UNA VI­DA EN TI­TU­LA­RES

Por su ca­sa de ve­rano en Mart­ha’s Vi­ne­yard pa­sa­ron des­de Henry Kis­sin­ger has­ta la prin­ce­sa Dia­na. Aco­gió en su re­fu­gio a los per­so­na­jes más po­de­ro­sos del mun­do. Aho­ra que Meryl Streep se me­te en la piel de Kat­ha­ri­ne Graham en ‘Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono’,

Vanity Fair (Spain) - - NEWS - Ma­de­lei­ne Blais, pre­mio Pu­lit­zer de pe­rio­dis­mo, aca­ba de pu­bli­car ‘To the New Ow­ners’ (Atlan­tic Monthly Press).

Con mo­ti­vo del es­treno de Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono, re­cor­da­mos la fi­gu­ra de Kat­ha­ri­ne Graham, la editora y le­yen­da de The Was­hing­ton Post.

Des­de 1989 has­ta la muer­te de Kat­ha­ri­ne Graham, en 2001, to­dos los ve­ra­nos, mi ma­ri­do y yo ce­le­brá­ba­mos una ci­ta anual con la di­rec­to­ra de The Was­hing­ton Post, que era tam­bién la de­ca­na de los ve­ra­nean­tes en la is­la de Mart­ha’s Vi­ne­yard. Vestida con unos pan­ta­lo­nes es­ti­va­les y ex­pre­sán­do­se con una elegante ri­gi­dez fa­cial, pre­si­día sus re­cep­cio­nes en una mag­ní­fi­ca pro­pie­dad de ca­si 90 hec­tá­reas lla­ma­da Mohu.

Po­co des­pués de lle­gar a la is­la, re­ci­bía­mos una car­ta si­mi­lar a la que apa­re­ce a con­ti­nua­ción, en grue­so y ca­ro pa­pel azul, fir­ma­da por Liz Hyl­ton, su asis­ten­te per­so­nal:

“Es­ti­ma­dos Maddy y John: Em­pie­zo a te­ner la sen­sa­ción de que man­te­ne­mos una amis­tad epis­to­lar. La se­ño­ra Graham desea pre­gun­tar­les si se­ría de su agra­do que los in­vi­ta­ra a co­mer el sá­ba­do o el do­min­go (si tie­nen a al­guien con quien de­jar a los ni­ños). Asis­ti­rán us­te­des, su an­fi­trio­na (la se­ño­ra Graham), Henry Kis­sin­ger (y Nancy K., si pue­de acu­dir), el se­na­dor Wi­lliam Cohen, de Mai­ne, y Brent Scow­croft. La ci­ta se­rá a la una de cual­quie­ra de los dos días, el que más les con­ven­ga”.

Un em­plea­do de la se­ño­ra Graham, que iba y ve­nía en co­che por la pis­ta sin as­fal­tar, en­tre­ga­ba la no­ta en mano. En aque­llos tiem­pos la ca­sa no te­nía te­lé­fono y nos en­can­ta­ba la su­pues­ta rus­ti­ci­dad de man­te­ner co­rres­pon­den­cia de una for­ma tan pa­sa­da de mo­da, al estilo de Ja­ne Aus­ten.

Lo que más me gus­ta­ba era la acla­ra­ción en­tre pa­rén­te­sis: “Si tie­nen a al­guien con quien de­jar a los ni­ños”. La idea de lle­var a nues­tros hi­jos a una invitación se­me­jan­te se pres­ta­ba a ima­gi­nar si­tua­cio­nes un tan­to in­có­mo­das: mi vás­ta­go, de ocho años, ha­blan­do de pe­tar­dos con Kis­sin­ger o mi hi­ja, de tres, in­sis­tien­do en que to­dos bai­lá­ra­mos el ho­key-po­key. En esa oca­sión res­pon­di­mos con una car­ta de dis­cul­pa y fi­ja­mos otra fe­cha.

