TRI­BU­TO A LA IS­LA MÁ­GI­CA

Au­daz y pro­vo­ca­dor, el per­fu­mis­ta Ramón Mo­ne­gal pre­sen­ta una tri­lo­gía de aro­mas ins­pi­ra­da en Ibi­za.

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES - – P. M.

en un sec­tor — el de la per­fu­me­ría de lu­jo— en el que la ma­yo­ría de los se­llos per­te­ne­cen a gran­des gru­pos, Ramón Mo­ne­gal (Bar­ce­lo­na, 1951) re­pre­sen­ta al ge­nio in­de­pen­dien­te que con­ci­be su la­bor co­mo un ar­te. “Me gus­ta tra­ba­jar de no­che. Es el mo­men­to en el que in­te­lec­tual­men­te es­toy me­jor”, nos cuen­ta mien­tras pi­de una Coca-Co­la Ze­ro con mu­cho hie­lo en un co­no­ci­do ho­tel ma­dri­le­ño. Es miem­bro de una de las sa­gas de per­fu­mis­tas más im­por­tan­tes de nues­tro país: su bi­sa­bue­lo fun­dó My­rur­gia. En esa ca­sa mí­ti­ca, que fue pro­vee­do­ra de la ca­sa real, em­pe­zó su ca­rre­ra. Su pri­me­ra fra­gan­cia, Ala­da, su­pu­so una re­vo­lu­ción. “In­tro­du­je no­tas ver­des, que en­ton­ces no se lle­va­ban. Fue un éxi­to y to­dos co­men­za­ron a creer en mí”. Esa au­da­cia es el dis­tin­ti­vo de su fir­ma ho­mó­ni­ma. “Soy muy de­fen­sor de la Mar­ca España. Te­ne­mos una cul­tu­ra bru­tal que no he­mos sa­bi­do ex­plo­tar”. Des­pués de desa­rro­llar los ju­gos Fla­men­co, Bra­vo o Fies­ta, su nue­va pro­pues­ta es una tri­lo­gía ins­pi­ra­da en Ibi­za. Mo­ne­gal co­no­ció la is­la a fi­na­les de los años se­sen­ta, en pleno es­ta­lli­do de libertad. “En­ton­ces los hip­pies se per­fu­ma­ban con pa­chu­li por­que su olor se pa­re­ce al de la ma­rihua­na. Aque­llo era una pro­vo­ca­ción, co­mo mi tra­ba­jo ac­tual. Ten­go el pri­vi­le­gio de ha­cer lo que me da la ga­na”. Para él, el fu­tu­ro es­tá en la personalización de los aro­mas. “De­be­ría­mos atre­ver­nos a mez­clar per­fu­mes, al­go que no se ha­ce por­que la in­dus­tria di­ce que no es­tá bien”. Sus en­car­gos a me­di­da pue­den lle­gar a cos­tar 60.000 eu­ros. “Los ven­do a pre­cio de obra de ar­te”, se­ña­la. ¿Aca­so son otra co­sa?

“SOY MUY DE­FEN­SOR DE LA MAR­CA ESPAÑA. NO HE­MOS SA­BI­DO EX­PLO­TAR UNA CUL­TU­RA BRU­TAL”

Mo­ne­gal ven­de en tem­plos del lu­jo co­mo Berg­dorf Good­man, Nei­man Mar­cus o Iso­lée. Ade­más tie­ne una tien­da pro­pia en Bar­ce­lo­na (Ca­rrer de Cal­vet, 3). A la iz­da., sus fra­gan­cias La is­la blan­ca y Ca­fé del mar (170 € c/u). El per­fu­mis­ta Ramón Mo­ne­gal.

Una ima­gen del cof­fee ta­ble book Ibi­za Bohe­mia (As­sou­li­ne).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.