EM­PE­RA­DOR DE CHI­NA, BAN­QUE­RO DE OC­CI­DEN­TE

El Par­ti­do Co­mu­nis­ta ce­le­bra su con­gre­so pa­ra re­no­var al pre­si­den­te chino cin­co años más. Xi Jin­ping sue­ña con re­cu­pe­rar la glo­ria per­di­da de los em­pe­ra­do­res y cam­biar el or­den mun­dial. De mo­men­to, la eco­no­mía glo­bal de­pen­de de Pe­kín.

Vanity Fair (Spain) - - NEWS - POR DAVID JI­MÉ­NEZ

Xi Jin­ping re­nue­va co­mo pre­si­den­te chino cin­co años más. Jun­to a sus sue­ños im­pe­ria­les, Pe­kín ha con­fir­ma­do su pe­so en la eco­no­mía glo­bal.

Por los pa­si­llos de la Ciu­dad Prohi­bi­da pa­sean es­tos días tu­ris­tas en lu­gar de eu­nu­cos, las es­pa­das de los guar­dias im­pe­ria­les han si­do sus­ti­tui­das por pa­los pa­ra ha­cer­se sel­fies y los su­su­rros de las consortes han da­do pa­so al re­ga­teo de re­cuer­dos fa­bri­ca­dos en fac­to­rías chi­nas de To­do a 100. Na­da es lo que fue en el lu­gar que sim­bo­li­zó el po­der en Chi­na du­ran­te si­glos, pe­ro Xi Jin­ping in­ten­tó re­cu­pe­rar par­te de su es­plen­dor en una re­cep­ción ce­le­bra­da el 3 de sep­tiem­bre de 2015. Ves­ti­do con un tra­je de cor­te mao y flan­quea­do por su mu­jer, la can­tan­te fol­cló­ri­ca Peng Li­yuan, el pre­si­den­te chino re­ci­bió co­mo an­fi­trión a los lí­de­res del mun­do a los pies de la puer­ta Duan­men, el mis­mo lu­gar don­de re­ci­bía a sus in­vi­ta­dos el em­pe­ra­dor Yon­gle.

Xi no es­co­gió co­mo re­fe­ren­te al ter­cer rey de la di­nas­tía Ming (1368-1644) al azar. Yon­gle ocu­pa un lu­gar es­pe­cial en la his­to­ria chi­na co­mo un em­pe­ra­dor po­de­ro­so que en­gran­de­ció la na­ción y or­de­nó cons­truir la ar­ma­da con la que el al­mi­ran­te Zheng He lle­gó has­ta las cos­tas de Áfri­ca. Seis si­glos des­pués, Xi es el úl­ti­mo de una lar­ga lis­ta de lí­de­res que sue­ñan con re­cu­pe­rar aque­lla glo­ria per­di­da. “In­nu­me­ra­bles per­so­nas con idea­les ele­va­dos re­sis­tie­ron y lu­cha­ron pa­ra lo­grar el gran re­sur­gi­mien­to de la na­ción chi­na”, ad­mi­tía el pre­si­den­te al po­co de

to­mar el po­der. “Pe­ro fa­lla­ron”.

Xi Da­da (Tío Xi), co­mo lo co­no­cen en Chi­na, es­tá de­ci­di­do a no fa­llar. En los cin­co años que lle­va al fren­te del país se ha mos­tra­do co­mo un lí­der im­pla­ca­ble, pur­gan­do a sus ri­va­les en in­tri­gas pa­la­cie­gas, re­for­zan­do la re­pre­sión an­te cual­quier atis­bo de di­si­den­cia y de­jan­do atrás la tra­di­cio­nal ti­mi­dez di­plo­má­ti­ca de Pe­kín pa­ra au­men­tar su in­fluen­cia por to­do el mun­do, des­de las sel­vas del Con­go has­ta las is­las más re­mo­tas del Pa­cí­fi­co y des­de los pa­si­llos de la cum­bre de Da­vos has­ta los des­pa­chos del po­der de Bru­se­las o Was­hing­ton.

La au­to­pro­cla­ma­ción de Xi co­mo nue­vo em­pe­ra­dor ofi­cio­so lo ha lle­va­do a acu­mu­lar las ma­yo­res co­tas de po­der des­de la muer­te de Deng Xiao­ping en 1997. Pe­ro co­mo to­do mo­nar­ca, el pre­si­den­te ha te­ni­do que ci­men­tar su po­der en ca­sa an­tes de pres­tar aten­ción a otros do­mi­nios. La pro­pa­gan­da co­mu­nis­ta no ha es­ca­ti­ma­do es­fuer­zos en crear la ima­gen de un lí­der in­fa­li­ble y de­ci­di­do, ro­dea­do de un her­me­tis­mo que con­fun­de in­clu­so a sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res. “Co­man­da una au­to­ri­dad que no ha­bía­mos vis­to ha­cía tiem­po”, se­gún el his­to­ria­dor Zhang Li­fan, una de las úl­ti­mas vo­ces crí­ti­cas que que­dan en Pe­kín, cu­yos blogs y cuen­tas de re­des son con­ti­nua­men­te cen­su­ra­das. “Ha des­per­ta­do los te­mo­res de un re­gre­so del es­pí­ri­tu de Mao Ze­dong”.