Se­gún cuen­ta la his­to­ria, en 1972 Kat­ha­ri­ne Graham com­pró Mohu, la fin­ca si­tua­da en Lam­bert’s Co­ve, a pe­ti­ción de Henry Beetle Hough, el es­cri­tor, pro­pie­ta­rio y di­rec­tor de Vi­ne­yard Ga­zet­te, en Ed­gar­town, quien que­ría evi­tar que los te­rre­nos ca­ye­ran en ma­nos de los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios. La ca­sa, con vis­tas al mar, mue­bles ta­pi­za­dos de blan­co y me­sas re­don­das pa­ra 10 co­men­sa­les, pa­re­cía el de­co­ra­do de una de esas pe­lí­cu­las de Kat­ha­ri­ne Hep­burn en las que la pro­ta­go­nis­ta ex­hi­be en igual me­di­da su agu­de­za ver­bal y su porte atlé­ti­co. En la en­tra­da ha­bía un mon­tón de som­bre­ros de pa­ja pa­ra que los con­vi­da­dos se pro­te­gie­ran del sol si las be­bi­das o la co­mi­da se ser­vían en el pa­tio.

La se­ño­ra Graham re­ci­bía a sus in­vi­ta­dos con un estilo que evo­ca­ba ele­gan­tes tiem­pos pa­sa­dos, muy dis­tin­gui­do y to­tal­men­te des­apa­re­ci­do. Me­día un me­tro ochen­ta, una es­ta­tu­ra que sub­ra­ya­ba su gra­cia na­tu­ral. An­tes de la ce­na, ser­vía be­bi­das sen­ci­llas, vino o kir, y ape­ri­ti­vos a la fran­ce­sa (un po­co de gaz­pa­cho en un va­si­to de li­cor o una piz­ca de pa­té de atún ahu­ma­do so­bre una ro­da­ja de pe­pino), por lo ge­ne­ral, al­go li­ge­ro.

El pri­me­ro en lle­gar a Mohu po­día dis­fru­tar de una char­la so­bre los de­más in­vi­ta­dos: quién era un per­so­na­je so­bre­va­lo­ra­do, quién se acos­ta­ba con quién, quién era me­lo­dra­má­ti­co (“Esa mu­jer es ca­paz de con­ver­tir el me­ro he­cho de co­cer un hue­vo en una obra en tres ac­tos”) y quién va­lía de ve­ras la pe­na y po­seía el ta­len­to que nun­ca se mar­chi­ta. La pun­tua­li­dad te­nía re­com­pen­sa.

La pri­me­ra vez que la se­ño­ra Graham nos in­vi­tó fue de mo­do im­pro­vi­sa­do y de vi­va voz, en el fu­ne­ral del di­rec­tor ge­ren­te de The Was­hing­ton Post, Ho­ward Si­mons, que mu­rió en 1989. imons, cu­yo pa­pel en el ca­so Wa­ter­ga­te se ha sub­es­ti­ma­do, es­ta­ba tra­ba­jan­do la no­che en que asal­ta­ron la se­de del Co­mi­té Na­cio­nal del Par­ti­do De­mó­cra­ta. Du­ran­te su turno en la no­che del vier­nes al sá­ba­do en la ca­pi­tal del país, dos he­chos ais­la­dos, apa­ren­te­men­te có­mi­cos, atra­je­ron su aten­ción: cin­co hom­bres en­tra­ron en el edi­fi­cio Wa­ter­ga­te con guan­tes qui­rúr­gi­cos y un co­che se em­po­tró en una ca­sa mien­tras dos per­so­nas ha­cían el amor en el so­fá. A la ma­ña­na si­guien­te, Si­mons se lo con­tó a la se­ño­ra Graham y am­bos se echa­ron a reír, pues­to que no te­nían mo­ti­vos pa­ra dis­cre­par del se­cre­ta­rio de pren­sa del pre­si­den­te Ni­xon, que res­tó im­por­tan­cia al asal­to ca­li­fi­cán­do­lo de un “in­ten­to de ro­bo de pa­co­ti­lla” y ad­vir­tió que “al­gu­nos ele­men­tos po­drían pre­ten­der dar­le ma­yor im­por­tan­cia de la que tie­ne”. Pos­te­rior­men­te, Graham es­cri­bió: “Evi­den­te­men­te, nin­guno de no­so­tros te­nía la me­nor idea de su re­le­van­cia: el prin­ci­pio, tras las ri­sas, pa­re­cía ab­so­lu­ta­men­te ri­dícu­lo”.

