SOY UN TRUHAN, SOY UN SE­ÑOR

Ju­lio Igle­sias cum­ple 50 años de ca­rre­ra. Su des­cu­bri­dor, su ex­má­na­ger y sus ami­gos re­ve­lan la ca­ra ocul­ta del mi­to.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - Mar­tín Bianchi em­pe­zó a to­mar Co­ca-Co­la Light cuan­do vio el ‘spot’ de Ju­lio Igle­sias con la ac­triz Re­ne Rus­so.

El ar­tis­ta es­pa­ñol más in­ter­na­cio­nal cum­ple me­dio si­glo de ca­rre­ra ro­dea­do de mis­te­rio: apar­ta­do de los es­ce­na­rios y la vi­da pú­bli­ca, li­qui­dan­do par­te de su pa­tri­mo­nio y en­fren­tán­do­se a una de­man­da de pa­ter­ni­dad. El si­len­cio de Ju­lio Igle­sias ali­men­ta los rumores so­bre su sa­lud, aun­que al­gu­nos no des­car­tan que se tra­te de una es­tra­te­gia. Su des­cu­bri­dor, su ex­má­na­ger, sus em­plea­dos y sus ami­gos re­ve­lan la ca­ra ocul­ta del mi­to. Por MAR­TÍN BIANCHI

Al­fre­do, es­toy en la ca­ma y no sien­to las pier­nas, creo que vuel­vo a es­tar pa­ra­lí­ti­co”. La fra­se aca­bó de es­pa­bi­lar a Al­fre­do Frai­le. Eran las dos de la ma­dru­ga­da cuan­do so­nó de re­pen­te el te­lé­fono en su ca­sa, en el ba­rrio ma­dri­le­ño de Nue­vos Mi­nis­te­rios. Al otro la­do del hi­lo te­le­fó­ni­co es­ta­ba Ju­lio Igle­sias, su ami­go de la in­fan­cia y je­fe. “Isa­bel no sa­be na­da to­da­vía. Es­tá dor­mi­da aquí, a mi la­do. Ne­ce­si­to que ven­gas ur­gen­te­men­te”, su­pli­có el can­tan­te a su re­pre­sen­tan­te.

Frai­le se vis­tió y sa­lió co­rrien­do ha­cia el pi­so del ar­tis­ta, cer­ca del es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu. Eran me­dia­dos de la dé­ca­da de 1970 e Igle­sias aún vi­vía en Ma­drid jun­to con su pri­me­ra mu­jer, Isa­bel Preys­ler. Una de las em­plea­das fi­li­pi­nas que aten­día la ca­sa de la es­tre­lla le abrió la puer­ta a Frai­le. “El se­ñor es­tá dur­mien­do”, di­jo la asis­ten­ta. Él le ex­pli­có quién era y lo que ocu­rría, y pu­do en­trar. Al lle­gar al dor­mi­to­rio, lla­mó a la puer­ta. “¿Qué ha­ces aquí a es­tas ho­ras?”, pre­gun­tó Isa­bel ex­tra­ña­da. Cuan­do en­cen­dió la luz, se per­ca­tó de que su ma­ri­do es­ta­ba en la ca­ma asus­ta­do. So­lo ha­bía te­ni­do una pesadilla.

Ju­lio Igle­sias si­gue te­nien­do ese mal sue­ño. “La som­bra del ac­ci­den­te de trá­fi­co que su­frió cuan­do te­nía 19 años y que lo de­jó pa­ra­lí­ti­co du­ran­te 16 me­ses es aún alar­ga­da den­tro de su ca­be­za”, re­co­no­ce Al­fre­do Frai­le, su re­pre­sen­tan­te des­de 1969 has­ta 1984. El 22 de sep­tiem­bre de 1963, ho­ras an­tes de cum­plir 20 años, el co­che del can­tan­te se sa­lió de la cal­za­da cuan­do vol­vía de una fies­ta. El im­pac­to ca­si lo de­ja pa­ra­lí­ti­co y trun­có su ca­rre­ra co­mo por­te­ro en el Real Ma­drid.

To­da­vía su­fre las se­cue­las. Lle­va ca­si dos años ale­ja­do de los fo­cos y las úni­cas dos imá­ge­nes re­cien­tes de él no aca­llan los rumores so­bre su sa­lud. En la pri­me­ra, que pu­bli­có el pro­pio Igle­sias en su cuen­ta de Ins­ta­gram en enero, se lo ve sen­ta­do en un ca­rri­to de golf en su ca­sa de In­dian Creek, en Mia­mi. En la otra, to­ma­da en el mes de

mar­zo, aparece en­tran­do en una clí­ni­ca de Flo­ri­da apo­ya­do en su se­gun­da mu­jer, la ex­mo­de­lo ho­lan­de­sa Mi­ran­da Rijns­bur­ger.

