UN DU­QUE DEL SI­GLO XXI

Es el hi­jo ma­yor de Pe­dro de Bor­bón-Dos Sicilias, je­fe de la ca­sa real de las Dos Sicilias, y nie­to del ya fa­lle­ci­do in­fan­te don Car­los (pri­mo y con­fi­den­te del rey Juan Car­los). Con so­lo 25 años, tra­ba­ja en un ban­co de Pa­rís y en­ca­be­za va­rias lis­tas de so

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - TIEM­PO DE LEC­TU­RA:4' E L E N A O L AY

s el hi­jo ma­yor de sus al­te­zas reales don Pe­dro de Bor­bón- Dos Sicilias, du­que de Ca­la­bria y je­fe de la ca­sa real de las Dos Sicilias, y do­ña So­fía Lan­da­lu­ce Mel­ga­re­jo, duquesa de Ca­la­bria. Ade­más, es nie­to del fa­lle­ci­do in­fan­te don Car­los y de la prin­ce­sa do­ña Ana de Or­leans. Pe­se a la san­gre real que co­rre por sus ve­nas, Jai­me de Bor­bón- Dos Sicilias (Ma­drid, 1992) es un hom­bre ex­tre­ma­da­men­te dis­cre­to, po­co da­do a apa­re­cer en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción (al me­nos por pro­pia vo­lun­tad).

Na­da más co­men­zar la con­ver­sa­ción, me ad­vier­te por qué se pres­ta a es­ta en­tre­vis­ta: “Mi pa­dre es el ma­yor ejem­plo de mi vi­da, y él ra­ra vez con­ce­de en­tre­vis­tas. He que­ri­do ha­blar con Va­nity Fair por­que él acep­tó ha­cer una muy pa­re­ci­da pa­ra el mis­mo me­dio fue­ra de Es­pa­ña ha­ce tiem­po. Y por­que han sa­li­do va­rias in­for­ma­cio­nes en la pren­sa so­bre mí que no son del to­do cier­tas. Pe­ro me en­can­ta el ano­ni­ma­to”, re­co­no­ce.

El aris­tó­cra­ta, que os­ten­ta el tí­tu­lo de du­que de No­to, se re­fie­re a al­gu­nas no­ti­cias po­co cer­te­ras so­bre sus creen­cias y su fe ca­tó­li­ca. No le preo­cu­pa en ex­ce­so lo que se es­cri­ba so­bre él, pe­ro pre­fie­re ha­cer una se­rie de ma­ti­ces: “No sé de dón­de sa­len cier­tas in­for­ma­cio­nes. Res­pe­to pro­fun­da­men­te a los pe­rio­dis­tas, pe­ro en al­gu­na oca­sión me han pin­ta­do prác­ti­ca­men­te co­mo un sa­cer­do­te. Soy ca­tó­li­co, voy a mi­sa los do­min­gos y no me da mie­do ni ver­güen­za re­co­no­cer­lo. Pe­ro de ahí a los ni­ve­les que me atri­bu­yen…”. Y se ríe a car­ca­ja­das cuan­do le men­ciono su pre­sen­cia en va­rias de las lis­tas de sol­te­ros de oro de la reale­za eu­ro­pea: “Me lo to­mo muy a bro­ma y mis ami­gos y mi no­via, más a bro­ma to­da­vía”.

Jai­me lle­ga a la en­tre­vis­ta a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na re­cién ate­rri­za­do del cam­po. Ha pre­fe­ri­do ma­dru­gar y apu­rar sus ho­ras allí, “su lu­gar en el mun­do”. Cas­ta­ño y de unos in­ten­sos ojos azu­les, a sus 25 años pa­re­ce te­ner una ma­du­rez im­pro­pia de su edad: “He re­ci­bi­do una edu­ca­ción ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. Qui­zá con ma­ti­ces, en el sen­ti­do de que no ha si­do es­tric­ta, pe­ro sí con una se­rie de res­pon­sa­bi­li­da­des que des­de pe­que­ño sa­bía que te­nía que cum­plir”, ex­pli­ca se­rio. Tie­ne per­fec­ta­men­te cla­ro, a pe­sar de su ju­ven­tud, lo que quie­re en la vi­da, y lu­cha por ello, sin que sus ape­lli­dos o tí­tu­los no­bi­lia­rios le ha­gan des­pe­gar los pies del sue­lo.