La pe­ti­ción de la se­ño­ra Graham me de­jó de pie­dra (“Llá­me­me cuan­do ven­ga a la is­la y bus­ca­re­mos un mo­men­to pa­ra ver­nos”), pe­ro me sen­tí obli­ga­da a acep­tar el pri­vi­le­gio. Na­die co­no­ce to­das las le­yes pa­ra lle­var una bue­na vi­da, pe­ro no ca­be du­da de que si una per­so­na a la que se ad­mi­ra tan­to co­mo yo ad­mi­ra­ba a la se­ño­ra Graham di­ce que uno de­be ir a ver­la, uno va. Co­mo di­rec­to­ra del pe­rió­di­co, ha­bía tra­ba­ja­do mano a mano con la Ca­sa Blan­ca de Ni­xon y se ha­bía vis­to so­me­ti­da a ame­na­zas y ri­di­cu­li­za­cio­nes, en­tre ellas los co­men­ta­rios del que fue­ra fis­cal ge­ne­ral, John Mit­chell, quien di­jo: “Ka­tie Graham se va a pi­llar una te­ta en un ro­di­llo bien gran­de”.

Sa­bía­mos que, en aque­llos tiem­pos, es­ta­ba es­cri­bien­do su bio­gra­fía y pa­re­cía tar­dar de­ma­sia­do. Pe­ro cuan­do por fin apa­re­ció, en 1997, Una his­to­ria per­so­nal (Li­bros del K.O.), un vo­lu­men de 625 pá­gi­nas, sen­tí ali­vio, no so­lo al ver que lo ha­bía es­cri­to, sino al cons­ta­tar, des­pués de leer­lo, que po­seía el estilo de los me­jo­res li­bros de me­mo­rias, sin el me­nor em­pe­ño en agi­gan­tar las vir­tu­des de la au­to­ra y con es­pe­cial ahín­co

en dar fe de los mo­men­tos más vul­ne­ra­bles. Su­frió de­pre­sión mien­tras es­tu­dia­ba en la uni­ver­si­dad (em­pe­zó en Vas­sar y si­guió lue­go en la Uni­ver­si­dad de Chica­go) y, se­gún con­fe­só, lle­va­ba to­dos los días, has­ta Ac­ción de Gra­cias, el mis­mo jer­sey ama­ri­llo.

Una his­to­ria per­so­nal tie­ne un ai­re de dis­tan­cia­mien­to y dig­ni­dad, co­mo si la au­to­ra es­tu­vie­ra por en­ci­ma de los de­seos de con­gra­ciar­se con los de­más o de de­mos­trar al­go. Da la im­pre­sión de que no es­cri­be pa­ra sus hi­jos ni sus nie­tos, sino pa­ra aque­llos des­cen­dien­tes que to­da­vía no han na­ci­do, tal vez in­tere­sa­dos en sa­ber al­gu­nos da­tos so­bre có­mo era el mun­do cuan­do su ta­ta­ra­bue­la lo go­ber­na­ba.

Kat­ha­ri­ne Graham su­po com­bi­nar el po­der que ejer­cía en el ám­bi­to pú­bli­co con la vul­ne­ra­bi­li­dad en el te­rreno per­so­nal. He­re­dó el ti­món de The Post de su ma­ri­do, un hom­bre gua­po y ca­ris­má­ti­co que be­bía, era da­do al in­sul­to y era pre­sa de de­pre­sio­nes y ob­se­sio­nes te­rri­bles. En un mo­men­to da­do, se mar­chó con su aman­te y es­tu­vo a pun­to de que­dar­se con la ma­yor par­te de las ac­cio­nes de la em­pre­sa de The Was­hing­ton Post. Se pe­gó un ti­ro en la ca­be­za en su ca­sa de cam­po.