Su en­torno ha ca­li­fi­ca­do esa vi­si­ta al mé­di­co co­mo una “re­vi­sión de ru­ti­na”. Has­ta su ex­mu­jer, Isa­bel Preys­ler, ha sa­li­do a des­pe­jar las du­das so­bre su sa­lud. “Ha es­ta­do fas­ti­dia­do, pe­ro he ha­bla­do con él y es­tá muy bien”, re­la­tó la so­cia­li­te en mar­zo. “Di­gan lo que di­gan, las se­cue­las del ac­ci­den­te si­guen allí. Creo que son más de ti­po psi­co­ló­gi­cas que fí­si­cas —apun­ta Frai­le—. A ve­ces, le tem­bla­ban las pier­nas so­bre el es­ce­na­rio. Pa­re­cía bo­rra­cho, pe­ro él nun­ca be­bía. Cuan­do es­tá ner­vio­so, se le no­ta en las pier­nas”.

Aniver­sa­rio Amar­go

El 17 de ju­lio Igle­sias cum­pli­rá 50 años de ca­rre­ra, me­dio si­glo des­de que triun­fó en el Fes­ti­val de Be­ni­dorm de 1968 con La vi­da si­gue igual, la can­ción que com­pu­so du­ran­te los me­ses que es­tu­vo pos­tra­do tras el ac­ci­den­te. Un en­fer­me­ro que lo cui­dó en el hos­pi­tal apa­re­ció un buen día por su ha­bi­ta­ción con una gui­ta­rra. Y con ella com­pu­so las no­tas de aque­lla pie­za.

Aún en mu­le­tas, Ju­lio Igle­sias lla­mó a la puer­ta de En­ri­que Ga­rea, por en­ton­ces je­fe del se­llo Co­lum­bia. Ga­rea fue quien lo ani­mó a par­ti­ci­par en Be­ni­dorm. Tu­vo que em­pu­jar­lo, li­te­ral­men­te, pa­ra que sa­lie­ra al es­ce­na­rio. “Es­ta­ba muy ner­vio­so, pe­ro se so­bre­pu­so. Ya te­nía madera de pro­fe­sio­nal. Mi pri­me­ra im­pre­sión so­bre él es que te­nía mu­chas ga­nas de triun­far”, re­cuer­da el exe­je­cu­ti­vo mu­si­cal. Tie­ne 90 años y al­gu­nas la­gu­nas, pe­ro no ol­vi­da a Igle­sias: “Yo te­nía mu­chos ar­tis­tas y él era uno más, so­lo que más in­sis­ten­te que el res­to. Es­ta­ba em­pe­ña­do en que su can­ción fue­ra un éxi­to. Y lo con­si­guió”.

Se su­po­nía que es­te año Igle­sias con­me­mo­ra­ría aquel triun­fo con una gi­ra in­ter­na­cio­nal. El bro­che de oro: un “ma­cro­con­cier­to” en el Ber­na­béu, tem­plo de su equi­po, el Real Ma­drid. El ve­rano pa­sa­do, Flo­ren­tino Pérez, pre­si­den­te del club, vi­si­tó al can­tan­te en su fin­ca Cua­tro Lu­nas, en Ojén (Má­la­ga), pa­ra ce­rrar un acuer­do. El show se iba a ce­le­brar es­ta pri­ma­ve­ra o a co­mien­zos del ve­rano. Se­ría su opor­tu­ni­dad pa­ra re­pe­tir “la no­che

má­gi­ca del 83” en la que lle­nó el Ber­na­béu con 100.000 per­so­nas y tu­vo que sa­lir del es­ta­dio en una fur­go­ne­ta de la po­li­cía aco­sa­do por los fans.

Pe­ro la agen­da de Ju­lio Igle­sias pa­ra 2018 es­tá de­sier­ta. No hay fe­chas de con­cier­tos pa­ra es­te año, ni si­quie­ra el show del Ber­na­béu. “No he­mos oí­do na­da al res­pec­to”, acla­ra Mar­ta San­ties­te­bán, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción del Real Ma­drid. “Es­tá cen­tra­do en es­cri­bir su li­bro de me­mo­rias”, apun­ta Juan Ve­las­co, uno de los co­la­bo­ra­do­res más es­tre­chos del mú­si­co. “No tie­ne pre­vis­tos con­cier­tos ni gra­bar discos”, aña­de. Tras so­li­ci­tar­se in­sis­ten­te­men­te una en­tre­vis­ta, res­pon­de ta­jan­te­men­te: “No va a ha­blar. Res­pe­tad su de­ci­sión. Cuan­do ten­ga al­go que con­tar, lo ha­rá co­mo siem­pre”.

