El MA­GO DE ORIEN­TE

Des­cien­de de dos de las fa­mi­lias más im­por­tan­tes de Irán y es­tá em­pa­ren­ta­do con la prin­ce­sa So­ra­ya, la se­gun­da mu­jer de Re­za Pah­la­vi, el úl­ti­mo sah de Per­sia. Tras la Re­vo­lu­ción is­lá­mi­ca, Ali Beh­nam Bakh­tiar tu­vo que aban­do­nar Irán con so­lo 10 años. Hoy v

Vanity Fair (Spain) - - MÚSICA -

Era una mu­jer con mu­cha cla­se, siem­pre im­pe­ca­ble­men­te vestida. Cuan­do pien­so en ella, no la re­cuer­do co­mo al­guien ta­ci­turno. Su vi­da no fue fá­cil, pe­ro no me gus­ta que la lla­men la prin­ce­sa de los ojos tris­tes”, ase­gu­ra Ali Beh­nam Bakh­tiar (Irán, 1974). Se re­fie­re a la prin­ce­sa So­ra­ya, se­gun­da mu­jer del sah de Per­sia y pri­ma de su ma­dre. Es­tu­vo seis años ca­sa­da con Moha­med Re­za Pah­la­vi y fue re­pu­dia­da al no po­der te­ner hi­jos. En 1957 la rei­na aban­do­nó el trono en Tehe­rán pa­ra ins­ta­lar­se en Pa­rís y se con­vir­tió en un icono. La pren­sa ro­sa re­por­tó to­dos sus pa­sos —in­clui­dos sus ve­ra­nos en Mar­be­lla— y acu­ñó aquel me­lan­có­li­co apo­do pa­ra re­fe­rir­se a ella.

La ca­pi­tal fran­ce­sa tam­bién aco­gió a la fa­mi­lia de Ali cuan­do dos dé­ca­das más tar­de es­ta­lló la Re­vo­lu­ción is­lá­mi­ca y to­dos tu­vie­ron que sa­lir de Tehe­rán en 1979. Nues­tro pro­ta­go­nis­ta te­nía 10 años. “Cla­ro que re­cuer­do la vi­da en Irán —afir­ma con cier­ta im­pre­ci­sión—. Éra­mos mu­chí­si­mos pri­mos. Unos 150. Nues­tra fa­mi­lia es­ta­ba muy uni­da y cre­ci­mos jun­tos”, con­ti­núa eva­si­vo, mien­tras or­de­na a Tigy, su pe­rro, que se sien­te: “Sit down!”.

Ali es un hom­bre com­pac­to de tez mo­re­na y la­bios grue­sos. Sus mo­da­les son ex­qui­si­tos, aun­que su mi­ra­da es di­rec­ta y fir­me. “Pre­fie­ro no ha­blar de mi fa­mi­lia”, co­men­ta con edu­ca­ción, a pe­sar de que su fra­se sue­na co­mo una or­den. La som­bra de la Re­vo­lu­ción aún pla­nea so­bre su re­cuer­do y no quie­re he­rir sen­si­bi­li­da­des en ca­so de te­ner que via­jar a Irán, me ex­pli­ca in­ter­cam­bian­do el in­glés y el fran­cés, idio­mas que do­mi­na. Es­ta­mos sen­ta­dos al bor­de de la pis­ci­na en su man­sión de Saint-Jean-Cap-Fe­rrat y no se es­cu­cha un rui­do. En es­ta ex­clu­si­va lo­ca­li­dad, si­tua­da en­tre Ni­za y Mó­na­co, pa­re­ce que ha­blar al­to es­tu­vie­ra prohi­bi­do. “Aquí es to­do muy pri­va­do. Las reunio­nes se ha­cen en ca­sas. Las fies­tas son ín­ti­mas”, ase­gu­ra mien­tras mi­ro al­re­de­dor y so­lo veo te­ja­dos res­guar­da­dos en­tre ár­bo­les.

