PA­CO AR­DE

Vanity Fair (Spain) - - NEWS -

En­tre­vis­ta­mos al ac­tor Pa­co León, quien estrena pe­lí­cu­la, La tri­bu, y se­ries, La pes­te y Ar­de Ma­drid.

Pri­me­ro fue la te­le­vi­sión, don­de en­car­nó al Luis­ma, uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res de los úl­ti­mos tiem­pos. Des­pués lle­gó el ci­ne. Aho­ra, Pa­co León triun­fa en to­dos los fren­tes: estrena la pe­lí­cu­la ‘ La Tri­bu’ y rue­da la se­rie más es­pe­ra­da del año: ‘ Ar­de Ma­drid’. El hi­jo de la Car­mi­na ha­bla de fa­ma, de ac­ti­vis­mo, de sa­gas… y de Lo­la Flo­res. Por JUAN SANGUINO

La ca­fe­te­ría don­de Pa­co León (Sevilla, 1974) se ex­pla­ya so­bre sus asun­tos pre­fe­ri­dos (el ta­lan­te es­pa­ñol, las se­ño­ras, el pú­bli­co, la reali­dad co­mo ins­pi­ra­ción) es uno de esos es­pa­cios diá­fa­nos tí­pi­cos del cen­tro de Ma­drid, ca­si in­dus­tria­les, que tie­nen pinta de ha­ber si­do una ga­le­ría de de­co­ra­ción en los no­ven­ta. La luz na­tu­ral no coope­ra con el ano­ni­ma­to, pe­ro tam­po­co es que exis­ta un rin­cón de es­te país don­de Pa­co León pa­se des­aper­ci­bi­do. Su voz, su ca­den­cia atro­pe­lla­da y ese ama­go de ri­sa con el que re­ma­ta ca­da bro­ma, que so­na­ron en mi­llo­nes de ho­ga­res du­ran­te una dé­ca­da gra­cias a Ho­mo Zap­ping y Aí­da, re­sul­tan tan fa­mi­lia­res co­mo su ca­ra. To­dos los clien­tes de esa ca­fe­te­ría sa­ben que Pa­co León es­tá en ella e in­ten­tan ac­tuar con na­tu­ra­li­dad. To­dos ex­cep­to uno. En me­dio de la en­tre­vis­ta, el ta­lan­te es­pa­ñol, las se­ño­ras, el pú­bli­co y la reali­dad se re­en­car­nan en una es­pon­tá­nea que se acer­ca a in­te­rrum­pir­le. “Lle­vo un ra­to es­cu­chán­do­te y me en­can­ta to­do lo que di­ces, so­bre to­do es­to úl­ti­mo de que las ma­dres sus­ten­tan el mun­do”, le fe­li­ci­ta. León res­pon­de agra­de­ci­do con la cer­ca­nía pro­fe­sio­nal de un ti­po al que es­to le ocu­rre va­rias ve­ces al día. “Es que es us­ted muy fa­mo­so”, le di­go. “Hom­bre, ya. Pe­ro no siem­pre son tan des­ca­ra­dos. Una co­sa es que te es­cu­chen, te echen fo­tos y lo va­yan co­men­tan­do con las ami­gas por What­sApp y otra que en­ci­ma ven­gan a de­cír­te­lo”, bro­mea. Es­ta in­te­rrup­ción cos­tum­bris­ta po­día ha­ber si­do es­cri­ta por Woody Allen o por Luis Gar­cía Ber­lan­ga. O por Pa­co León. “Ya es­toy desean­do me­ter­la en al­gún guion”.

A Pa­co León, co­mo a los bue­nos chis­tes, na­die le ve ve­nir. Cuan­do en 2012 de­bu­tó co­mo guio­nis­ta y di­rec­tor con Car­mi­na o re­vien­ta, un fal­so do­cu­men­tal ro­da­do con dos cá­ma­ras en 10 días y ba­sa­do en he­chos reales (los su­yos, los de su ma­dre y los de su her­ma­na), lo es­tre­nó en tres for­ma­tos si­mul­tá­neos: en ci­nes, en DVD y en In­ter­net. Una re­vo­lu­ción in­dus­trial y ar­tís­ti­ca que no lo pa­re­ció, por­que el pro­duc­to, Car­mi­na, era una ma­dre de pata ne­gra. Y, por ex­ten­sión, Pa­co con­so­li­dó su ima­gen de hi­jo de Es­pa­ña. El hu­mo­ris­ta de an­dar por ca­sa al que do­ce­nas de des­co­no­ci­dos se­guían gri­tan­do “Luis­ma” por la ca­lle ha­bía crea­do un icono cul­tu­ral ins­tan­tá­neo ins­pi­ra­do en e in­ter­pre­ta­do por la mu­jer que, li­te­ral­men­te, le ha­bía crea­do a él.