Xi ha lle­ga­do al 19 º Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh), inau­gu­ra­do el 18 de oc­tu­bre en Pe­kín y que su­pon­drá la re­no­va­ción de su man­da­to por otros cin­co años, ele­va­do a una mez­cla de icono pop, hé­roe na­cio­na­lis­ta y es­ta­dis­ta glo­bal. El cul­to a la per­so­na­li­dad crea­do a su al­re­de­dor lo ha con­ver­ti­do en per­so­na­je de di­bu­jos ani­ma­dos, mo­ti­vo de adorno en cu­ber­te­rías que se ven­den en los mer­ca­di­llos, su­per­hé­roe en for­ma de mu­ñe­co pa­ra ni­ños y pro­ta­go­nis­ta de de­ce­nas de li­bros que re­co­gen su vi­da, pen­sa­mien­tos e ideas. Sus ci­tas son re­pe­ti­das por los alum­nos en es­cue­las y uni­ver­si­da­des, trans­for­ma­das en ac­ción po­lí­ti­ca de for­ma in­me­dia­ta y re­co­pi­la­das en obras don­de se ani­ma al lec­tor a ver la pro­fun­di­dad del pen­sa­mien­to del lí­der, in­clu­so en fra­ses apa­ren­te­men­te sim­ples. “La fle­cha no vol­ve­rá des­pués de que el ar­co la ha­ya dis­pa­ra­do”, di­ce una re­co­pi­la­da en El en­can­to de las pa­la­bras de Xi Jin­ping.

Prín­ci­pes Co­mu­nis­tas

La ra­pi­dez y con­tun­den­cia con la que Xi, de 63 años, ha asen­ta­do su po­der tie­nen mu­cho que ver con el he­cho de que lle­ga­ra al car­go con las lec­cio­nes de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca bien apren­di­das. El pre­si­den­te for­ma par­te de la ge­ne­ra­ción de prín­ci­pes co­mu­nis­tas, los hi­jos de car­gos his­tó­ri­cos del par­ti­do que han se­gui­do los pa­sos de la fa­mi­lia. Su pa­dre, Xi Zhong­xun, fue uno de los fun­da­do­res del PCCh y di­ri­gen­te de im­por­tan­cia has­ta que ca­yó en des­gra­cia du­ran­te la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral. El jo­ven Xi Jin­ping fue en­ton­ces en­via­do a los re­mo­tos cam­pos de la nor­te­ña pro­vin­cia de Shaan­xi pa­ra que apren­die­ra de los campesinos.

El os­tra­cis­mo de aque­llos años fue la eta­pa más so­li­ta­ria y du­ra en la vi­da del pre­si­den­te, pe­ro tam­bién la que le in­cul­có el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia que se­ría cla­ve en su as­cen­so al po­der. “Al con­tra­rio que otros jó­ve­nes que des­pués de la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral re­cu­pe­ra­ron el tiem­po per­di­do pa­sán­do­se­lo bien, Xi de­ci­dió so­bre­vi­vir ha­cién­do­se más ro­jo que na­die”, de­cía de él un per­fil ela­bo­ra­do por la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se y re­ve­la­do por Wi­kileaks en 2009.

Xi re­gre­só a Pe­kín pa­ra es­tu­diar In­ge­nie­ría Quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Tsing­hua y, tras gra­duar­se, ini­ció su ca­rre­ra po­lí­ti­ca des­de el úl­ti­mo pel­da­ño. Sus pri­me­ros en­car­gos de im­por­tan­cia le lle­ga­ron en la pro­vin­cia de Fu­jian, don­de en 1987 se ca­só con Peng Li­yuan, ya por en­ton­ces mu­cho más co­no­ci­da que el fun­cio­na­rio co­mu­nis­ta de ni­vel me­dio que lle­ga­ría a pre­si­den­te. El ma­tri­mo­nio fue

El os­tra­cis­mo de su ju­ven­tud IN­CUL­CÓ EN XI JIN­PING el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia

La or­ques­ta del ejér­ci­to chino con­me­mo­ró los 70 años del fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.