La vi­da no si­gue igual pa­ra el ar­tis­ta. In­clu­so ha re­du­ci­do su equi­po. Su sobrino, Jor­ge Igle­sias, ya no tra­ba­ja con él. “Ha­ce un año que no es­toy con mi tío”, me acla­ra Jor­ge, que en es­tos mo­men­tos es so­cio de Be­rin Arts, una em­pre­sa ale­ma­na de or­ga­ni­za­ción de con­cier­tos y re­pre­sen­ta­ción de ar­tis­tas. “Es lo que hay...”, se li­mi­ta a de­cir. Aho­ra la tour ma­na­ger Ra­lu­ca Bog­dan se ocu­pa de los asun­tos del can­tan­te y de la pro­mo­ción de la ca­rre­ra de Vic­to­ria y Cris­ti­na, las hi­jas ge­me­las que tu­vo el can­tan­te con su se­gun­da mu­jer, Mi­ran­da Rijns­bur­ger. “Me da mie­do pen­sar en el día que Ju­lio no ten­ga ilu­sio­nes pro­fe­sio­na­les que cum­plir, es­ce­na­rios don­de tra­ba­jar, discos que gra­bar. Ese día se va a sen­tir muy va­cío”, te­me Frai­le.

Se Ven­de Pa­raí­so

Pa­ra ac­ce­der a In­dian Creek, la is­la pri­va­da cu­bier­ta de cam­pos de golf don­de Igle­sias so­lo pa­sa dos me­ses al año, hay que cru­zar un puen­te y pa­sar un pues­to de con­trol con vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te. Se tra­ta de una ur­ba­ni­za­ción de lu­jo inex­pug­na­ble en pleno Mia­mi: un cuer­po de po­li­cía pri­va­da vi­gi­la por tie­rra y mar las 35 man­sio­nes, en las que vi­ven la su­per­mo­de­lo Adriana Li­ma o el ban­que­ro Jeff Sof­fer, ex­ma­ri­do de Elle Macp­her­son. La pren­sa lo­cal la ha bau­ti­za­do co­mo el “bún­ker de los bi­llo­na­rios”. El pre­cio me­dio de una ca­sa allí as­cien­de a 17 mi­llo­nes de eu­ros.

En 1980 Igle­sias com­pró en ese pa­raí­so una man­sión al bor­de del mar y ro­dea­da de ve­ge­ta­ción. Le cos­tó 875.000 dó­la­res de la épo­ca. Hoy es­tá va­lo­ra­da en

24 mi­llo­nes de eu­ros. Tam­bién es due­ño de cua­tro lo­tes co­lin­dan­tes: tres hec­tá­reas con vis­tas a la bahía de Bis­cay­ne ta­sa­dos en 121 mi­llo­nes de eu­ros. El ve­rano pa­sa­do los pu­so a la ven­ta. Es la pro­pie­dad más ca­ra en el mer­ca­do de esa ciu­dad.

“Mis hi­jos son ma­yo­res y quie­ren vi­vir en otras par­tes del mun­do, así que he de­ci­di­do ven­der. No po­dré cons­truir ca­sas pa­ra ellos co­mo te­nía pen­sa­do. No pue­do obli­gar­los a vi­vir en In­dian Creek”, re­co­no­ció el mú­si­co en una en­tre­vis­ta al Mia­mi He­rald pa­ra pro­mo­cio­nar la ven­ta. Los me­dios ame­ri­ca­nos han ca­li­fi­ca­do los lo­tes co­mo un “tro­feo in­mo­bi­lia­rio”, pe­ro aún no hay un ga­na­dor. “Si­guen en ven­ta”, me con­fir­ma Jill Eber, socia de la in­mo­bi­lia­ria The Jills y res­pon­sa­ble de la ope­ra­ción. “Han atraí­do mu­cha aten­ción. Mu­chos ex­tran­je­ros se han in­tere­sa­do, al­go cu­rio­so, por­que la ma­yo­ría de nues­tros clien­tes son lo­ca­les”, ex­pli­ca.