Es­tu­dió en el Co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar de Ma­drid y, más tar­de, en Ciu­dad Real, de­bi­do a que, por el tra­ba­jo de su pa­dre, la fa­mi­lia de Bor­bón-Dos Sicilias Lan­da­lu­ce se des­pla­zó a vi­vir allí. Ter­mi­nó sus es­tu­dios en Ca­ro­li­na del Nor­te (EE UU) y se li­cen­ció en De­re­cho en el Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio Vi­lla­nue­va de Ma­drid. Des­pués, cur­só un más­ter en Ma­na­ge­ment en el pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa.

Her­mano Ma­yor

El aris­tó­cra­ta re­co­no­ce ser una per­so­na muy fa­mi­liar. Tie­ne, di­ce, el de­ber de ser el ma­yor de sie­te her­ma­nos: Juan (14), Pa­blo (13), Pe­dro (10), So­fía (9), Blan­ca (6) y Ma­ría (2). Cuen­ta que to­dos ellos le ado­ran e imi­tan: “Y yo les ado­ro a ellos, son las per­so­nas que más quie­ro en es­te mun­do; pe­ro ten­go cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad en edu­car­les y, so­bre to­do, en in­ten­tar ser un buen ejem­plo, por­que quie­ren ser exac­ta­men­te co­mo yo. Eso me pro­du­ce cier­ta pre­sión a la ho­ra de com­por­tar­me, pues ten­go seis her­ma­nos que pre­ten­den se­guir mis pa­sos”. u abue­lo pa­terno era el in­fan­te don Car­los de Bor­bó­nDos Sicilias, pri­mo her­mano del rey don Juan Car­los y uno de sus me­jo­res ami­gos. Fa­lle­ció en 2015 y, por su ran­go, es­tá en­te­rra­do en el pan­teón de in­fan­tes del Mo­nas­te­rio de San Lorenzo de El Es­co­rial. “Era un ejem­plo de sa­ber es­tar. Siem­pre su­po cuál era su lu­gar y có­mo ac­tuar. Nun­ca pre­ten­dió ser ni más ni me­nos de lo que era. Le ten­go pre­sen­te ca­da día de mi vi­da”.

Si la ad­mi­ra­ción ha­cia su abue­lo que­da pa­ten­te en sus pa­la­bras, no es me­nor la que pro­fe­sa ha­cia su abue­la, la prin­ce­sa do­ña Ana de Or­leans. “Ella na­ció prin­ce­sa (es hi­ja de los con­des de Pa­rís) y apren­dió a ser­lo des­de el pri­mer día de su vi­da. Es una pe­da­zo de se­ño­ra, la je­fa de la fa­mi­lia, quien nos man­tie­ne uni­dos y re­bo­sa ener­gía y vi­ta­li­dad”.

—¿Cree que el he­cho de lle­var el ape­lli­do Bor­bón o los tí­tu­los que os­ten­ta le han fa­ci­li­ta­do la vi­da?

—He si­do siem­pre un chi­co nor­mal. Es verdad que, a ve­ces, hay per­so­nas a quie­nes les cai­go me­jor o peor por lla­mar­me co­mo me lla­mo. u im­pe­ca­ble for­ma­ción aca­dé­mi­ca le ha per­mi­ti­do mar­char­se a tra­ba­jar al ban­co So­cié­té Gé­né­ra­le en Pa­rís, una ciu­dad que le apa­sio­na, co­mo gran afi­cio­na­do al ar­te que es. Allí echa de me­nos a su fa­mi­lia, a sus ami­gos y el cam­po, es­pe­cial­men­te la fin­ca La To­le­da­na y El Cres­po, pro­pie­dad de su abue­lo ma­terno Jo­sé Ma­nuel Lan­da­lu­ce, don­de se or­ga­ni­zan las me­jo­res ca­ce­rías de per­di­ces de Es­pa­ña.