“Yo no que­ría ser di­rec­tor —re­cuer­da—. Car­mi­na o re­vien­ta fue un ex­pe­ri­men­to, pe­ro en­con­tré un len­gua­je que lue­go me di cuen­ta de que que­ría desa­rro­llar”. Una sa­ga fa­mi­liar re­es­cri­ta co­mo sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. “Na­ció de la ne­ce­si­dad de con­tar a mi ma­dre, una mu­jer a la que na­die iba a sa­car por­que es de­ma­sia­do tre­men­da. Yo sa­bía que ahí ha­bía al­go muy fuer­te que la gen­te ne­ce­si­ta­ba co­no­cer; y si na­die ha­cía ese pe­lí­cu­la, pues la ha­cía yo”. Se­gún él, to­das las ma­dres tie­nen un fil­me, pe­ro la su­ya tie­ne dos. Y un ca­nal de YouTube. “Aho­ra la gen­te nos pa­ra por la ca­lle y me pi­den que les ha­ga una fo­to con ella. He si­do el hi­jo de la Car­mi­na to­da la vi­da, por­que mi ma­dre ha si­do siem­pre muy fa­mo­sa en to­dos los si­tios, así que allá don­de iba me pre­sen­ta­ba co­mo el ma­yor de la Car­mi­na”.

—Po­dría pa­re­cer que su ma­dre es fa­mo­sa gra­cias a us­ted, pe­ro, a la vez, us­ted es un au­tor con voz pro­pia gra­cias a ella.

—To­tal­men­te. Mi ma­dre, mi her­ma­na y yo te­ne­mos po­de­río. He­mos he­cho cosas jun­tos y por se­pa­ra­do, y eso nos po­ten­cia co­mo sa­ga. Una sa­ga un po­co ra­ra, por­que ha em­pe­za­do por aba­jo, por el hi­jo. Pe­ro yo siem­pre su­pe que Ma­ría iba a ha­cer cosas, con esa mez­cla de sim­pa­tía, de co­ño y de belleza.

Su es­tir­pe ha for­ja­do una ima­gen de mar­ca?

—Me re­co­noz­co en la na­tu­ra­li­dad, en esa mez­cla de verdad, au­ten­ti­ci­dad y des­ca­ro. Me gus­tan los diá­lo­gos na­tu­ra­les, es­cu­char a la gen­te ha­blan­do por la ca­lle. La reali­dad es ins­pi­ra­do­ra.

—¿Por eso sus per­so­na­jes de­tie­nen la tra­ma pa­ra sen­tar­se a con­tar his­to­rias? —Es lo que más me gus­ta del mun­do. Yo sé que re­sul­ta po­co ci­ne­ma­to­grá­fi­co, pe­ro una co­ci­na por la no­che es un confesionario. La gen­te con­tán­do­se cosas, con ese tono de que­rer abrir­se y de es­tar a gus­to. Me en­can­ta.

Has­ta su nom­bre de pi­la (Fran­cis­co León Ba­rrios) pa­re­ce ar­tís­ti­co, por­que evo­ca la mis­ma se­mán­ti­ca que su ci­ne: la Es­pa­ña sal­va­je de ex­tra­rra­dio. Él se crio más allá de ese ex­tra­rra­dio (en el po­lí­gono in­dus­trial se­vi­llano Par­que Al­co­sa) con su pa­dre, An­to­nio, que re­gen­ta­ba un bar, su ma­dre ama de ca­sa y sus her­ma­nos, Ale­jan­dro y Ma­ría, mi­li­tar y actriz. Su in­fan­cia en­ca­ja en el re­la­to clá­si­co del ar­tis­ta, ese del ni­ño in­tro­ver­ti­do que se dis­fra­za­ba (“Co­mo coar­ta­da pa­ra vi­vir otras vi­das, y de ahí a vol­ver­se ac­tor hay un sal­ti­to”, re­me­mo­ra), con una ima­gi­na­ción bien ali­men­ta­da por so­bre­me­sas ma­triar­ca­les. “Yo me que­da­ba em­bo­ba­do cuan­do mi ma­dre to­ma­ba ca­fé con

“YO SÉ QUE ES PO­CO CI­NE­MA­TO­GRÁ­FI­CO, PE­RO UNA CO­CI­NA POR LA NO­CHE ES UN CONFESIONARIO”

El ac­tor, di­rec­tor y guio­nis­ta estrena La Tri­bu, de Fer­nan­do Co­lo­mo, el 16 de mar­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.