Los te­rre­nos de In­dian Creek no son lo úni­co de lo que Ju­lio Igle­sias se es­tá des­pren­dien­do. Tam­bién es­ta­ría li­qui­dan­do su par­ti­ci­pa­ción en el Gru­po Pun­ta Ca­na, que con­tro­la ur­ba­ni­za­cio­nes, ho­te­les, cam­pos de golf y el ae­ro­puer­to de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. La em­pre­sa no con­fir­ma la in­for­ma­ción, pe­ro la pren­sa de ese país ha cal­cu­la­do que el ar­tis­ta po­dría em­bol­sar­se 200 mi­llo­nes de eu­ros con la ope­ra­ción y que aho­ra es­ta­ría bus­can­do re­si­den­cia en Pa­na­má. “La ven­ta de sus ac­cio­nes es ver­dad, pe­ro man­tie­ne su ca­sa allí, don­de pa­sa la ma­yor par­te del tiem­po. Lo de Pa­na­má es men­ti­ra”, apun­ta uno de sus co­la­bo­ra­do­res. Tam­bién se ha pu­bli­ca­do que ven­de su fin­ca de Ojén. “Otro bu­lo”, aña­de pa­ra zan­jar la cues­tión.

“Creo que es­tá re­or­ga­ni­zan­do su pa­tri­mo­nio, qui­zá bus­can­do una nue­va ba­se de ope­ra­cio­nes —me di­ce Frai­le—. Se­gu­ro que es­tá pla­nean­do al­go. Nun­ca es­tá quie­to”. Él fue quien con­ven­ció a Igle­sias pa­ra ins­ta­lar­se en Mia­mi en 1978 y quien su­per­vi­só el tra­ba­jo de in­ge­nie­ría fis­cal pa­ra que no tri­bu­ta­ra en Es­pa­ña. El ex­má­na­ger con­tra­tó a los ase­so­res fis­ca­les de la fa­mi­lia del sah de Per­sia en Nue­va York, quie­nes le acon­se­ja­ron que bus­ca­ra re­fu­gio en al­gún pa­raí­so fis­cal. Con la ayu­da de Omar Torrijos, en­ton­ces pre­si­den­te de Pa­na­má y fan del mú­si­co es­pa­ñol, fi­ja­ron do­mi­ci­lio fis­cal allí. Aho­ra el nom­bre de ese país vuel­ve a so­nar. “Pe­ro en­ton­ces es­ta­ba yo. Ju­lio siem­pre ha ne­ce­si­ta­do a un Pe­pi­to Gri­llo, al­guien que le acon­se­je. Me te­mo que hoy no lo tie­ne”, ad­vier­te Frai­le.

Me Voy, Me Voy

Ve­rano de 1984. Ju­lio es­tá en ple­na gi­ra mun­dial de 1100 Bel Air Pla­ce, su pri­mer dis­co en in­glés. So­lo cin­co días des­pués del lan­za­mien­to ya ha ven­di­do un mi­llón de co­pias en Es­ta­dos Uni­dos y ha al­can­za­do el oc­ta­vo pues­to de la lis­ta Bill­board. Es la es­tre­lla de la dis­co­grá­fi­ca CBS: Peo­ple y News­week lo han bau­ti­za­do co­mo “el Si­na­tra es­pa­ñol”, Co­ca-Co­la le ha pa­ga­do 15 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra que sea su ima­gen en 155 paí­ses, ha can­ta­do pa­ra los Rea­gan en la Ca­sa Blanca...

Frai­le me re­cuer­da uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les de esa épo­ca. Ju­lio aca­ba­ba de ter­mi­nar su con­cier­to en Que­bec. El pú­bli­co se ha­bía en­tre­ga­do de prin­ci­pio a fin. El re­pre­sen­tan­te acom­pa­ñó al can­tan­te des­de el es­ce­na­rio has­ta su rou­lot­te mien­tras oían a lo le­jos los gri­tos de la gen­te co­rean­do su nom­bre. Igle­sias le pre­gun­tó qué tal ha­bía vis­to el show y es­te le res­pon­dió que muy bien.

— En­ton­ces ¿por qué an­te­ayer, en Mon­treal, no fue así? —in­da­gó Igle­sias.

—Por­que en Mon­treal no es­tu­vis­te có­mo­do, te que­ja­bas de que no es­cu­cha­bas bien y es­ta­bas de mal hu­mor. La gen­te per­ci­be eso —re­pli­có Frai­le.

