YO, RO­MA­NOV

En el cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción en­tre­vis­ta­mos al za­ré­vich, el gran du­que Jor­ge de Ru­sia. El úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de una di­nas­tía de le­yen­da.

Vanity Fair (Spain) - - NEWS -

En el cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción ru­sa, Jor­ge de Ru­sia es el úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de una di­nas­tía de le­yen­da.

o per­mi­ta Dios que vea­mos una re­vuel­ta ru­sa, sin sen­ti­do ni pie­dad!”. Su al­te­za im­pe­rial el gran du­que Jor­ge de Ru­sia (Ma­drid, 1981) ci­ta a Ale­xan­der Push­kin pa­ra ex­pli­car­me el russ­ka­ya dus­ha, el ca­rác­ter na­cio­nal de su pue­blo. “Hay quien nos idea­li­za, otros nos pre­sen­tan co­mo bár­ba­ros. Na­die tie­ne ra­zón. Cuan­do un ru­so nom­bra su pa­tria di­ce: ‘La San­ta Ru­sia’. En mi país lo pri­me­ro no es la be­lle­za ni la fuer­za mi­li­tar, ni si­quie­ra el patriarcado o el pa­sa­do, sino la san­ti­dad, que se en­cuen­tra en el amor. La es­pe­ci­fi­ci­dad del al­ma ru­sa ra­di­ca en la ha­bi­li­dad pa­ra amar in­ten­sa­men­te. Por des­gra­cia, a ve­ces se trans­for­ma en su an­tí­te­sis: el odio”, re­fle­xio­na.

Es­te año se ce­le­bra el cen­te­na­rio de uno de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes del si­glo XX: la Re­vo­lu­ción Ru­sa, que de­rro­có a los za­res e ins­tau­ró el co­mu­nis­mo. Los Ro­ma­nov es­tán par­ti­ci­pan­do en to­dos los ac­tos con­me­mo­ra­ti­vos que sir­van a la re­con­ci­lia­ción. “La Ca­sa Im­pe­rial no es ro­ja ni blanca. Las gue­rras ci­vi­les y las re­vo­lu­cio­nes siem­pre in­fli­gen un gran su­fri­mien­to al pue­blo. La cul­pa de aque­lla tra­ge­dia no es ex­clu­si­va de los bol­che­vi­ques o de los re­vo­lu­cio­na­rios de dis­tin­tas ten­den­cias. No elu­di­mos nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro lla­ma­mos al per­dón y nos dis­cul­pa­mos por nues­tros pe­ca­dos y erro­res”.

El za­ré­vich pi­só por pri­me­ra vez Ru­sia con 11 años pa­ra asis­tir a los fu­ne­ra­les del gran du­que Vla­di­mi­ro Ki­rí­lo­vich, su abue­lo. Ob­tu­vo la na­cio­na­li­dad un año des­pués. En 2006, hi­zo su pri­mer via­je ofi­cial. “Pron­to po­dré de­cir que vi­vi­mos en Ru­sia pe­ro via­ja­mos con fre­cuen­cia al ex­tran­je­ro”. Man­tie­nen ex­ce­len­tes re­la­cio­nes con el Go­bierno. “Pu­tin es un ex­pe­ri­men­ta­do es­ta­dis­ta. Nun­ca se em­bar­ca­ría en una aven­tu­ra bo­na­par­tis­ta. Com­pa­rar­lo con un zar es de­ma­go­go y fan­ta­sio­so”.

For­ma­do en Ox­ford, du­ran­te años tra­ba­jó en Bru­se­las con la vi­ce­pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Lo­yo­la de Pa­la­cio, que fa­lle­ció de cán­cer en 2006. Muy afectado, en 2013 es­ta­ble­ció en Lon­dres la Rus­sian Im­pe­rial Foun­da­tion for Can­cer Re­search. Y si Ca­ta­li­na II, el an­te­pa­sa­do al que más ad­mi­ra jun­to a Pe­dro I y Ale­jan­do III, le­van­tó el Mu­seo del Her­mi­ta­ge en San Pe­ters­bur­go, él ha­ce lo pro­pio con su lobby, Romanoff & Part­ners. “Un tra­ba­jo in­tere­san­te pe­ro me­nos aven­tu­ra­do y au­daz de lo que se ve en las pe­lí­cu­las de Holly­wood”. Ha­blan­do de show bu­si­ness, el crea­dor de Mad Men, Matt­hew Wei­ner, rue­da The Ro­ma­noffs. El gran du­que ape­la al ri­gor his­tó­ri­co. “El pú­bli­co pue­de to­mar por cier­tas gro­se­ras men­ti­ras”. Su­ce­dió con Ni­co­lás II. “Su muer­te no es un mis­te­rio, es­tá su­fi­cien­te­men­te do­cu­men­ta­da. Fue­ron to­dos fu­si­la­dos y la di­nas­tía per­du­ra co­mo ins­ti­tu­ción his­tó­ri­ca”.

De arri­ba aba­jo, el gran du­que Jor­ge con su ma­dre, la gran du­que­sa María de Ru­sia. Él, en Mos­cú en 1994. La gran du­que­sa en su ca­sa de Ma­drid en 1960 y en su bo­da con el prín­ci­pe Francisco Gui­ller­mo de Pru­sia, en 1976.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.