Es­te an­ti­guo pue­blo de pes­ca­do­res es hoy uno de los lu­ga­res de se­gun­da re­si­den­cia más caros del mun­do. So­bre es­ta ro­co­sa pe­nín­su­la se al­zan las vi­llas más es­pec­ta­cu­la­res de la Cos­ta Azul. Man­sio­nes cen­te­na­rias de la be­lle épo­que que han ser­vi­do de re­fu­gio a una lis­ta in­fi­ni­ta de ape­lli­dos mi­llo­na­rios. Roths­child, Leo­pol­do II de Bél­gi­ca, la fa­mi­lia real monegasca, Paul Allen (el fun­da­dor de Mi­cro­soft), las fa­mi­lias ita­lia­nas Fe­rre­ro (due­ños de Nu­te­lla) y Mon­da­do­ri… Pe­ro es­ta lo­ca­li­dad ha cam­bia­do. Los aris­tó­cra­tas y el gla­mour del si­glo XX han de­ja­do pa­so a las for­tu­nas de los oli­gar­cas ru­sos. “El me­tro cua­dra­do no tie­ne pre­cio. To­do de­pen­de de lo que un

ru­so es­té dis­pues­to a pa­gar”, nos con­ta­rá el chó­fer de ca­mino al ae­ro­puer­to.

Ali com­pró su man­sión ha­ce 15 años. Cap Fe­rrat es su se­gun­do ho­gar. “An­tes de la Re­vo­lu­ción, ve­nía to­dos los ve­ra­nos. Era nues­tra ba­se. Des­de aquí via­já­ba­mos al res­to de Eu­ro­pa”, ase­gu­ra. Aho­ra ha de­ci­di­do con­ver­tir­la en el cen­tro neu­rál­gi­co de su em­pre­sa, Ali Bakh­tiar De­signs. Ali se de­di­ca al in­terio­ris­mo así co­mo a or­ga­ni­zar fies­tas a las fa­mi­lias más ri­cas del mun­do. “Bo­das de las mil y una no­ches”, ase­gu­ra. Ele­fan­tes, bu­ques, avio­nes… En sus pro­yec­tos no exis­ten lí­mi­tes. Pa­ra un clien­te re­creó Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas. En otra oca­sión la no­via te­nía que des­cen­der del cie­lo. Otro qui­so ce­le­brar la bo­da so­bre el mar, así que pin­tó un car­gue­ro de blan­co. “Ha­ce­mos cosas de lo­cos. Pues­tas en es­ce­na que en Eu­ro­pa so­lo se ha­rían pa­ra una pe­lí­cu­la”, me ex­pli­ca. La me­dia de sus pro­yec­tos ron­da los 80 mi­llo­nes de eu­ros y pue­den re­unir has­ta 7.000 in­vi­ta­dos. Cuan­do le pi­do que re­pi­ta la ci­fra pa­ra ase­gu­rar­me de que no es un error, se ríe: “Se gas­tan así”, y chas­ca los de­dos. En­tre sus clien­tes se ha ga­na­do el apo­do de rey Mi­das, por­que lo que to­ca lo con­vier­te en oro. Su em­pre­sa se ha­ce car­go de ca­da uno de los de­ta­lles: des­de las jo­yas has­ta los ves­ti­dos, pa­san­do por las in­vi­ta­cio­nes, los hos­pe­da­jes, la de­co­ra­ción, la co­mi­da… En la ma­yo­ría, los mó­vi­les es­tán prohi­bi­dos. Lo más com­pli­ca­do son las bo­das reales y sus pro­to­co­los. “Qué ha­cer, qué no ha­cer, qué rey vie­ne, dón­de se sien­ta… Una lo­cu­ra”. Mu­chos de sus clien­tes ate­so­ran for­tu­nas in­cal­cu­la­bles: el sul­tán de Bru­néi, el rey de Bah­réin, la fa­mi­lia real de Tai­lan­dia, de Ma­la­sia, fa­mi­lias reales de Áfri­ca. “Es­ta­mos ha­blan­do de re­yes de re­yes. No de la reale­za eu­ro­pea”, bro­mea cuan­do, aún des­con­cer­ta­da, vuel­vo a pre­gun­tar­le por la ci­fra.