Igle­sias es­ta­lló: “Es­toy has­ta los co­jo­nes de ti”. Frai­le con­tes­tó: “¿Pues sa­bes lo que te di­go? Que yo tam­bién es­toy has­ta los co­jo­nes de ti, no te aguan­to más. Cie­rra un se­gun­do tus ojos, por­que cuan­do los abras

no me ve­rás más. Ni aho­ra ni en tu pu­ta vi­da”. En­ton­ces se dio me­dia vuel­ta y se mar­chó. No han vuel­to a ver­se, aun­que el año pa­sa­do el can­tan­te en­vió un ví­deo de fe­li­ci­ta­ción a la mu­jer de su ex­re­pre­sen­tan­te con mo­ti­vo de su 70º cum­plea­ños. “Fue un ges­to muy bo­ni­to. Lo qui­se y lo si­go que­rien­do, pe­ro era muy di­fí­cil tra­ba­jar con él —re­co­no­ce Frai­le ca­si 35 años des­pués de aquel con­cier­to—. Era muy exi­gen­te y de­pen­dien­te. A tres de mis seis hi­jos no los vi na­cer. O me di­vor­cia­ba de él o lo ha­cía de mi

mu­jer. Y en­ci­ma era tre­men­da­men­te in­se­gu­ro, te­nía pa­vor a fra­ca­sar o ha­cer el ri­dícu­lo. Yo lo lla­ma­ba ‘Mr. No’, por­que de­cía que no a to­do. No po­día más”.

Cuan­do Frai­le de­jó a Igle­sias, le ad­vir­tió: “Te aban­dono en lo más al­to. Nun­ca vol­ve­rás a ven­der tan­tos discos, ni re­ci­bi­rás tan­tos aplau­sos, ni te ado­ra­rán de igual ma­ne­ra”. 1100 Bel Air Pla­ce fue el ma­yor éxi­to co­mer­cial de la ca­rre­ra del can­tan­te. Ven­dió más de tres mi­llo­nes de co­pias so­lo en Es­ta­dos Uni­dos. En 1988 Igle­sias in­ten­tó re­pe­tir el triun­fo con Non- Stop. Fue el dis­co más ca­ro de la his­to­ria de la mú­si­ca pop —tres mi­llo­nes de dó­la­res de pro­duc­ción—, pe­ro no pa­só del pues­to 52º en las lis­tas es­ta­dou­ni­den­ses.

Ca­dá­ve­res En El Ca­me­rino

“Su ca­rre­ra es­ta­ba por en­ci­ma de to­do. Lu­cha­ba pa­ra que na­da en­tor­pe­cie­ra su ca­mino. Y con esa ac­ti­tud fue de­jan­do a mu­cha gen­te en el ca­mino”, re­co­no­ce Cé­sar Lu­cas, quien fue su fo­tó­gra­fo ofi­cial en sus co­mien­zos y lo acom­pa­ñó en sus pri­me­ras gi­ras por Ibe­roa­mé­ri­ca. “Hi­ce bien en de­jar­lo, si no ha­bría aca­ba­do co­mo los de­más. Él iba arra­san­do”. Ter­mi­na­ron su re­la­ción cuan­do Igle­sias es­ta­ba pre­pa­ran­do su sal­to a Es­ta­dos Uni­dos. “Me ofre­ció ir­me con él y yo no qui­se. Me di­jo: ‘Con el dinero que vas a ga­nar y las mu­je­res que vas a te­ner’. Lo re­cha­cé y se rom­pió nuestra amis­tad. Su or­gu­llo no po­día en­ten­der que al­guien le di­je­ra que ‘no”.

La pri­me­ra per­so­na con la que Ju­lio ter­mi­nó mal fue En­ri­que He­rre­ros, su pri­mer re­pre­sen­tan­te. En los años se­sen­ta, to­do aquel que as­pi­ra­ba a lle­gar a es­tre­lla desea­ba que sus asun­tos se los lle­va­ra el po­de­ro­so He­rre­ros, el hom­bre que or­ga­ni­zó las dos gi­ras triun­fa­les de Sa­ra Mon­tiel por Amé­ri­ca en 1958 y 1960 y que re­lan­zó la ca­rre­ra en ci­ne de Car­men Se­vi­lla. Él con­si­guió que eli­gie­ran a Igle­sias pa­ra re­pre­sen­tar a Es­pa­ña en el Fes­ti­val de Eu­ro­vi­sión de 1970.

“Ni me acuer­do de su ca­ra, ha pa­sa­do mu­cho tiem­po”, es lo úni­co que me di­ce En­ri­que He­rre­ros al otro la­do del te­lé­fono. “Ten­go 91 años y no re­cuer­do na­da, lo sien­to”, se ex­cu­sa. Pe­ro en 2015 sí lo re­cor­dó en sus me­mo­rias, A mi ma­ne­ra, don­de le de­di­có unos pá­rra­fos amar­gos: “Ju­lio me de­jó an­te mis pro­pias na­ri­ces y des­pués de ha­ber ci­men­ta­do los pi­la­res de su ca­rre­ra. Fue la his­to­ria de una trai­ción pre­me­di­ta­da”.