Siem­pre me han gus­ta­do las me­mo­rias y mu­chas ve­ces me he pre­gun­ta­do qué di­fe­ren­cia hay en­tre es­tas y las au­to­bio­gra­fías. A mi pa­re­cer, las au­to­bio­gra­fías quie­ren abar­car to­da una vi­da y con fre­cuen­cia son obra de per­so­nas que desem­pe­ñan al­gún pues­to pú­bli­co: ex­pre­si­den­tes, em­ba­ja­do­res, di­rec­to­res de la Re­ser­va Fe­de­ral. En cam­bio, los li­bros de me­mo­rias sue­len es­cri­bir­los in­di­vi­duos me­nos emi­nen­tes. Los ge­ne­ra­les es­cri­ben au­to­bio­gra­fías; los sol­da­dos de in­fan­te­ría es­cri­ben me­mo­rias. Una his­to­ria per­so­nal re­sul­ta una obra inusual por­que es al mis­mo tiem­po una au­to­bio­gra­fía y unas me­mo­rias, por­que su au­to­ra es, al mis­mo tiem­po, un ge­ne­ral y un sol­da­do. Kat­ha­ri­ne Graham ocu­pó un lu­gar cen­tral en el mo­men­to his­tó­ri­co que vi­vió co­mo editora de un pe­rió­di­co

“COM­BI­NÓ EL PO­DER CON LA VUL­NE­RA­BI­LI­DAD” MA­DE­LEI­NE BLAIS

im­por­tan­te — con fre­cuen­cia se re­fe­rían a ella co­mo la mu­jer más po­de­ro­sa del mun­do— pe­ro te­nía un pa­pel mar­gi­nal co­mo mu­jer que cria­ba, so­la, a cua­tro hi­jos.

En re­la­ción con el tra­ba­jo de di­rec­ción del pe­rió­di­co, es­cri­be: “No te­nía ni idea de lo que se su­po­nía que de­bía ha­cer. De mo­do que me dis­pu­se a apren­der. Lo que hi­ce fue po­ner un pie de­lan­te de otro, ce­rrar los ojos y ca­mi­nar ha­cia el abis­mo”.

Cuan­do lle­ga­ba el ve­rano y nos veía­mos, al­ter­nán­do­nos en nues­tro pa­pel de an­fi­trio­nas, era siem­pre emo­cio­nan­te, pe­ro tam­bién com­pli­ca­do. Yo le da­ba mu­chas vuel­tas a lo que po­día ser­vir de co­mi­da. Se ha­bría sen­ti­do al­go in­có­mo­da si hu­bie­ra sa­bi­do que yo es­ta­ba tan con­fu­sa. En sus mo­da­les, da­ba a en­ten­der la fic­ción de que nos en­con­trá­ba­mos en el mis­mo plano co­mo an­fi­trio­nas, co­sa que so­lo ha­bría si­do cier­ta si yo hu­bie­ra te­ni­do un co­ci­ne­ro fran­cés, di­ver­sas va­ji­llas re­ga­la­das por los lí­de­res mun­dia­les e in­vi­ta­dos que se de­di­ca­ban a dia­rio a go­ber­nar paí­ses. En una oca­sión pu­se pez es­pa­da com­pra­do en John Fish Mar­ket y, se­gún me ha­bían ase­gu­ra­do, lo ha­bían pes­ca­do con ar­pón y no con an­zue­lo. Es­te mé­to­do de pes­ca no so­lo es res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te, sino que fo­men­ta el sa­bor y ha­ce que la car­ne sea más fres­ca y más fir­me, aun­que tam­bién dis­pa­ra el pre­cio. Mi úni­ca in­ter­ven­ción cu­li­na­ria fue cu­brir­lo de la más fi­na mem­bra­na de ma­yo­ne­sa de bo­te an­tes de po­ner­lo en la parrilla pa­ra se­llar­lo y que re­tu­vie­ra así su sa­bor. Si dis­pon­go de co­mi­da lo­cal fres­ca, soy mi­ni­ma­lis­ta.

