tan­tes de la al­ta

“ODIO LO PO­LÍ­TI­CA­MEN­TE CO­RREC­TO, LA HI­PO­CRE­SÍA DEL QUE NO OPI­NA PA­RA SAL­VAR SUS IN­TERE­SES”

EN­TRE­VIS­TÓ, EN MI­TAD DE SU BO­DA, A UN MA­GIS­TRA­DO ANTIMAFIA. “¡LA FIES­TA YA CA­SI SE HA­BÍA TER­MI­NA­DO!”

so­cie­dad eu­ro­pea de ese ve­rano. Una pe­na que la pro­ta­go­nis­ta tu­vie­ra que au­sen­tar­se pa­ra cum­plir con sus obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les. “Mar­co Tra­va­glio —di­rec­tor de Il Fat­to Quo­ti­diano, el pe­rió­di­co pa­ra el que tra­ba­ja­ba en­ton­ces— es­ta­ba in­vi­ta­do a mi bo­da y du­ran­te la ce­le­bra­ción, me­dio en bro­ma me­dio en se­rio, me di­jo que ha­bía que ha­cer una en­tre­vis­ta a un ma­gis­tra­do antimafia muy im­por­tan­te. Y pen­sé: ‘Bueno, to­tal, la bo­da ca­si se ha ter­mi­na­do’. Así que me me­tí en una ha­bi­ta­ción e hi­ce la en­tre­vis­ta. Mi ma­ri­do vino y me di­jo que es­ta­ba lo­ca —re­cuer­da rien­do—. Al fi­nal sa­lió pu­bli­ca­da en la por­ta­da del día si­guien­te. ¡Es lo mí­ni­mo!, ¿no?”.

Des­pués del en­la­ce de­jó Mi­lán y se ins­ta­ló en Mon­te­car­lo jun­to a su ma­ri­do. “Pe­ro no en el pa­la­cio”, me in­sis­te, sino en un apar­ta­men­to “ob­je­ti­va­men­te bas­tan­te pe­que­ño” cer­ca del Mu­seo Ocea­no­grá­fi­co. Una de las gran­des ven­ta­jas del pe­que­ño prin­ci­pa­do es que aquí los pa­pa­raz­zi es­tán prohi­bi­dos. “Fue un ali­vio vi­vir en Mónaco mien­tras es­ta­ba embarazada —re­co­no­ce—. Pe­ro he bus­ca­do una fór­mu­la pa­ra re­si­dir aquí y se­guir tra­ba­jan­do. Es­cri­bir pa­ra un pe­rió­di­co era im­po­si­ble”. Por eso aho­ra es­tá vol­ca­da en la rea­li­za­ción de do­cu­men­ta­les pa­ra la te­le­vi­sión ita­lia­na. En oc­tu­bre es­tre­na­rá su cuar­to y úl­ti­mo tra­ba­jo, que aca­ba de ser pre­sen­ta­do du­ran­te la re­cien­te asam­blea de las Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York.

Cuan­do es­ta­ba embarazada de ca­si seis me­ses, se mar­chó a ro­dar a Cai­vano, un pue­blo a 25 ki­ló­me­tros de Ná­po­les, don­de la Ca­mo­rra cam­pa a sus an­chas y ha con­ver­ti­do es­te rin­cón ol­vi­da­do de Ita­lia en uno de los ma­yo­res al­ma­ce­nes de dro­ga del país. “Se lla­ma Bam­bi­ni Mai ( Ni­ños nun­ca, en es­pa­ñol), por­que no es un si­tio don­de los ni­ños pue­dan so­bre­vi­vir. No tie­nen elec­ción”. La lo­ca­li­dad ha si­do ade­más es­ce­na­rio de nu­me­ro­sos ca­sos de pe­dofi­lia en los úl­ti­mos años. “Me in­tere­sa­ba co­no­cer có­mo la ma­fia po­día per­mi­tir es­tos abu­sos. La con­clu­sión a la que lle­ga­mos es que así con­si­guen dis­traer a la po­li­cía y lo­grar que los de­jen tran­qui­los”.

El do­cu­men­tal cuen­ta la lu­cha de la di­rec­to­ra de una es­cue­la pú­bli­ca pa­ra in­ten­tar sal­var a los ni­ños y ado­les­cen­tes del pue­blo de su in­cier­to des­tino. Co­mo a Car­men, de 14 años, que no co­no­ce a su pa­dre y tie­ne a su ma­dre y a su her­mano en la cár­cel, con­de­na­dos por ven­der dro­ga pa­ra la Ca­mo­rra. “Re­cuer­do que le di­je que, si que­ría ga­nar di­ne­ro, te­nía que es­tu­diar. Me con­tes­tó que allí pue­den ga­nar 500 eu­ros en una tar­de. Son unos críos y te ha­blan co­mo si tu­vie­ran 40 años. Es­tán com­ple­ta­men­te de­cep­cio­na­dos del mun­do”.