Frai­le no lo re­cuer­da igual —“He­rre­ros lo echó a la pu­ta ca­lle, a él y a mí”—, pe­ro re­co­no­ce que Igle­sias sí se por­tó mal con mu­cha gen­te de su en­torno: Adriana Ain­zúa y Ton­cho Na­va, sus se­cre­ta­rios per­so­na­les, y Elvira Olivares, la ni­ñe­ra de sus hi­jos ma­yo­res. “Los echó a to­dos de ma­la ma­ne­ra”, di­ce el ex­má­na­ger. Ain­zúa mu­rió de cán­cer, Na­va vi­ve en las Is­las Vír­ge­nes y la “se­ño Elvira” de­man­dó al can­tan­te y, con el dinero que re­ci­bió de la in­dem­ni­za­ción, pa­gó el lan­za­mien­to de la ca­rre­ra mu­si­cal de En­ri­que Igle­sias en 1995. Eso di­na­mi­tó la re­la­ción en­tre pa­dre e hi­jo. Aho­ra, pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, En­ri­que es un ído­lo y Ju­lio, un “me­me” que de vez en cuan­do se ha­ce vi­ral en las re­des.

To­das Las Mu­je­res Que Amé

So­lo dos per­so­nas han di­cho que “no” a Igle­sias en su vi­da. Una fue Frai­le. La otra, Isa­bel Preys­ler. En el ve­rano de 1978 el can­tan­te or­ga­ni­zó una gi­ra por Ar­gen­ti­na que coin­ci­dió con el Mun­dial de Fút­bol que ese año se ce­le­bró en aquel país. Los shows fue­ron un éxi­to en lo eco­nó­mi­co, pe­ro re­sul­ta­ron una pesadilla en lo per­so­nal. Las mu­je­res caían ren­di­das a los pies del can­tan­te y la pren­sa lo vin­cu­la­ba ca­da día con una di­fe­ren­te, desatan­do los ce­los de Isa­bel.

La can­tan­te ar­gen­ti­na Ma­ría Emi­lia Fer­nán­dez Rous­se y sus dos her­ma­nas, Ma­ría Eu­ge­nia y Ma­ría Lau­ra, co­no­ci­das ar­tís­ti­ca­men­te co­mo Las Tri­lli­zas de Oro, tra­ba­ja­ron co­mo co­ris­tas en aque­lla gi­ra y re­cuer­dan el efec­to de Igle­sias so­bre las mu­je­res. “Las ama­ba a to­das y to­das lo ama­ban a él —me di­ce Ma­ría Emi­lia—. Ha­cían co­la pa­ra es­tar con él, dar­le un be­so, pe­dir­le un au­tó­gra­fo, ha­cer­se una fo­to, abra­zar­lo o lo que fue­ra. Y él, le­jos de sen­tir­se ago­bia­do por el aco­so, lo dis­fru­ta­ba. En­ton­ces era co­mo un dios”.

Su le­yen­da de se­duc­tor em­pe­zó en la Com­pa­ñía de los Sa­gra­dos Co­ra­zo­nes de Ma­drid, don­de es­tu­dió de pe­que­ño. Cuan­do aquel gua­po y me­lan­có­li­co chi­co de la gui­ta­rra se subía al es­ce­na­rio en los es­pec­tácu­los es­co­la­res, las ni­ñas en­lo­que­cían. Con los años, fue a más. La ac­triz y can­tan­te Ana Belén lo co­no­ció en 1971 en Ga­li­cia, cuan­do so­lo era un vein­tea­ñe­ro. “Yo es­ta­ba ha­cien­do una gi­ra de tea­tro con la obra Sa­bor a miel y él es­ta­ba ha­cien­do otra con Víctor Ma­nuel.

“FUE DE­JAN­DO A MU­CHA GEN­TE EN EL CA­MINO ”, RE­CO­NO­CE SU AN­TI­GUO FO­TÓ­GRA­FO, CÉ­SAR LU­CAS

Coin­ci­di­mos en la re­cep­ción del ho­tel y que­da­mos pa­ra to­mar al­go. Me pa­re­ció muy sim­pá­ti­co y muy edu­ca­do. Me be­só la mano y to­do...”, re­cuer­da la ar­tis­ta.

Alas mu­je­res las vol­vía lo­cas”, con­fir­ma el fo­tó­gra­fo Cé­sar Lu­cas, que lle­gó a cap­tar esa his­te­ria en mu­chas de sus imá­ge­ne s. “Pe­ro ha­bía al­go que me ge­ne­ra­ba cu­rio­si­dad. En­ton­ces es­ta­ba ca­sa­do con Isa­bel, y le ago­bia­ba mu­cho que ella lo pi­lla­ra. Si ha­bían que­da­do pa­ra ha­blar por te­lé­fono, sa­lía co­rrien­do al ho­tel pa­ra es­tar a la ho­ra acor­da­da. Le da­ba pa­vor que ella no lo en­con­tra­ra. Le te­nía un po­co de mie­do. Eso nos cho­ca­ba un po­co a to­dos: iba de ma­cho, pe­ro te­nía te­rror a que su mu­jer des­cu­brie­ra sus aven­tu­ras”.