Cuan­do Graham in­sis­tió en que le die­ra mi receta a su chef, me dio tan­ta ver­güen­za por no ha­ber­me in­ven­ta­do al­gún ti­po de ma­yo­ne­sa es­pec­ta­cu­lar que le di­je que se lo di­ría si me re­ve­la­ba la iden­ti­dad de Gar­gan­ta Pro­fun­da. “Que­ri­da —con­tes­tó con su voz gra­ve y edu­ca­da—, me te­mo que eres muy du­ra ne­go­cian­do”.

En la si­guien­te oca­sión pu­si­mos lan­gos­ta, esa ex­qui­si­tez por la que ac­tual­men­te nos des­vi­vi­mos, pe­ro que en el si­glo XIX era tan abun­dan­te que se uti­li­za­ba co­mo abono. Mi idea al ser­vir lan­gos­ta a la se­ño­ra Graham era abo­lir las je­rar­quías, con los ba­be­ros que nos in­fan­ti­li­za­ban, los ju­gos que sa­lían pro­yec­ta­dos y la dis­cu­sión so­bre si las par­tes más feas eran co­mes­ti­bles, por no men­cio­nar los efec­tos so­no­ros, los gol­pes, los cru­ji­dos, los rui­dos al sor­ber o los sus­pi­ros de sa­tis­fac­ción.

Esa no­che ha­bla­mos de la vi­da en Was­hing­ton; tal co­mo es­cri­bió más tar­de la editora y fo­tó­gra­fa Nancy Doherty (es­po­sa del es­cri­tor Joe McGin­niss): “Nos en­te­ra­mos de al­gu­nos he­chos re­le­van­tes: Graham ha­bía vo­ta­do a Geor­ge Bush pa­dre; en una oca­sión Bobby Ken­nedy la ha­bía he­cho llo­rar; cree que Teddy [Ken­nedy] ne­ce­si­ta en­men­dar­se de mo­do no­ta­ble y co­me lan­gos­ta con su­ma ele­gan­cia (…) En de­fi­ni­ti­va, es uno de los per­so­na­jes más im­pre­sio­nan­tes con los que he ce­na­do en mi vi­da”.

Siem­pre me sen­tía per­ple­ja cuan­do te­nía que cum­plir con el tí­pi­co re­ga­lo a la an­fi­trio­na. La ha­bi­tual bo­te­lla de vino, los pa­ños de co­ci­na o las pas­ti­llas de jabón pa­re­cían inade­cua­dos, es­pe­cial­men­te te­nien­do en cuen­ta lo que le ob­se­quia­ban los de­más, co­mo cuan­do el her­ma­nas­tro de su ma­ri­do, el se­na­dor Bob Graham, los vi­si­tó des­de Flo­ri­da y les lle­vó no so­lo agua­ca­tes y li­mas áci­das, sino tam­bién la no­ti­cia de que se pre­sen­ta­ba a un car­go na­cio­nal.

En una oca­sión ala­bé la va­ji­lla be­lla­men­te pin­ta­da en la que se ser­vía la ce­na y ella me ex­pli­có: “¡Ah!, es un re­ga­lo del rey de Jor­da­nia. Des­pués de ve­nir a ver­me, me en­vió una ca­ja enor­me lle­na de pla­tos”. En otro mo­men­to, a pro­pó­si­to de un adorno di­jo: “Ob­se­quio de la prin­ce­sa Dia­na. Qué jo­ven tan en­can­ta­do­ra”. Mis re­ga­los eran más mo­des­tos. Cuan­do sa­lie­ron las bo­tas de agua, le lle­vé un par (pa­re­ció en­can­ta­da); en otra opor­tu­ni­dad fue­ron va­rios li­bros de me­mo­rias, in­clui­dos mis fa­vo­ri­tos: Vi­da de es­te chi­co, de To­bias Wolff, y Pa­rís era una fies­ta, de Er­nest He­ming­way.