El pro­yec­to sur­gió gra­cias a una ini­cia­ti­va de Fran­ca Soz­za­ni, la his­tó­ri­ca di­rec­to­ra de Vo­gue Ita­lia que mu­rió el año pa­sa­do y era ami­ga per­so­nal de Bea­tri­ce. “Fran­ca era em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad pa­ra la ONU y es­ta­ba al fren­te del pro­yec­to Fas­hion 4 De­ve­lop­ment. Me pro­pu­so ser en­via­da es­pe­cial pa­ra es­ta agen­cia y acep­té. Ellos me pi­die­ron que con­cen­tra­ra mi tra­ba­jo en los de­re­chos hu­ma­nos, y es­te do­cu­men­tal es mi pri­me­ra co­la­bo­ra­ción”, ex­pli­ca.

Du­ran­te la pro­duc­ción en­tre­vis­tó a una fa­mi­lia que ha­bía te­ni­do que huir por­que es­ta­ba ame­na­za­da de muer­te por un boss de la Ca­mo­rra. El pa­dre, que tra­ba­ja­ba pa­ra el je­fe ma­fio­so lo­cal, se en­te­ró de que es­te ha­bía abu­sa­do re­pe­ti­da­men­te de su hi­ja de 13 años. Mien­tras pre­pa­ra­ba su ven­gan­za, el ca­po lo des­cu­brió e in­ten­tó ani­qui­lar a to­da la fa­mi­lia. “Tu­vie­ron que fu­gar­se y es­con­der­se, por­que la po­li­cía se ne­gó a de­te­ner al ma­fio­so. Cuan­do me pro­pu­sie­ron ir a co­no­cer­los, es­ta­ba embarazada y te­nía una tri­pa enor­me. Al prin­ci­pio du­dé, pe­ro pen­sé: ‘Si los ma­tan y no he ha­bla­do con ellos, nun­ca ten­dré la con­cien­cia tran­qui­la’. Ha si­do la en­tre­vis­ta más rá­pi­da que he he­cho en mi vi­da. Que­ría sa­lir de allí co­rrien­do”. —Su ma­ri­do, ¿no es­tá preo­cu­pa­do? —Me di­ce que ten­ga cui­da­do, pe­ro igual que yo a él. Pie­rre tie­ne una vi­da ab­sur­da. Por la ma­ña­na se sube a un ca­ta­ma­rán, por la tar­de ha­ce bu­ceo, lue­go se va a en­tre­nar y des­pués di­ri­ge cin­co em­pre­sas di­fe­ren­tes. Pe­ro al fi­nal los dos res­pe­ta­mos nues­tros es­pa­cios de li­ber­tad. Mi fa­mi­lia es lo pri­me­ro, pe­ro se­gui­ré in­ves­ti­gan­do a la ma­fia. Mi tra­ba­jo es pa­ra mí una pa­sión co­mo lo es pa­ra él la ve­la.

A fi­na­les de fe­bre­ro na­ció el pri­mer hi­jo de la pa­re­ja, al que han lla­ma­do Ste­fano Er­co­le Car­lo, en ho­nor a sus dos abue­los, y del que Bea­tri­ce mues­tra or­gu­llo­sa una foto en su mó­vil. “Es igual a mí”, di­ce sa­tis­fe­cha. —¿Có­mo le ha cam­bia­do la vi­da en es­tos úl­ti­mos años? —A ve­ces pien­so en la suer­te que ten­go de ha­ber crea­do una fa­mi­lia de ver­dad con al­guien de quien me fío com­ple­ta­men­te, que es­ta­mos enamo­ra­dos des­de ha­ce ca­si 10 años y que sé que du­ra­rá to­da la vi­da. Pe­ro es el as­pec­to ín­ti­mo lo que me ha­ce fe­liz, no lo que hay al­re­de­dor. Vi­vir en Mónaco no es un plus, es sim­ple­men­te nues­tra vi­da aho­ra. El gran pri­vi­le­gio es ha­ber en­con­tra­do una per­so­na con la que soy fe­liz.

Des­de ha­ce se­ma­nas la pren­sa ita­lia­na es­pe­cu­la con que la pa­re­ja po­dría es­tar es­pe­ran­do su se­gun­do hi­jo. ¿Le gus­ta­ría am­pliar la fa­mi­lia?, pre­gun­to. Son­ríe y ba­ja la ca­be­za. “Ve­re­mos”. De nue­vo, te­rreno ve­da­do. �

Bea­tri­ce Borromeo, fo­to­gra­fia­da en el ho­tel Her­mi­ta­ge de Mon­te­car­lo (Mónaco) en ex­clu­si­va pa­ra Va­nity Fair, con ves­ti­do de cue­llo mao de Christian Dior.

So­ra­ya Mel­gui­zo (Ma­drid, 1983) es so­ció­lo­ga y pe­rio­dis­ta. Des­de 2009 vi­ve y tra­ba­ja en Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.