AN­DREA LEVY

‘FLORENCE+ LOS FI­NA­LES FE­LI­CES ’:

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS -

An­drea Levy es una política del PP, pe­ro en­tre los ple­nos del Par­la­men­to ca­ta­lán y la vi­ce­se­cre­ta­ría de Es­tu­dios y Pro­gra­mas de su par­ti­do aún tie­ne tiem­po de acu­dir a con­cier­tos muy di­ver­sos, ver se­ries de te­le­vi­sión, pa­sar­se por fes­ti­va­les y con­tar­lo to­do ca­da mes en las pá­gi­nas de Vanity Fair.

Cuan­do lle­go a ca­sa, lo pri­me­ro que ha­go es en­cen­der el te­le­vi­sor y ase­gu­rar­me de que al­gún ca­nal es­tá dan­do CSI. Me re­con­for­ta re­en­con­trar­me con la fa­mi­lia­ri­dad de sus per­so­na­jes. Al­ber­go la es­pe­ran­za de que ja­más aca­be esa se­rie, ya que da un hi­lo de es­ta­bi­li­dad a mi vida. Ca­da vez me en­gan­cho me­nos a se­ries de te­le­vi­sión. He pa­sa­do due­los por sus fi­na­les de­ma­sia­do in­so­por­ta­bles co­mo para re­caer. Yo (también) tu­ve una re­la­ción con Don Dra­per, por cier­to, bas­tan­te só­li­da: es­tu­vi­mos du­ran­te sie­te tem­po­ra­das, y yo (también) aca­bé des­pe­cha­da, aban­do­na­da en ese happy-hip­pie: I’d li­ke to buy the world a Co­ke. Aun­que no quie­ra re­pro­char­le na­da nun­ca a Don (“Amar­le es la peor ma­ne­ra de lle­gar a él”), la ver­dad es que me hu­bie­ra gus­ta­do que la es­ce­na fi­nal es­tu­vie­ra acom­pa­ña­da de una can­ción. De es­ta for­ma, al es­cu­char­la siem­pre re­cor­da­ría ese úl­ti­mo fo­to­gra­ma de nues­tro amor.

Otro fi­nal que me de­jó huér­fa­na fue el de Gos­sip Girl. In­clu­so ha­bía lle­ga­do a pen­sar que ese cua­dro de Pra­da Mar­fa es­ta­ba col­ga­do en el sa­lón de mi ca­sa. A pe­sar de de­jar­nos con el mis­te­rio de quién era el co­ti­lla (si no lo so­mos to­dos), las tra­mas aca­ba­ron co­mo se pre­veía, in­clui­da la bo­da de Se­re­na y Dan en el Up­per East Si­de y so­nan­do You’ve got the Love, de Candy Sta­ton. Siem­pre pen­sé que es­te po­día ser un gui­ño a Se­xo en Nue­va York, que también fi­na­li­za con la mis­ma can­ción y Ca­rrie ha­blán­do­nos de lo ma­ra­vi­llo­so que es el amor, sobre to­do si es en Man­hat­tan y con Mr. Big. Al es­cu­char de nue­vo es­te te­ma, no pue­do evi­tar ima­gi­nar­me pa­sean­do por la Quin­ta Ave­ni­da con sti­let­tos y mi­ra­da enamo­ra­da. Pre­fie­ro para mi ensoñación poner la ver­sión de Florence + The Machine, cu­ya in­con­fun­di­ble voz le da ma­yor vi­bra­ción a la can­ción. La ban­da in­gle­sa aca­ba de sa­car ál­bum, High as Ho­pe, cu­yo ade­lan­to, Hun­ger, re­cu­pe­ra la ener­gía de sus otros tra­ba­jos. Con ese ai­re de Ar­te­mi­sa, Florence Welch can­ta des­cal­za sobre el es­ce­na­rio, trans­mi­tien­do épi­ca en sus es­tri­bi­llos. Pa­sa­rá por el fes­ti­val BBK de Bil­bao es­te mes y, a di­fe­ren­cia de los fi­na­les de las se­ries, en el con­cier­to siem­pre se pue­de pe­dir un bis. �

An­drea Levy, dipu­tada en el Par­la­ment de Ca­ta­lu­ña, don­de a ve­ces da la sen­sa­ción de que se es­tá ro­dan­do una se­rie de fic­ción.

EN MI ENSOÑACIÓN DE UN PA­SEO POR MANHAT TAN CON ‘ STILET TOS’ SUE­NA LA VOZ DE FLORENCE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.