En la dé­ca­da de los no­ven­ta, cuan­do Bill y Hi­llary Clin­ton em­pe­za­ron a ir con fre­cuen­cia a la is­la de Mart­ha’s Vi­ne­yard, to­do el mun­do pre­gun­ta­ba a Graham una y otra vez si iba a te­ner­los de in­vi­ta­dos. Su res­pues­ta era siem­pre la mis­ma, al­go al­ti­va, a la de­fen­si­va: “Por el mo­men­to no ten­go pla­nes, es­pe­ro ór­de­nes de Ver­non”, con­tes­ta­ba, re­fi­rién­do­se a Ver­non Jor­dan, el hom­bre de con­fian­za y com­pa­ñe­ro de golf del pre­si­den­te. Jor­dan y su es­po­sa te­nían por cos­tum­bre ce­nar en ca­sa de Graham en cuan­to lle­ga­ban a la is­la pa­ra pa­sar el ve­rano, por tar­de que fue­ra, co­mo si se tra­ta­ra de una se­ñal de ini­cio de la tem­po­ra­da. Le pa­re­cía gra­cio­so que los pri­me­ros en cen­su­rar la “tre­men­da con­mo­ción” que su­po­nía una vi­si­ta del pre­si­den­te

“EL ÚL­TI­MO DÍA DE SU VI­DA COMIÓ CON TOM HANKS” BEN BRAD­LEE, EXDIRECTOR DE ‘THE WAS­HING­TON POST’

eran tam­bién los que más pre­sio­na­ban pa­ra que los in­vi­ta­ra a la ce­na en su ho­nor.

En las cenas sin el pre­si­den­te, la con­ver­sa­ción abar­ca­ba des­de los pe­ca­di­llos de los lí­de­res mun­dia­les has­ta las mo­les­tias de via­jar a la is­la en va­por. A la pre­gun­ta: “¿J.F.K. ele­gía me­jor cla­se de mu­je­res que Clin­ton pa­ra sus amo­ríos?”, res­pon­día: “¿Qué me di­ces de Ju­dith Camp­bell Ex­ner [quien se de­cía fue su aman­te]?, y, por otra par­te, ¿qué sig­ni­fi­ca eso de me­jor cla­se de mu­je­res?”. Una no­che, Ron Rap­pa­port, el abo­ga­do de la au­to­ri­dad por­tua­ria, de­fen­día una se­rie de can­ce­la­cio­nes del fe­rri de­bi­das al mal tiem­po. La se­ño­ra Graham lo mi­ró, des­con­cer­ta­da: “Ron, si no pue­des re­ver­tir un ac­to de Dios, ¿qué cla­se de abo­ga­do eres?”.

La úl­ti­ma vez que vi a Kat­ha­ri­ne Graham fue en una con­fe­ren­cia en la li­bre­ría Po­li­tics and Pro­se de Was­hing­ton. Los due­ños desea­ban que se sen­ta­ra en una có­mo­da bu­ta­ca, pe­ro ella pa­re­cía a dis­gus­to, co­mo si lo úl­ti­mo que qui­sie­ra fue­ra dar la ima­gen de que se ha­lla­ba ins­ta­la­da en un trono. Des­pués fue con­mi­go y con mi her­ma­na, Jac­que­li­ne, del USA To­day, con Hank Pear­son, del Was­hing­ton Ti­mes, y con At­he­lia Knight, del Post, en­tre otros, a un res­tau­ran­te, ele­gi­do por su cer­ca­nía, pa­ra que la se­ño­ra Graham no an­du­vie­ra de­ma­sia­do. Ca­mi­na­ba des­pa­cio, pe­ro se re­sis­tía a que le ofre­cie­ran el bra­zo. Re­cuer­do que, al ba­jar la mi­ra­da, ad­ver­tí que lle­va­ba unos ele­gan­tes za­pa­tos de tacón que bien po­drían ha­ber­se ca­li­fi­ca­do de po­co prác­ti­cos. Lo que me gus­tó era que cons­ti­tuían un ges­to de desafío: un re­cuer­do de la jo­ven vi­va­ra­cha que ha­bía si­do. El res­tau­ran­te re­sul­tó de­ma­sia­do rui­do­so y la ce­na trans­cu­rrió de­ma­sia­do de­pri­sa, y, cuan­do la acom­pa­ñé a su co­che, don­de la aguar­da­ba el chó­fer, nos pro­me­ti­mos que nos vol­ve­ría­mos a ver pron­to, a prin­ci­pios de agos­to, en el Vi­ne­yard. Unas po­cas se­ma­nas más tar­de, en ju­lio de 2001, se ca­yó en la ace­ra y per­dió el co­no­ci­mien­to en Sun Va­lley, Idaho, don­de asis­tía a una con­fe­ren­cia. Mu­rió unos días des­pués.