“INTENTÉ DE­CIR­LE QUE ES­PE­RA­BA UN HI­JO SU­YO. ME ARRUINÓ LA VI­DA ”, AFIR­MA MA­RÍA EDI­TE SAN­TOS

En la gi­ra ar­gen­ti­na de 1978 los fo­tó­gra­fos lo “ca­za­ron” en com­pa­ñía de la ve­det­te Gra­cie­la Al­fano. Eso col­mó el va­so de la pa­cien­cia de Preys­ler. Cuan­do Igle­sias re­gre­só a Ma­drid, ella lo es­pe­ra­ba en la sa­la de equi­pa­jes de Ba­ra­jas. “Ju­lio, tú tu­vis­te que pe­dir­me mu­chas ve­ces que nos ca­sá­ra­mos, pe­ro yo te voy a pe­dir una so­la vez que nos se­pa­re­mos”, le di­jo Isa­bel. Al­fano no se sien­te res­pon­sa­ble de la rup­tu­ra. “Gra­cie­la tie­ne un muy buen re­cuer­do de Ju­lio, de ha­bér­se­lo cru­za­do en al­gu­na fies­ta, pe­ro na­da más. Agra­de­ce mu­cho el in­te­rés en ella, pe­ro no se sien­te au­to­ri­za­da a ha­blar”, apun­ta su re­pre­sen­tan­te.

El Pa­sa­do Siem­pre Vuel­ve

Ya se­pa­ra­do e ins­ta­la­do en Mia­mi, el can­tan­te dio rien­da suel­ta a su fa­ma de la­tin lo­ver y la uti­li­zó co­mo es­tra­te­gia de pu­bli­ci­dad. Así sur­gió la le­yen­da de que en su agen­da de Car­tier guar­da­ba los con­tac­tos de 3.000 aman­tes. En aque­lla épo­ca co­no­ció a Bea­tri­ce de Bor­bón, mu­jer del du­que de Se­vi­lla, que tam­bién vi­vía en Flo­ri­da. Se en­con­tra­ron en una ce­na. Él lle­gó ro­dea­do de guar­daes­pal­das. Que­ría con­ver­sar con ella y man­dó a al­guien a su me­sa. “Yo con­tes­té: ‘Qué ven­ga él”, re­cuer­da De Bor­bón. Se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles. Sus hi­jos tam­bién. So­lían coin­ci­dir en Mia­mi, Mar­be­lla y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. “Nun­ca es­ta­ba so­lo, siem­pre apa­re­cía ro­dea­do de gen­te. Las mu­je­res se le ti­ra­ban en­ci­ma. A mí me lla­ma­ba la du­que­sa ca­bro­na, por­que era la úni­ca que no le ha­cía ca­so”, di­ce en­tre ri­sas.

La pren­sa lo re­la­cio­nó sen­ti­men­tal­men­te con una lar­ga lis­ta de fa­mo­sas. En reali­dad, la ma­yo­ría de ellas nun­ca pa­sa­ron de ser ami­gas: Dia­na Ross, Pris­ci­lla Pres­ley, Bian­ca Jag­ger, Jehan el Sa­dat... “Era muy in­te­li­gen­te”, re­co­no­ce la du­que­sa de Se­vi­lla. En 1980 le lle­gó el turno a Ana Obre­gón. Aquel año, la ac­triz par­ti­ci­pó con 19 años en Me ol­vi­dé de vi­vir, la pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Ju­lio y ro­da­da en Pa­rís. “En mi ca­sa no me de­ja­ban actuar, así que me es­ca­pé di­cien­do que me iba a Se­vi­lla a ha­cer un cur­so de pis­co­ge­né­ti­ca. Con tan ma­la suer­te que los pa­pa­raz­zi nos fo­to­gra­fia­ron jun­tos y sa­li­mos en Pa­ris Match —re­cuer­da Obre­gón en­tre ri­sas—. Ima­gí­na­te la reac­ción de mis pa­dres, que eran ami­gos de él”.

