VIA­JE AL TRÓ­PI­CO

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - – PAU­LA ME­NÉN­DEZ

He­re­de­ra de un im­pe­rio cos­mé­ti­co, Ae­rin Lau­der evo­ca el aro­ma de sus ve­ra­nos.

Más allá de sus ma­ra­vi­llo­sos ob­je­tos de de­co­ra­ción, pro­duc­tos de belleza de lu­jo o re­fi­na­dos ac­ce­so­rios, Ae­rin Lau­der ( Nue­va York, 1970) ex­por­ta la ima­gen de la per­fec­ta exis­ten­cia ame­ri­ca­na. Su es­ti­lo es im­pe­ca­ble, sus casas (en el Up­per East Si­de, Sout­ham­pton, As­pen o Palm Beach), es­pec­ta­cu­la­res y su fa­mi­lia — es ma­dre de dos ado­les­cen­tes jun­to al in­ver­sor de bol­sa Eric Zin­ter­ho­fer—, de en­sue­ño. Nie­ta de la gran da­ma de la belleza Es­tée Lau­der, tie­ne a quién pa­re­cer­se. “Fue un mo­de­lo a se­guir in­creí­ble. Me en­se­ñó la im­por­tan­cia de la pa­sión, del es­ti­lo y de las cosas bo­ni­tas”, nos cuen­ta. Lau­der ha con­ver­ti­do el le­ma de su abue­la, “Ha­gas lo que ha­gas, haz­lo bien”, en su man­tra y ha le­van­ta­do uno de los se­llos de es­ti­lo de vida más as­pi­ra­cio­na­les del mo­men­to. “De ni­ña, re­cuer­do me­ter­me en el co­che con ella y que­dar­me fas­ci­na­da con su olor. Le en­can­ta­ba pro­bar nue­vos aro­mas”. Y aña­de: “Ella so­lía de­cir: ‘Si ja­más te pon­drías el mis­mo ves­ti­do para ju­gar al te­nis que para ir a ce­nar, ¿por qué usar en­ton­ces el mis­mo per­fu­me?”. Esa má­xi­ma la ha em­pu­ja­do a crear to­do una co­lec­ción de co­lo­nias para su mar­ca Ae­rin. La úl­ti­ma es Hi­bis­cus Palm, un ju­go em­bria­ga­dor que hue­le, li­te­ral­men­te, a ve­rano. “He tra­ba­ja­do mano a mano con el per­fu­mis­ta Harry Fre­mont para cap­tu­rar las ca­rac­te­rís­ti­cas de un des­tino tro­pi­cal en una fra­gan­cia mo­der­na”, ex­pli­ca. Su nue­va crea­ción evo­ca pla­yas de are­na in­fi­ni­ta, fron­do­sas pal­me­ras y flo­res exó­ti­cas. “La ima­gen de unos días de re­lax jun­to a los míos en una is­la má­gi­ca ali­men­tó mi espíritu crea­ti­vo”, ase­gu­ra. Lau­der ado­ra ha­cer la ma­le­ta y via­jar rum­bo a un des­tino re­mo­to, pe­ro si hay al­go que real­men­te la ha­ce fe­liz es es­tar con su fa­mi­lia en su ca­sa de Long Is­land. “Para mí es el pa­raí­so”.

Em­ba­ja­do­ra ideal de la al­ta sociedad neo­yor­qui­na, Lau­der se ha ins­pi­ra­do en la es­ca­pa­da a una is­la má­gi­ca para crear su úl­ti­mo per­fu­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.