5

Vanity Fair (Spain) - - POLÍTICA -

a co­sa es así: las chi­cas no so­lo quie­ren di­ver­tir­se. Es de­cir: tam­bién quie­ren bai­lar. El pro­ble­ma es que una de ellas sa­be mu­cho so­bre el te­ma y la otra ape­nas sa­be que tie­ne to­do pa­ra aca­bar sien­do una gran bai­la­ri­na. Así, Tiem­pos de Swing (edi­ta­do por Sa­la­man­dra y con tí­tu­lo pres­ta­do por clá­si­co del fil­me con Gin­ger Ro­gers y Fred As­tai­re) es una de esas irre­sis­ti­bles no­ve­las “de ami­gas” que, tar­de o tem­prano, de­ja­rán de ser­lo.

Am­bas son mes­ti­zas, lo­cas por la MTV y ado­ran a Mi­chael Jackson. Tra­cey es la prác­ti­ca y fi­nal­men­te triun­fa­do­ra so­bre el es­ce­na­rio, pe­ro siem­pre en cho­rus li­nes de pres­ti­gio y nun­ca co­mo pro­ta­go­nis­ta. Mien­tras que la na­rra­do­ra sin nom­bre es la teó­ri­ca ta­len­to­sa con pies pla­nos y rum­bo al fra­ca­so y la po­bre­za des­pués de su­frir lo su­yo tra­ba­jan­do co­mo asis­ten­te to­do­te­rreno pa­ra Ai­mee, es­tre­lla pop de­ma­sia­do pa­re­ci­da a Ma­don­na, oa Be­yon­cé, o a la pró­xi­ma por ve­nir.

La bri­tá­ni­ca Za­die Smith (1975) co­reo­gra­fía a Tra­cey y a su her­ma­na de san­gre y pa­sos de bai­le con im­pia­do­so ca­ri­ño. Las dos van y vie­nen por una cos­mo­po­li­ta Lon­dres (con pi­rue­tas a la gla­mu­ro­sa Nue­va York y a la em­po­bre­ci­da Gam­bia) que ya es tan su­ya co­mo al­gu­na vez lo fue de Char­les Dic­kens.

Pe­ro más allá de su con­vul­sa y es­pas­mó­di­ca tra­ma —saltando a lo lar­go y an­cho de un cuar­to de si­glo con gra­cia y ele­gan­cia— Tiem­pos de Swing se lee con el pla­cer ca­si cul­po­so que de­pa­ra uno de esos best se­llers ocu­rren­tes y es­can­da­lo­sos. Aun­que aquí es­tá enal­te­ci­do por una es­truc­tu­ra com­ple­ja y una pro­sa ener­gé­ti­ca y preo­cu­pa­cio­nes po­lí­ti­cas y pos­mi­le­na­ris­tas con —co­mo de­fi­nió el crí­ti­co Ja­mes Wood— rea­lis­mo his­té­ri­co.

Y, sí, des­pués de to­do, a la na­rra­do­ra no le que­da más que el úl­ti­mo con­sue­lo y la dul­ce ven­gan­za de —des­de al­gún lu­gar en­tre Ele­na Fe­rran­te y Karl Ove Knaus­gård— po­ner­lo to­do por es­cri­to. Por­que es­cri­bir bien y por pri­me­ra vez en pri­me­ra per­so­na es tam­bién, de al­gún mo­do, bai­lar co­mo nin­gu­na otra lo hi­zo an­tes. � No­viem­bre Ro­dri­go Fre­sán es es­cri­tor y pe­rio­dis­ta. Le pro­du­ce desa­zón en­trar en el me­tro y ver a to­do el mun­do con­sul­tar re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.