—¿No ha pen­sa­do al­gu­na vez en de­di­car­se a la ad­mi­nis­tra­ción y ges­tión de fin­cas de ca­za co­mo ha­ce su pa­dre o a or­ga­ni­zar ca­ce­rías de per­di­ces con su abue­lo?

—Por su­pues­to. To­da mi vi­da lo he pen­sa­do, pe­ro si yo aho­ra mis­mo con 25 años em­pie­zo a tra­ba­jar con ellos, no apor­ta­ría na­da. Sin em­bar­go, si tra­ba­jo unos años por mi cuen­ta voy a po­der ayu­dar­les y dar un va­lor aña­di­do y dis­tin­to.

Jue­go de Tro­nos

Pe­se a la dis­cre­ción de la fa­mi­lia, su pa­dre, que es el je­fe de la ca­sa, se ha vis­to obli­ga­do a sa­lir al pa­so de los ata­ques de su pri­mo, Car­los de Bor­bón- Dos Sicilias, du­que de Cas­tro, quien ase­gu­ra ser el úni­co “je­fe” de la di­nas­tía y pre­ten­dien­te al trono de las Dos Sicilias. “Me pa­re­ce una osa­día por su par­te; pri­me­ro, por­que en es­tos mo­men­tos no exis­te el trono que re­cla­ma; y se­gun­do, por­que él no es quién pa­ra ha­cer­lo”, sen­ten­ció el du­que de Ca­la­bria en 2016. “De to­das for­mas, me gus­ta­ría de­jar cla­ro que yo no pre­ten­do nin­gún trono. Lo úni­co que de­seo en es­ta vi­da es edu­car bien a mis hi­jos, desa­rro­llar bien mi tra­ba­jo y, so­bre to­do, lle­var con hu­mil­dad, hon­ra­dez y dig­ni­dad la je­fa­tu­ra de la ca­sa real de las Dos Sicilias”, aña­dió en­ton­ces pa­ra zan­jar la po­lé­mi­ca. —¿Có­mo ha lle­va­do el pro­ce­so? —No­so­tros en enero de 2014 fir­ma­mos la paz con ellos, pro­me­tien­do res­pe­tar­nos mu­tua­men­te. Mi pa­dre, co­mo es un hom­bre de pa­la­bra y de ho­nor, lo ha cum­pli­do, y yo si­go su ejem­plo.

Jai­me man­tie­ne una es­tre­cha re­la­ción con Fe­li­pe VI, pri­mo de su pa­dre. De he­cho, el mo­nar­ca es el pa­drino de bau­ti­zo de su her­ma­na Ma­ría. “Es el me­jor rey que po­de­mos te­ner. Es un or­gu­llo y no pue­de es­tar ha­cien­do un me­jor tra­ba­jo — co­men­ta—. Lo tie­ne muy di­fí­cil, pe­ro po­see una gran pre­pa­ra­ción y un gran sen­ti­do del de­ber y del ho­nor. Él es la fi­gu­ra prin­ci­pal, pe­ro la rei­na Le­ti­zia tra­ba­ja tam­bién mu­chí­si­mo, al igual que los re­yes emé­ri­tos, a quie­nes guar­do un pro­fun­do res­pe­to”.

“EL REY FE­LI­PE LO TIE­NE MUY DI­FÍ­CIL, PE­RO PO­SEE UNA GRAN PRE­PA­RA­CIÓN Y SEN­TI­DO DEL DE­BER Y DEL HO­NOR”

Arri­ba, Pe­dro de Bor­bón- Dos Sicilias y So­fía Lan­da­lu­ce, pa­dres de Jai­me. A la dcha., el du­que de No­to lle­va ame­ri­ca­na de la­na de Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía, ca­mi­sa de Pe­dro del Hie­rro y pan­ta­lón de Woolrich.

Jai­me de Bor­bón- Dos Sicilias vis­te ame­ri­ca­na de Adol­fo Domínguez, ca­mi­sa de El Cor­te In­glés y pan­ta­lón de Doc­kers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.