A su fu­ne­ral acu­die­ron mi­les de per­so­nas. Se to­có mú­si­ca de Bach, do­bla­ron las cam­pa­nas, se le­yó el Sal­mo 23, se can­ta­ron him­nos. Tam­bién in­ter­pre­ta­ron a Res­pig­hi y a Haen­del. Ben Brad­lee, an­te­rior di­rec­tor eje­cu­ti­vo de The Post, des­ta­có que su an­ti­gua je­fa era “una da­ma es­pec­ta­cu­lar”, y aña­dió: “¡Qué ma­ne­ra de mo­rir­se! El úl­ti­mo día de su vi­da comió con Tom Hanks y Ri­ta Wil­son. El día an­te­rior ha­bía ju­ga­do al brid­ge con Wa­rren Buf­fett y Bill Ga­tes, y ha­bía ce­na­do con el nue­vo pre­si­den­te de Mé­xi­co. Y aho­ra, Yo-Yo Ma to­ca el che­lo pa­ra des­pe­dir­la. No es­tá mal pa­ra una viu­da, ma­dre de cua­tro chi­cos, que em­pe­zó su ca­rre­ra en lo más al­to, ha­ce 38 años, en un mo­men­to de tra­ge­dia y ex­pec­ta­ción. No es­tá na­da mal”. Y pro­si­guió: “Qui­zá no to­dos us­te­des se­pan qué es lo que ha­ce fal­ta exac­ta­men­te pa­ra pu­bli­car un gran pe­rió­di­co: ha­ce fal­ta un gran pro­pie­ta­rio. Y pun­to. Un pro­pie­ta­rio que se com­pro­me­ta con pa­sión y con los prin­ci­pios y ni­ve­les de exi­gen­cia más al­tos pa­ra la sim­ple bús­que­da de la verdad. Con fer­vor y sin par­cia­li­dad. Con rec­ti­tud y va­lor. Eso es lo que Kay Graham apor­tó, ade­más de mu­chas otras cosas”.

Kat­ha­ri­ne Graham per­te­ne­ció al mun­do. Fue par­te de The Was­hing­ton Post, de Ben Brad­lee, y de Mart­ha’s Vi­ne­yard. Tam­bién lo fue de la con­ver­sa­ción sin­ce­ra y cul­ta en unos en­cuen­tros mágicos con nue­vos y vie­jos ami­gos. �

La pre­si­den­ta y editora de The Was­hing­ton Post, Kat­ha­ri­ne Graham, en la redacción en 1964. A la dcha., la actriz Meryl Streep ca­rac­te­ri­za­da co­mo Graham. LE­YEN­DA DEL PE­RIO­DIS­MO

CO­LA­BO­RA­DO­RES Y AMI­GOS So­bre es­tas lí­neas, Graham de pe­que­ña. A la dcha., con Ben Brad­lee, di­rec­tor des­de 1968 has­ta 1991. Jun­tos pu­bli­ca­ron los pa­pe­les del Pen­tá­gono y del Wa­ter­ga­te.

De iz­da. a dcha. y de arri­ba aba­jo, con Jac­kie Ken­nedy, Henry Kis­sin­ger, el ma­tri­mo­nio Rea­gan, Jimmy Car­ter, Bobby Ken­nedy, Ri­chard M. Ni­xon, In­di­ra Gand­hi y el es­cri­tor Tru­man Ca­po­te. ELLA ES EL PO­DER

REALI­DAD Y FIC­CIÓN A la iz­da., Graham se di­ri­ge a la redacción del Post en oc­tu­bre de 1975. A la dcha., Streep y Tom Hanks, pro­ta­go­nis­tas del fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.