La abun­dan­cia ha mar­ca­do el des­tino de Ali, quien des­cien­de de dos de las fa­mi­lias más im­por­tan­tes de Irán. Su pa­dre, el pin­tor Beh­zad Beh­nam, per­te­ne­ce a la di­nas­tía Ka­yar, que reinó en Per­sia an­tes de que en 1925 lle­ga­ran los Pah­la­vi. Su ma­dre, Fi­rou­zeh Bakh­tiar, a la tri­bu Bakh­tiar, una de las fa­mi­lias más poderosas del Irán pre­rre­vo­lu­cio­na­rio, em­pa­ren­ta­da con el pri­mer mi­nis­tro del sah, Sha­pour Bakh­tiar. Cuan­do sus pa­dres se di­vor­cia­ron, Ali se ins­ta­ló con su ma­dre y su her­mano, el pin­tor Sas­san Bakh­tiar, en Cap Fe­rrat. Sas­san ges­tio­na la Fon­da­tion Beh­nam Bakh­tiar, que pro­mue­ve obras de ar­tis­tas ira­níes.

El pro­pio Ali vi­ve co­mo en otro pla­ne­ta. En la en­tra­da de la vi­vien­da, flan­quea­da por dos enor­mes leo­nes de pie­dra, hay un Rolls-Roy­ce Phan­tom, uno de los co­ches más caros del mun­do, pe­ro re­nun­cia a ha­cer­se una fo­to en él: “¡No quie­ro pre­su­mir!”. Pa­ra com­pen­sar­nos, pi­de a uno de sus me­cá­ni­cos que trai­ga otro de sus au­to­mó­vi­les des­de Ni­za. Cuan­do me aso­mo a uno de sus tres ves­ti­do­res pa­ra ele­gir el es­ti­lis­mo de las fo­tos, so­lo en­cuen­tro za­pa­tos Lou­bou­tin y pren­das de Dior, Cha­nel, YSL… Dos chi­cos jó­ve­nes tra­ba­jan a su ser­vi­cio —“Pa­ga bien, pe­ro es muy exi­gen­te”, me su­su­rran— y son los en­car­ga­dos de pre­pa­rar la co­mi­da que to­dos dis­fru­ta­mos.

“En el mun­do en el que tra­ba­jo hay que man­te­ner­se cen­tra­do. Hay tan­ta ri­que­za, tan­to lu­jo… Es muy fá­cil per­der la ca­be­za”, mu­si­ta con la mi­ra­da fi­ja en el re­fle­jo del sol en el agua de la pis­ci­na. “Si no tie­nes los pies en el sue­lo, pue­des vol­ver­te lo­co muy fá­cil­men­te”, aña­de co­mo si es­tu­vie­ra re­pi­tien­do un man­tra. En me­dio de es­ta aco­ge­do­ra cal­ma, un cla­xon rom­pe el si­len­cio. Ali, aún ab­sor­to en sus pen­sa­mien­tos, to­ma de re­pen­te con­cien­cia. Ha lle­ga­do el co­che que traían des­de Ni­za, un Ca­di­llac des­ca­po­ta­ble blan­co con asien­tos de cue­ro ro­jo que per­te­ne­ció a la actriz Au­drey Hep­burn con el que su fa­mi­lia le aga­sa­jó por su 40º cum­plea­ños. “¿Pe­ro por qué se lo re­ga­la­ron? ¿Le gus­ta­ba el co­che en sí o es us­ted fan de la actriz?”, le pre­gun­to fas­ci­na­da mien­tras ob­ser­vo es­ta pie­za de co­lec­cio­nis­ta. “Ni lo uno ni lo otro —son­ríe tran­qui­lo—. Fue un re­ga­lo. Sin más”. � Ve­ra Bercovitz es una in­sa­cia­ble ras­trea­do­ra de his­to­rias. Pe­ro tam­bién dis­fru­ta con una cer­ve­za y unas acei­tu­nas al sol.

“CUAN­DO PIEN­SO EN SO­RA­YA, NO LA RE­CUER­DO CO­MO AL­GUIEN TA­CI­TURNO. NO ME GUS­TA QUE LA LLA­MEN LA PRIN­CE­SA DE LOS OJOS TRIS­TES”

1

(1) Ali, en su man­sión de Cap Fe­rrat. (2) Re­za Pah­la­vi, sah de Per­sia, y su mu­jer, Fa­rah Di­ba. (3) El sah de Per­sia, Re­za Pah­la­vi, y su mu­jer, la prin­ce­sa So­ra­ya. DE­TA­LLES DE UNA VI­DA

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.