En 1985 vol­vie­ron a re­la­cio­nar­la con el can­tan­te, es­ta vez en Es­ta­dos Uni­dos. En aque­lla épo­ca la ac­triz tra­ba­ja­ba en Holly­wood e Igle­sias le ofre­ció vi­vir con él en Bel Air. “La chi­ca con la que Ju­lio comparte ca­sa”, ti­tu­ló la pren­sa ame­ri­ca­na. “Me adop­tó co­mo a una hi­ja. Iba a que­dar­me unas se­ma­nas y al fi­nal pa­sé un año y pi­co —re­me­mo­ra Obre­gón—. Pa­ra mi cum­plea­ños me or­ga­ni­zó una fies­ta sor­pre­sa y los Beach Boys me can­ta­ron el cum­plea­ños fe­liz”.

“Sí, era un ca­ba­lle­ro, muy aten­to, no co­mo aho­ra”, la­men­ta la ex­bai­la­ri­na por­tu­gue­sa Ma­ría Edi­te San­tos. Se co­no­cie­ron en el ve­rano de 1975, en la sa­la Las Ve­gas de Sant Fe­liu de Guí­xols (Gi­ro­na). Ella te­nía 20 años, él, 32 y to­da­vía es­ta­ba ca­sa­do con Preys­ler. San­tos afir­ma que tu­vie­ron un af­fai­re du­ran­te 10 días y que fru­to de esa re­la­ción na­ció un ni­ño. “Dos me­ses des­pués de nues­tros en­cuen­tros me en­te­ré de que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Fue im­po­si­ble con­tac­tar con él. Intenté por to­dos los me­dios de­cir­le que es­pe­ra­ba un hi­jo su­yo. Me arruinó la vi­da. Mis pa­dres no me de­ja­ron vol­ver a Por­tu­gal y tu­ve que ser ma­dre sol­te­ra en Va­len­cia”, afir­ma.

En 1992 un juez va­len­ciano de­cla­ró la pa­ter­ni­dad del can­tan­te ba­sán­do­se en las prue­bas tes­ti­fi­ca­les pre­sen­ta­das por San­tos. El ca­so lle­gó has­ta el Tri­bu­nal Su­pre­mo, que en 1999 des­es­ti­mó la de­man­da. Aho­ra Ja­vier Sánchez, hi­jo de la ex­bai­la­ri­na, vuel­ve a re­cla­mar a Igle­sias ser re­co­no­ci­do. La de­man­da ha si­do ad­mi­ti­da a trá­mi­te, pe­ro el ar­tis­ta ha ig­no­ra­do las ci­ta­cio­nes. Los em­plea­dos de su fin­ca de Ojén, su úni­co do­mi­ci­lio en Es­pa­ña, no acep­tan las no­ti­fi­ca­cio­nes. Di­cen que de­be­rían co­mu­ni­cár­se­lo en Pun­ta Ca­na. “Se tra­ta de obs­truc­ción a la jus­ti­cia —apun­ta Fer­nan­do Osu­na, abo­ga­do de Sánchez—. El pro­ce­di­mien­to es­tá pa­ra­li­za­do, pe­ro el si­guien­te pa­so se­rá so­li­ci­tar la prue­ba de ADN. Si se nie­ga, no­ti­fi­ca­re­mos a sus hi­jos. Si ellos tam­bién se nie­gan, se­rá evi­den­te que se quie­re im­pe­dir el re­co­no­ci­mien­to de mi clien­te”. El jui­cio po­dría co­men­zar a fi­na­les de es­te año.

Ju­lio Igle­sias guar­da si­len­cio. “Pue­de que to­do sea una es­tra­te­gia, una ma­ne­ra de crear ex­pec­ta­ti­va. No lo sé...”, con­clu­ye Al­fre­do Frai­le. En 2015 el can­tan­te re­co­no­ció ser ri­co: “Lo soy. Pe­ro me sien­to po­bre cuan­do no pue­do com­prar lo que quie­ro, co­mo el tiem­po”. Qui­zá so­lo es­té ha­cien­do eso: ga­nan­do tiem­po. �

7

1 (1) Con la prin­ce­sa Gra­cia de Mó­na­co, en el Bai­le de la Cruz Ro­ja de 1981. (2) Bai­lan­do con Dia­na Ross, en 1983. (3) Ce­le­bran­do su cum­plea­ños, con Ur­su­la An­dress, en los ochen­ta. ( 4) La ca­sa de In­dian Creek, en Mia­mi, que com­pró al lle­gar a Es­ta­dos...

2 PRI­ME­ROS PA­SOS (1) Tras ga­nar en Be­ni­dorm. (2) Con su pri­me­ra mu­jer, Isa­bel Preys­ler, en Pa­rís, en 1970. ( 3) Fo­to pro­mo­cio­nal de 1983. (4) Con sus hi­jos ma­yo­res y Ra­món Ar­cu­sa, en el es­tu­dio de Mia­mi, en 1980. 4

1 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.